Publicado 10/03/2020 12:57CET

Hospital de Valme extiende la recogida selectiva de envases ligeros al área de hospitalización

Recogida selectiva en el Hospital de Valme
Recogida selectiva en el Hospital de Valme - HOSPITAL DE VALME

SEVILLA, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario de Valme de Sevilla está innovando en gestión medioambiental a través de una iniciativa que afronta la complejidad del espacio asistencial para actuaciones de reciclado.

De tal modo que, si en 2018 inició un proyecto de recogida selectiva de envases ligeros en zonas no asistenciales del centro --laboratorios, lavandería, cocina, cafeterías y almacenes--, hoy consolida su compromiso y apuesta por la protección ambiental extendiéndolo al área de hospitalización.

Este proyecto, que constituye la primera experiencia formal en economía circular en el sector sanitario con residuos del grupo II, está elaborado desde la Unidad de Gestión Ambiental del Hospital Universitario de Valme en colaboración con la empresa de gestión de residuos del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Supervisado por la Coordinación Regional de Gestión Ambiental del SAS, este proyecto tiene por objetivo principal colaborar con la gestión sostenible de los recursos de este centro, contribuyendo a alcanzar los objetivos marcados por la Unión Europea en materia de reciclado de envases.

Además, ayuda a reducir la cantidad de material que actualmente se lleva al vertedero, sensibiliza a todos los agentes implicados en las instalaciones en el respeto al medio ambiente y permite conocer la trazabilidad de los residuos de los envases que se producen.

Dicho proyecto se centró en sus inicios en la recogida selectiva de envases ligeros de lugares específicos del centro, identificados como zonas generadoras de gran cantidad de estos residuos.

En el año 2019, se amplía a la Farmacia Hospitalaria de Valme, con la particularidad de segregar plásticos y papel. Y, actualmente, se está dando un paso más llevando esta práctica de reciclado a las plantas de hospitalización. Se trata de un punto segregación muy complejo por la gran diversidad de material fungible sanitario de plástico utilizado durante la actividad asistencial; de ahí la novedad e interés de esta medida.

Precisamente dada esta complejidad, y al objeto de optimizar el proyecto inicial antes de su implantación en la totalidad del área de hospitalización, se está pilotando en una zona determinada. Se trata de la segunda planta, que comprende dos alas de hospitalización: Cirugía y Enfermedades Digestivas.

Durante un mes, se depurarán circuitos y dudas de profesionales. Para ello, se han instalado contenedores en cada control de enfermería de ambas plantas junto a otros dos de reserva. Además, se ha habilitado un contenedor grande en punto limpio para separar las bolsas del reciclado del resto. Asimismo, se ha formado al personal de enfermería y limpieza sobre esta actuación.

Por su parte, los envases ligeros que están siendo objeto de reciclado en las plantas de hospitalización son los siguientes: bolsas de suero, humidificadores de oxígeno, envases de gel para aseo, envases de leche corporal, envases de desinfectantes de manos junto a artículos de uso doméstico utilizado por la enfermería --vasos de plástico de un solo uso, botellas de agua, entre otros--.

A diario, se está llevando a cabo la retirada de contenedores gestionados de forma independiente por el servicio de Limpieza; mientras que desde la Unidad de Gestión Ambiental se ha organizado la logística para facilitar la tramitación de la segregación de residuos ligeros.

Según la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, María Jesús Pareja, "se va a continuar trabajando en esta línea encaminada a que nuestro sistema sanitario sea sostenible sin dejar de ser eficiente, y que podamos seguir cuidando del mejor modo posible a los ciudadanos, al tiempo que cuidemos de nuestro medio ambiente".