Marina Álvarez visita el Instituto de Investigación Traslacional de Celgene en Sevilla en el marco de 'Biospain 2018'

Marina Álvarez visita el Instituto de Investigación Traslacional de Celgene
JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 24/09/2018 21:00:04CET

SEVILLA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha visitado este lunes el Instituto Europeo de Investigación Traslacional que la compañía biotecnológica Celgene tiene en el Parque Tecnológico de La Cartuja de Sevilla en el marco de la novena edición del Encuentro Internacional de Biotecnología BIOSPAIN 2018, que organiza la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO) y la Junta de Andalucía a través de un comité director en el que están representadas las consejerías de Conocimiento, Investigación y Universidad; Salud; Empleo, Empresa y Comercio; y Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

El Celgene Institute of Translational Research Europe (CITRE) es el primer y único centro que esta compañía tiene fuera de Estados Unidos dedicado exclusivamente a I+D, desde el que se coordina la actividad de investigación y desarrollo de Celgene en Europa. La actividad principal de CITRE se centra en la investigación traslacional de nuevos medicamentos contra el cáncer, así como para distintas enfermedades raras.

Para ello, cuenta con tres unidades principales en función de las distintas investigaciones que se llevan a cabo, para los que se dispone de instalaciones equipadas: Unidad de Investigación Clínica, Laboratorio de Investigación Traslacional, Área de Biología Computacional y Bioinformática, según ha informado la Junta en una nota.

En su visita, la titular de Salud ha estado acompañada por la directora general de España y Portugal de la compañía, Katherine Stultz, el director de operaciones de CITRE, David Villalba, el director general de ASEBIO, Ion Arocena, y el Secretario General de Investigación, Desarrollo e Innovación en Salud de la Consejería de Salud, Rafael Solana, además de la directora general de Investigación y Gestión del Conocimiento, Teresa Molina, la directora gerente de la Fundación Progreso y Salud, Ana Madera y la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en Sevilla, María Ángeles Fernández.

La consejera ha conocido el trabajo que se lleva a cabo en este centro, con investigaciones orientadas a: la provisión de modelos de alta resolución de efectos compuestos por una variedad de tumores sólidos y hematológicos; la identificación de biomarcadores relevantes y subpoblaciones de células, usando técnicas de biología computacional; y la provisión de un biobanco de tumores y sistema de gestión automatizada de muestras, para almacenar los tejidos y extractos de colaboraciones de investigación y ensayos clínicos de Celgene. Todo esto con el objetivo de reducir el tiempo de acceso de la población a las terapias que están desarrollándose y permitir que estos tratamientos personalizados puedan ser una realidad en un futuro cercano.

FOMENTO DE LA I+i

Tanto la consejera de Salud como la máxima responsable de Celgene en España han puesto en valor durante la visita el protocolo general de actuación que han suscrito este verano la Administración sanitaria y esta compañía para colaborar en la realización de actividades de formación, investigación clínica y desarrollo tecnológico, de cara a mejorar el tratamiento de algunas de las principales enfermedades que afectan a la ciudadanía andaluza. Este protocolo, que tendrá una vigencia de tres años, se convierte en marco regulador para las futuras actuaciones que se lleven a cabo, para las que se detallarán convenios específicos.

El protocolo plantea la colaboración en proyectos y programas de investigación e innovación de interés compartido en los centros, institutos, departamentos y otras unidades dependientes de la sanidad pública y de la empresa. También apuesta por promover las convocatorias de ayudas para el desarrollo de proyectos de investigación e innovación y la mejora del capital humano en el campo de la Biomedicina. Asimismo, contempla el asesoramiento recíproco e intercambio de información en actividades científicas, mediante la elaboración de informes o creación de grupos de trabajo, además de la cooperación en programas de formación.

El marco regulador también incluye como ámbito de colaboración la organización y ejecución de actividades conjuntas relacionadas con la promoción social de la investigación, la colaboración de personal por tiempo limitado, y el establecimiento de unidades mixtas de investigación e innovación. Además, plantea el establecimiento de canales de relaciones entre ambas partes que faciliten la transferencia tecnológica y la innovación, el desarrollo de programas de formación e información y promoción de la salud a través de las nuevas tecnologías y otras actividades.

El protocolo incluye también apartados sobre la protección de datos tanto personales como genéticos, la normativa a seguir si algún proyecto utiliza muestras biológicas, y cómo se compartirá la titularidad de los resultados y publicaciones y de bienes y servicios.

Para realizar el seguimiento del protocolo, se constituirá una comisión mixta de seguimiento integrada por dos representantes de cada una de las entidades.

Contador