Actualizado 07/12/2016 15:08 CET

Andalucía insiste en reformar la financiación autonómica para garantizar servicios públicos

SEVILLA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia y Administración Local, Manuel Jiménez Barrios, ha reiterado este miércoles que la Junta volverá a plantear ante el Ejecutivo nacional la necesidad de un nuevo modelo de financiación autonómica "garantice que, en todos los territorios, se pueden financiar los servicios públicos con las mismas condiciones de calidad".

En comisión parlamentaria, ha señalado que éste es uno de los principales asuntos que abordará en los contactos con el nuevo Gobierno central y ha previsto que la nueva situación del Ejecutivo nacional, sin mayoría absoluta, permite "empezar a poner en valor la posibilidad de encuentro entre diferentes grupos políticos para ir resolviendo situaciones de recuperación de derechos".

Así las cosas, el vicepresidente se ha referido a la previsión de convocatoria de la Conferencia de Presidentes para el mes de enero y ha señalado que la reforma del actual sistema de financiación "se hace imperiosa para nuestra comunidad autónoma ya que su aplicación ha supuesto que Andalucía haya dejado de recibir 4.672 millones de euros desde 2009".

Por todo ello, ha expresado que, mientras se consensúa un nuevo sistema, ha expresado la necesidad de que se arbitre un mecanismo compensatorio, de forma transitoria, para las comunidades que son castigadas como Andalucía, consistente en dotar de un fondo específico para las regiones infrafinanciadas o mediante la condonación de parte de la devolución del FLA.

En su opinión, este debate debe ir "más allá de una simple distribución de los recursos disponibles entre las comunidades, con el fin de definir qué financiación merecen los servicios públicos fundamentales, tales como la sanidad, la educación, la dependencia o las pensiones".

El vicepresidente ha señalado que la defensa de esta posición es la que llevó al Gobierno andaluz a abstenerse en el pasado Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) ya que fijar el déficit en el 0,6 por ciento, "resulta insuficiente para Andalucía". Ha recordado que la Junta reclamaba las dos décimas adicionales concedidas por Bruselas y "que nos habrían permitido llegar al 0,7 por ciento del PIB en 2016 y, por tanto, disponer de 300 millones de euros para financiar servicios públicos".

Jiménez Barrios ha señalado que Andalucía continuará denunciando el incumplimiento sistemático de la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía, por lo que reclama al Gobierno central mayores inversiones y reformas estructurales para mejorar los factores económicos de Andalucía; o la "falta de iniciativa estatal" respecto a Andalucía, como la manifestada con el Corredor Ferroviario del Mediterráneo o la Conexión Ferroviaria Algeciras-Bobadilla.

En este contexto, también ha reclamado al Gobierno central una Estrategia Global de Reindustrialización en línea con el reavivamiento de la política industrial en Europa. Asimismo, ha reivindicado un Plan Especial de Empleo para Andalucía como el de Canarias, que complemente a los importantes planes de empleo puestos en marcha por el Ejecutivo andaluz, desde el inicio de la crisis.

Junto a ello, ha señalado que el Ejecutivo andaluz aboga por una derogación completa de la Reforma Laboral y considera "primordial" abordar el sistema de atención a la dependencia, ya que, "en el conjunto de España, ha supuesto la pérdida de 2.800 millones de euros y la generación de grandes desequilibrios en las finanzas de las comunidades autónomas".

Finalmente, ha recordado la posición de la Junta por impulsar una nueva reforma local que acomode a los nuevos tiempos a las administraciones más cercanas a la ciudadanía, mediante la participación y el consenso básico no sólo de las fuerzas políticas, sino también de todas las administraciones afectadas.

"UN NUEVO TIEMPO"

En definitiva, ha expresado su deseo de que, en el inicio de esta Legislatura, el Gobierno de la Nación inaugure "un nuevo tiempo político buscando el acuerdo político y social para revertir las políticas más dañinas que puso en marcha, en su anterior etapa, y que tanto dolor y perjuicio han causaron a los ciudadanos y ciudadanas, así como a las instituciones de este país".

En ese sentido, también ha valorado algunos de los acuerdos y progresos alcanzados en las últimas semanas, como el mantenido en torno a la Lomce y que supone "el paso previo" a un gran Pacto de Estado, o los avances hacia el gran Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

PP: CARTA A LOS REYES MAGOS CON INTENCIONALIDAD

Para Ana María Mestre, portavoz del PP, la comparecencia de Jiménez Barrios es "una carta a los Reyes Magos" que, a diferencia de las que escriben los niños, "sin maldad y con inocencia", tiene "intencionalidad" y "más que hablar de la agenda para nuevos contactos con el Gobierno es la que tienen preparada para continuar con la confrontación".

La diputada 'popular' ha mantenido que el de Mariano Rajoy es el Gobierno "más andalucista" conocido y ha reprochado que el vicepresidente "atribuya todo al Gobierno andaluz" porque, según su criterio, hay cuestiones que llevan mucho tiempo debatiéndose y que no son mérito de la Junta. Más allá de ello, le ha pedido que "deje de mirar a Madrid" y de culpar al Ejecutivo central y detalle la agenda y las obras que tiene previstas la Junta.

Por su parte, el portavoz de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, ha reclamado que se debe abordar con el Gobierno central cuál va a ser su actitud con respecto a las leyes que apruebe del Parlamento andaluz, para saber "si va a paralizar su acción con recursos al Tribunal Constitucional o si va a asumir el respeto a la soberanía de la cámara regional".

Además, ha reclamado al Ejecutivo regional "más contundencia" en su oposición a las políticas del central y que ésta no sea solo "litúrgica". "Son como Pimpinela, se pelean con el PP pero al final siempre triunfa el amor", ha ironizado el portavoz de la federación de izquierdas que, entre otras cosas, ha pedido denunciar las "trampas del FLA" y ha reprochado que el acuerdo para el aumento del Salario Mínimo Interprofesional se haya producido "dando la espalda a los agentes sociales".

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos María Isabel Albás ha reclamado que se aproveche la "oportunidad" que brinda que en el Congreso no haya una mayoría absoluta y que el Gobierno central está obligado a escuchar y dialogar para defender los intereses de todos los andaluces.

Entre otros asuntos que se han abordado en el debate parlamentario han sido los resultados de la educación andaluza en el informe PISA y ha reprochado que la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, se refiriera este mismo miércoles a las tasas de analfabetización de la Transición como elemento para entender los malos datos de la región. "No puede ser que sigamos con lo mismo, hablando de hace treinta años, y echando balones fuera, miremos en positivo a las medidas de países que funcionan y apliquémoslas", ha reclamado.

Para el portavoz socialista Francisco Javier Aragón Ariza tras la conformación del Gobierno central "ha llegado el momento de la verdad", el de "la negociación, el diálogo, el pacto, la mano tendida y el consenso". Ahora ya "no valen cuentos chinos", ha señalado el parlamentario, que ha prometido que su partido "peleará y demostrará" que, tras la "dolorosa" abstención, trabajará por una oposición útil para los ciudadanos.

No obstante, ha dicho que los primeros augurios no parecen muy buenos, pero ha confiado en que el PP-A "no se ponga en contra de los intereses de los andaluces" y sea capaz de impulsar las iniciativas que lleguen al Parlamento.