Publicado 11/02/2021 13:32CET

La Junta insiste en no relajarse ante una posible "explosión" de contagios en marzo por nuevas variantes de COVID

La delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, en rueda de prensa
La delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, en rueda de prensa - JUNTA

MÁLAGA, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

La delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Patricia Navarro, ha aludido a las palabras del presidente de la Junta, Juanma Moreno, para insistir en que, a pesar de la mejora en los datos epidemiológicos que han llevado a flexibilizar las medidas restrictivas en Andalucía, "no podemos relajarnos", pues si se cumplen las previsiones de los expertos en marzo es posible que se produzca un nuevo repunte de contagios por la "explosión definitiva de las nuevas cepas", entre ellas la británica.

Así lo ha comunicado en rueda de prensa este jueves en Málaga, donde ha valorado que las medidas aprobadas por la Junta para el control de la pandemia "han tenido sus efectos en la rebaja de los contagios y en la contención del virus", pero advierte de la necesidad de permanecer "ojo avizor" con el cumplimiento de las restricciones.

Navarro ha recordado que sigue vigente el toque de queda entre las 22.00 y las 06.00 horas, el cierre de la actividad no esencial a las 18.00 horas, las reuniones de un máximo de cuatro personas y las medidas conocidas por todos del uso de mascarilla, gel hidroalcohólico y distancia de seguridad. "No podemos cejar en el empeño de parar o ralentizar al menos el nivel de contagios que hemos tenido hasta ahora", señala.

Con ello, y apelando también a la "responsabilidad individual", la delegada espera que el posible nuevo pico de marzo pueda contenerse o moderarse en la provincia de Málaga, donde ha insistido en la importancia de "compatibilizar" el freno de la pandemia con el mantenimiento de la actividad económica, idea con la que justifica la relajación de las medidas.

También ha afirmado que en las Unidades de Cuidados Intesivos (UCI) "no hay colapso", apelando a que actualmente la presión asistencial supone un 40 por ciento de las camas convencionales y "un poco por encima" en las UCI, pero gracias a las mejoras de las infraestructuras sanitarias "pueden seguir absorbiendo la demanda". Las UCI, asegura, están en un estado "óptimo" para hacer frente a una demanda que se espera menor esta semana, ha asegurado Navarro.

En este aspecto, la delegada ha aplaudido la recuperación con carácter urgente de las obras en el Hospital Costa del Sol de Marbella, que se suma al objetivo de equiparar a la provincia en número de camas con el resto de España. La ampliación supondrá 62 camas más de hospitalización convencional y 15 más en UCI.