Publicado 12/11/2022 14:26

El Hospital Regional de Málaga forma a enfermeros de Atención Primaria para el empleo de sensores de glucosa

Formación para el empleo de sensores de glucosa
Formación para el empleo de sensores de glucosa - JUNTA DE ANDALUCÍA


MÁLAGA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Profesionales del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Regional Universitario de Málaga han realizado sesiones formativas para enfermeros gestores de casos del distrito de Atención Primaria Málaga-Valle del Guadalhorce para la implantación y seguimiento de sensores flash de glucosa en personas con diabetes tipo 2 (DM2) que reciben múltiples dosis de insulina como tratamiento de su enfermedad.

La formación, impartida por la Enfermera de Tecnología en la implantación de Monitorización Flash de Glucosa, Gema María López Argüelles, se ha llevado a cabo en el Hospital Civil siguiendo las directrices del Plan Integral de diabetes de la Consejería de Salud.

La supervisora del servicio de Endocrinología y Nutrición, María José García Báez, explica que el objetivo de esta formación no es otro que capacitar a los profesionales sanitarios referentes en el procedimiento de instalación e interpretación de datos de los sensores de Monitorización Flash de Glucosa (MFG). Desde el inicio de esta actividad se han instalado en la unidad un total de 2.418 sensores de MFG.

La Consejería ha informado en un comunicado de que en los últimos años se han desarrollado diferentes dispositivos que permiten la medición de la glucosa intersticial a través de sensores mínimamente invasivos que calculan con alto grado de exactitud los niveles de glucemia, tradicionalmente medidos a través de la determinación de la glucosa capilar obtenida mediante punción digital (en los dedos).

Entre ellos destacan los sistemas de monitorización continua de glucosa y los sistemas de monitorización flash de glucosa (MFG), que han destacado que demuestran buenos resultados en términos de exactitud en comparación con la glucemia capilar, impactando no sólo en los parámetros de control glucémico y calidad de vida, sino además en las tasas de ingresos hospitalarios por descompensaciones agudas de la diabetes.

Éstos están indicados para personas a partir de los cuatro años de edad con diabetes mellitus tipo 1, personas con formas de diabetes insulinopénicas (distintas a diabetes mellitus tipo 1 (DM1) y Diabetes tipo 2 (DM2) como la diabetes monogénica, fibrosis quística, pancreopriva, hemocromatosis u otros tipos específicos de diabetes que precisen insulina de forma crónica), que realicen terapia intensiva con insulina (múltiples dosis diarias o con bomba de insulina), y, recientemente, en personas con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) que precisan terapia con pautas intensivas de insulina (al menos 3-4 inyecciones al día) y con necesidad de realizar seis controles o más de glucemia capilar al día (pinchazos en el dedo).

Estos dispositivos, que se implantan en la piel del brazo, reducen significativamente la frecuencia de punciones en los dedos, tienen un impacto directo en la calidad de vida de las personas con diabetes y permiten obtener una información más completa y continua del nivel de glucosa en sangre a lo largo del día. Además, han demostrado mejora en el control glucémico y especialmente reducción de las complicaciones agudas, especialmente las hipoglucemias, han explicado.

Dada la mejora en la calidad de vida que aporta a los pacientes y la precisión de las mediciones de los parámetros, desde el Hospital de Día del servicio trabajan para que estos pacientes aprendan a emplear adecuadamente estos sensores. Por este motivo, y en un paso más para que estos lleguen a más pacientes, se ha decidido formar a los profesionales de Atención Primaria.

De hecho, la Junta de Andalucía ha extendido este año la monitorización flash de glucosa a personas con diabetes tipo 2 que realicen terapia intensiva de insulina. En una primera fase se ha aplicado a un grupo limitado de indicaciones (personas con discapacidad, hipoglucemias graves o embarazo) pero, a partir del año que viene, se ampliará al resto de sujetos con diabetes tipo 2 en tratamiento con multidosis de insulina. Dado que su implantación será progresiva en atención primaria, es indispensable formar a los profesionales de este ámbito asistencial para que, a su vez, eduquen a los pacientes.

En este sentido, el Plan Integral de Diabetes, perteneciente a la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Consejería de Salud y Familias, tiene en marcha además un sistema de registro y seguimiento de estos pacientes que integra la información obtenida de estos dispositivos y permite realizar un seguimiento exhaustivo de los resultados en salud obtenidos con la implantación de esta medida. Asimismo, el seguimiento de los niveles de glucosa y del buen uso de los sistemas se facilita gracias al control telemático individualizado de cada paciente que permite este sistema.

De esta forma los profesionales del Hospital Regional Universitario de Málaga y de Atención Primaria se suman a la celebración del día mundial de la Diabetes cuyo lema este año es 'Educar para proteger el futuro', teniendo siempre como eje central la formación y la educación diabetológica, al ser la herramienta clave para que las personas que conviven con la patología puedan evitar y/o reducir complicaciones futuras, y gozar de una buena calidad de vida.

Y es que, la educación en diabetes forma parte de los cuidados de la patología y, por tanto, es un derecho que debe garantizarse a los pacientes, a través de un sistema sanitario centrado en la cronicidad y de profesionales sanitarios formados específicamente en diabetes. Asimismo y, como cada año, los centros sanitarios del complejo Hospital regional Universitario de Málaga se iluminarán de azul para dar visibilidad a este día.

Contador