Junta contribuye al fomento de la competitividad de las pymes alimentarias a través del proyecto europeo Trafoon

Publicado 24/12/2014 11:28:38CET

SEVILLA, 24 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía, a través de la Agencia Andaluza del Conocimiento (AAC), participa como socia en el proyecto europeo Trafoon, que busca impulsar la transferencia de tecnología y aumentar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas (pymes) productoras de alimentos tradicionales en regiones de 13 países, entre los que se encuentran España y Andalucía.

El objetivo es contribuir a mejorar la protección y conservación de una serie de productos alimentarios mediante la incorporación de soluciones innovadoras, así como estimular la iniciativa empresarial.

El proyecto Trafoon se centra en el apoyo a diferentes sectores de productos tradicionales como vegetales y hongos, frutos fermentados y desecados, cereal y grano sin gluten y pescado de agua dulce. Financiado con 4,5 millones de euros por el anterior Programa Marco Europeo, acaba de entrar en su segundo año de desarrollo y ya ha comenzado a arrojar los primeros resultados.

La participación española en esta iniciativa se centra en la aceituna y el aceite de oliva y se lleva a cabo desde la Agencia Andaluza del Conocimiento, el Centro Tecnológico del Olivar y el Aceite (Citoliva) y el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa).

Durante este primer año de proyecto se ha elaborado un inventario de las necesidades que presentan las pymes españolas de este sector y se han identificado aquellas tecnologías e innovaciones disponibles que puedan resultar potencialmente útiles para darles respuesta.

Entre las necesidades prioritarias trasladadas por los empresarios está la identificación del fraude en el caso del aceite de oliva, un problema de dimensión europea derivado de la comercialización de aceites vendidos como de oliva pero de menor calidad que son elaborados con mezclas de aceites de otras especies o distintos orígenes, como por ejemplo el de avellana.

HASTA 16 SESIONES DE TRABAJO

Las empresas apuntan también a la necesidad de aumentar la vida útil de ambos productos, aceite y aceituna, así como de mejorar el etiquetado incluyendo información nutricional detallada y útil para el consumidor que lo ayude a distinguir y apreciar la calidad del producto.

La gestión de residuos es otro de los puntos que más preocupan al sector; las balsas de salmuera y alpechines donde vierten sus residuos las cooperativas, almazaras e industrias olivareras se han convertido en una preocupación importante para el sector, que exige un protocolo de actuación para evitar posibles vertidos.

Para este segundo año de desarrollo del proyecto se prevé la realización de 16 sesiones de trabajo en los 13 países participantes; en el caso español, la cita será en Jaén el próximo mes de mayo, coincidiendo con la Feria Internacional Expoliva 2015. A lo largo de esta sesión, una serie de expertos presentarán a empresarios y representantes de ambas industrias posibles soluciones --ya comercializadas o en fase de comercialización-- para dar respuesta a algunas de las necesidades expresadas por el sector.

El proyecto Trafoon prevé, además, el desarrollo de una Agenda Estratégica de Investigación e Innovación para alimentos tradicionales que ayudará a definir las futuras políticas agroalimentarias, y el desarrollo de una red de transferencia de conocimiento y de emprendimiento perdurable en el tiempo, centrada en los sectores mencionados y que vincule a investigadores, productores, asociaciones empresariales y otros agentes relacionados.