Marina Álvarez recuerda que la Junta ha priorizado la extensión del Código Ictus a toda Andalucía

Marina Álvarez, durante el I Congreso Andaluz del Ictus
JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 14/12/2018 19:07:14CET

SEVILLA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud de la Junta de Andalucía en funciones, Marina Álvarez, ha inaugurado este viernes en Sevilla el I Congreso Andaluz de Ictus, donde ha asegurado que Andalucía ha priorizado la extensión del Código Ictus a toda la comunidad, trabajando intensamente para que cada provincia cuente con, al menos, una Unidad de Ictus específica de hospitalización y habiéndose aumentado hasta seis las unidades de referencia que garantizan para toda la población andaluza la trombectomía durante 24 horas los 365 días al año, un tratamiento altamente especializado que contribuye a reducir la mortalidad y reducir las secuelas de esta enfermedad.

Durante su intervención en el congreso, Álvarez ha manifestado que la próxima puesta en marcha de un Sistema de Teleictus, centralizado para toda la comunidad, permitirá la evaluación remota y la indicación de la intervención más adecuada, según la situación de cada paciente, a cargo de un especialista en Neurología con formación en Neurología Vascular, disponible 24 horas, 365 días al año, agilizando los tiempos y mejorando los resultados en salud.

La consejera ha explicado que la implantación del Teleictus en todos los hospitales comarcales y de Alta Resolución (HARE) va a permitir que todos los pacientes en los que se activa el Código Ictus puedan ser valorados en primera instancia en el centro hospitalario más cercano, lo que supone una importante ventaja en una patología que es altamente tiempo- dependiente, ha recordado Álvarez.

El abordaje rápido y eficaz del ictus es uno de los retos que plantea el Plan Andaluz de Ictus, que dirige actualmente el neurólogo Joan Montaner, movilizando los recursos más adecuados, de manera coordinada y eficiente, y en el entorno más cercano de las personas afectadas.

La sanidad pública andaluza cuenta con tres niveles de atención hospitalaria, según complejidad. En un primer nivel están los equipos de ictus, con profesionales que puedan atender esta patología. En un segundo nivel, se encuentran las unidades de ictus para la hospitalización y monitorización continuada, cuyo objetivo es que al menos haya una por provincia --la de Jaén será una realidad en las próximas semanas para alcanzar las ocho--. En el tercer nivel están las unidades de ictus de referencia, que prestan una atención integral y multidisciplinar altamente especializada, incluyendo la trombectomía, durante 24 horas los 365 días del año.

El desarrollo de estas unidades de referencia ha sido un eje fundamental del Plan Andaluz de Ictus, según ha manifestado la consejera en funciones.

El sistema sanitario público andaluz ha aumentado estas unidades de referencia hasta seis, para garantizar a toda la población andaluza en los tiempos recomendados por la evidencia científica, el máximo nivel de tratamiento, incluyendo la trombectomía.

Los hospitales donde se encuentran estas unidades son el Hospital Reina Sofía (Córdoba), Puerta del Mar (Cádiz), Virgen del Rocío (Sevilla), Virgen de las Nieves (Granada), Regional (Málaga) y Torrecárdenas (Almería).

MEJORAR TIEMPOS Y CAPACIDAD DE RESPUESTA

Marina Álvarez ha señalado que el objetivo principal de este complejo modelo organizativo es "mejorar los tiempos y la capacidad de respuesta en la ventana terapéutica", a través de una mayor accesibilidad a la red asistencial desde los equipos de Atención Primaria, teniendo en cuenta circuitos, isócronas, centros de referencia bien identificados, coordinación con la red de urgencias y emergencias, con equipos de radiología para iniciar tratamientos en sala de TAC (código ictus avanzado), etcétera.

Según ha asegurado, esta organización es la que "ha demostrado mejores resultados en salud, en mortalidad y secuelas, así como en calidad técnica y satisfacción percibida" y "no es un modelo sencillo, como tampoco lo es la geografía y orografía" de Andalucía.

La consejera en funciones ha insistido en que este modelo tendrá su máxima efectividad si se define y desarrolla en el nivel "más local", con el "compromiso" de los equipos involucrados y teniendo en cuenta las "características de cada zona, desde el punto de vista epidemiológico, geográfico, sociodemográfico, profesional y organizacional".

Por eso, se han emprendido los planes integrales operativos y los primeros resultados muestran un "incremento progresivo y exponencial de pacientes en los que se activa el Código Ictus, mejora en los tiempos de actuación desde que se produce el accidente cerebrovascular y mayor número de pacientes tratados con buenos resultados de eficacia y seguridad".

Álvarez ha destacado que es también muy importante sumar esfuerzos para mejorar el control de esta enfermedad, desde la prevención y la intervención precoz, potenciando el trabajo en la comunidad y la coordinación entre los recursos sanitarios, para afrontar los retos que quedan y "para continuar avanzando en el control de este problema de salud con garantías de universalidad, equidad, calidad y seguridad, que son nuestros principales objetivos".