Publicado 16/06/2021 13:54CET

Empleo suma 12,5 millones más a la inversión para el mantenimiento de puestos de trabajo en centros especiales de empleo

Archivo - Accesibilidad, ciudad, silla de ruedas, discapacidad
Archivo - Accesibilidad, ciudad, silla de ruedas, discapacidad - FUNDACIÓN ONCE - Archivo

SEVILLA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Servicio Andaluz de Empleo, adscrito a la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, ha ampliado en 12,5 millones de euros la inversión destinada a los incentivos que respaldan el mantenimiento del empleo de las personas con discapacidad en centros especiales de empleo, con el objetivo de atender la totalidad de las solicitudes presentadas en la convocatoria del año 2020.

Según ha indicado la Junta en un comunicado, este incremento del crédito se ha calculado en función de la cuantía necesaria para resolver todas las solicitudes presentadas, teniendo en cuenta las circunstancias y la naturaleza de las personas destinatarias de estas ayudas, que conforman un grupo vulnerable y con el objetivo de crear y mantener el mayor número de puestos de trabajo ocupados por personas con discapacidad para garantizar su inclusión en el mercado laboral.

Empleo ha asegurado que destinó en la convocatoria del año 2020 más de 61,47 millones de euros a los incentivos para fomentar la creación, el mantenimiento y la adaptación de puestos de trabajo ocupados por personas con discapacidad, tanto en centros especiales de empleo como en empresas ordinarias. Concretamente, en la línea destinada a sufragar el mantenimiento de los puestos de trabajo ocupados por personas con discapacidad en centros especiales de empleo, que es la que contaba con un mayor respaldo financiero, la inversión era de 52 millones de euros.

Con este incremento, la inversión total asciende en esta línea a 64,5 millones de euros, con lo que se prevé incentivar un total de 18.335 puestos de trabajo ocupados por personas con discapacidad, 3.585 más de los previstos inicialmente.

El Servicio Andaluz de Empleo respalda anualmente el empleo de este colectivo con una convocatoria de siete incentivos para fomentar la creación, el mantenimiento y la adaptación de puestos de trabajo, tanto en centros especiales de empleo como en empresas ordinarias.

El primero de ellos es una subvención de 12.021 euros para la formalización de contratos tanto a jornada completa como parcial con carácter indefinido (incluidos los fijos-discontinuos) en los centros especiales de empleo, empresas que compatibilizan su función productiva con la de integración y cuyas plantillas se componen en al menos un 70% por personas con discapacidad en grado igual o superior al 33%.

La segunda ayuda respalda el mantenimiento de los puestos de trabajo ocupados por personas con discapacidad en estos centros, con un incentivo equivalente al 50% del Salario Mínimo Interprofesional por cada mes en el que el puesto se encuentre ocupado a tiempo completo.

El tercer incentivo es una ayuda a la adaptación de puestos de trabajo y dotación de equipos de protección personal, dotado con 1.804 euros, y a la eliminación de barreras arquitectónicas (hasta el 80% del coste total, con un límite de 30.000 euros).

El cuarto se dirige a financiar la creación de empleo indefinido para personas con discapacidad en empresas ordinarias, con ayudas que oscilan entre 4.750 euros por cada nuevo contrato a jornada completa y 3.907 euros por la transformación de uno de duración determinada en indefinido.

El quinto incentivo se destina a la adaptación de puestos, la dotación de equipos de protección personal para evitar accidentes laborales y la eliminación de barreras y obstáculos que dificultan el trabajo de las personas con discapacidad. La cuantía es de 901,52 euros por cada contratación indefinida.

La Junta ha concluido que la convocatoria incluye también una subvención dirigida a la creación y mantenimiento de equipos multiprofesionales que se integran en las unidades de apoyo de los Centros Especiales de Empleo, encargadas de realizar las medidas de ajuste social y laboral que ayuden a superar las barreras o dificultades que estas personas tienen en el proceso de incorporación a un puesto de trabajo, así como la permanencia y progresión en el mismo.

De igual forma, se ofrece una ayuda para fomentar el tránsito de las personas con discapacidad desde el mercado protegido al sistema ordinario de trabajo en condiciones similares al resto de los trabajadores que desempeñan puestos equivalentes, facilitando con ello su adaptación social y laboral.