Publicado 05/05/2020 16:28CET

Andalucía reorienta los proyectos de cooperación internacional para atender la crisis del Covid-19

La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz, en rueda de prensa.
La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz, en rueda de prensa. - JUNTA DE ANDALUCÍA

SEVILLA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) ha reorientado los objetivos de sus proyectos hacia funciones relacionadas con la atención a la crisis del Covid-19 y trabaja desde el inicio de la expansión de la pandemia para cubrir necesidades sociales vinculadas al impacto del coronavirus.

Así figura en un informe presentado este martes al Consejo de Gobierno de la Junta por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación sobre la gestión realizada por la AACID durante el periodo de estado de alarma declarado por la crisis sanitaria del coronavirus.

El documento refleja la problemática de una pandemia que "cruza océanos y fronteras con rapidez", lo que plantea que las medidas de control y protección tomadas en Andalucía pueden no tener ningún efecto en países que no cuentan con recursos ni medios para defenderse del virus.

En este sentido, la cooperación andaluza está centrando sus esfuerzos en promover la resiliencia de la población frente al Covid-19, con el objetivo de combatir la expansión de la pandemia, a lo que contribuye la precariedad de los servicios de salud, el hacinamiento, la ausencia de servicios básicos y la fragilidad de las condiciones y los medios de vida.

Para ello, se han establecido cuatro líneas de trabajo para la búsqueda de alternativas con vistas a asegurar un mayor y mejor impacto de los proyectos en ejecución. Todo ello, en diálogo con los agentes sociales y sus representantes (CAONGD, vicerrectorados de Cooperación Internacional de las universidades andaluzas y FAMSI), así como con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y las embajadas de España en los países socios.

La primera línea de trabajo tiene como objetivo el refuerzo de los sistemas sanitarios, con intervenciones que beneficiarán a una población aproximada de dos millones de personas de forma directa, mejorando considerablemente sus condiciones de vida y contrarrestando de manera significativa el impacto de la emergencia sanitaria global.

PROYECTOS EN SENEGAL, MOZAMBIQUE, GUATEMALA Y CARIBE

Así, se han seleccionado y adaptado intervenciones en Senegal, para 20.000 niños de la calle en Dakar y Saint Louis; en Mozambique, con un programa de alimentación escolar con el que se atendieron a casi 260.000 menores en 2019; en Guatemala, con un proyecto de seguridad alimentaria; y en Centroamérica y el Caribe, donde se pretende iniciar un proyecto de cooperación técnica entre administraciones en relación con el respirador mecánico creado por el Instituto de Investigación Biomédica de Málaga.

Teniendo en cuenta el enorme impacto del Covid-19 en poblaciones vulnerables, salvar vidas en zonas de conflictos, desastres naturales o con falta de acceso a servicios básicos es la segunda línea de trabajo que se ha establecido. Para ello, se están reorientando los proyectos financiados y en ejecución con organismos internacionales y, en especial, los de ayuda humanitaria. Así se está haciendo con Unicef y UNRWA en Siria y Liberia.

En tercer lugar, se trabaja en el refuerzo de los sistemas de atención ciudadana y de educación a la población andaluza, especialmente en el caso de los colectivos vulnerables. Como hitos destacables en este apartado, destaca el trabajo del voluntariado de la organización 'Madre Coraje' reorientado a la fabricación de mascarillas y el manual de pautas para familiares con personas con discapacidad ante la crisis del coronavirus realizado por 'Paz y Bien'.

Por último, el informe se refiere al refuerzo de los canales de información y comunicación para agentes de cooperación y ciudadanía, poniendo de ejemplo la línea de colaboración abierta con la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) para asesorar y acompañar no solo en lo informativo, sino también en lo operativo, a los profesionales en la atención a las consecuencias de la pandemia.