28 de febrero de 2020
 
Publicado 31/05/2016 18:00:19CET

Más de 1,5 millones de personas reciben consejo para dejar de fumar en 2016

Salud destaca la importancia de la prevención del tabaquismo, un hábito diario que ha caído en Andalucía en un 2,8% en ambos sexos

SEVILLA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Los profesionales sanitarios de los centros de salud de Andalucía han ofrecido consejo para dejar de fumar a 1,5 millones personas durante el primer cuatrimestre de 2016, según los datos de registro tabáquico del Plan Integral de Tabaquismo de la Consejería de Salud. En el Día Mundial sin Tabaco, la administración sanitaria andaluza ha destacado la importancia de la prevención y el control del tabaquismo, cuyo consumo diario ha descendido en Andalucía en un 2,8 por ciento en ambos sexos, según la última Encuesta Europea de Salud 2014.

Actualmente, según un comunicado, existe un 24,37 por ciento de fumadores diarios en Andalucía, frente al 26,65 de 2009. De ellos, un 28,9 por ciento son varones (con un 2,21% de descenso respecto a 2009) y un 19,93 mujeres (un 2,35% menos que en 2009). Además, también se ha reducido el porcentaje de fumadores ocasionales un 1,18 por ciento (1,51% en hombres y 0,65% en mujeres).

Asimismo, ha habido un aumento considerable de personas que han dejado de fumar (8%) y continúa el descenso marcado en las personas que nunca habían fumado. Andalucía es la cuarta comunidad en España donde más personas intentan dejar de fumar y la segunda en proporción en la que las personas realizan cinco o más intentos para conseguirlo. Además el 75 por ciento de los fumadores desearía dejar su hábito, cifra muy superior a la que se registró en 2003 (47%).

En cuanto a la prevalencia de consumo de tabaco diario en los últimos 30 días entre la población de 15-64 años, Andalucía es la séptima comunidad autónoma, situándose en torno a la media nacional (un 30,8%), según la Encuesta Nacional sobre Alcohol y Drogas en España 2013.

Dentro del Plan Integral de Tabaquismo de Andalucía, los consejos sanitarios suponen un instrumento fundamental contribuir a estos resultados, siendo los profesionales sanitarios los encargados de recomendar o aconsejar el abandono de este hábito y alentar y felicitar a quienes lo consiguen o bien a quienes no han tenido nunca este hábito no saludable.

El tabaquismo sigue siendo la causa más importante de morbimortalidad evitable de los países desarrollados. Un tercio de las muertes por cáncer y un 31 por ciento de los trastornos cardiovasculares en hombres y un siete por ciento en mujeres son atribuibles al consumo de tabaco. Asimismo, se calcula que el 80 por ciento de los cánceres de pulmón son provocados por el tabaquismo. Además, un alto porcentaje de personas con diabetes e hipertensión son consumidores de esta sustancia adictiva.

En los últimos años se está produciendo un proceso de feminización de la epidemia del tabaquismo, una tendencia que se constata en Andalucía, en España y en otros países europeos y del resto del mundo. La evolución de la epidemia a nivel mundial señala la necesidad de tener en cuenta la perspectiva de género en el control del tabaquismo.

UNA DÉCADA DE AVANCES EN LA LUCHA CONTRA EL TABAQUISMO

Los últimos diez años han supuesto un enorme cambio en la manera de percibir el tabaco por parte de la población andaluza. A este avance en la lucha contra el tabaquismo han contribuido, entre otras razones, la entrada en vigor de la Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco (Ley 28/2005, de 26 de diciembre), las distintas actuaciones para el control de tabaquismo, junto al aumento de concienciación dentro del propio sistema sanitario en la prevención y tratamiento.

El Plan Integral de Tabaquismo de Andalucía pone a disposición de la ciudadanía los recursos necesarios y la elaboración de estudios específicos para abordar cada situación con una metodología específica y adaptada a sus características concretas. De hecho, existe un amplio abanico de recursos para dejar este hábito y medidas que contribuyan a evitar la adquisición del mismo.

Además de la intervención básica desde los centros de salud, aquellas personas que requieren de recursos más específicos para conseguir el objetivo final de abandonar el tabaco tienen a su disposición los servicios de intervención avanzada individual y grupal que combina terapias psicológicas cognitivo-conductuales y tratamiento farmacológico.

Entre enero y abril de 2016, en 587 centros de atención primaria de la comunidad autónoma se atendió a 22.590 personas fumadoras (10.654 hombres y 11.936 mujeres) con intervención avanzada individual; y a 11.694 personas (4.999 hombres y 6.695 mujeres) mediante intervención avanzada grupal. Asimismo, en lo que va de año, 20.421 personas abandonaron el hábito.

Estos programas requieren de la presencia física de la persona fumadora en el centro y, por ende, de un desplazamiento y un horario. Por este motivo, en 2007 la Consejería de Salud puso en marcha un servicio gratuito de deshabituación tabáquica por teléfono, que se adapta al ciudadano y que le acerca este recurso sin necesidad de desplazamientos por su parte. En el primer cuatrimestre de este año, se han recibido 498 solicitudes para participar en este programa de deshabituación tabáquica. Desde su inicio 7.550 personas han utilizado este servicio.

Las personas que deseen dejar de fumar pueden acceder a esta línea telefónica 'Quit Line', a través del Teléfono de Información sobre el Tabaco (900 850 300) o Salud Responde (902 505 060). En el Teléfono de Información sobre el Tabaco se han atendido, además, 27.116 consultas desde su puesta en marcha en 2005 hasta la fecha.

Además, en el sistema sanitario se han identificado como referentes de tabaquismo a aquellos profesionales encargados de dinamizar el trabajo de acompañamiento de personas fumadores en su zona, detectando necesidades formativas de los profesionales y motivando al registro del hábito y de las intervenciones realizadas. En Andalucía en 2016 hay 381 centros de salud con 543 referentes de tabaquismo (256 profesionales de medicina y 287 de enfermería).

COLECTIVOS DE ESPECIAL ATENCIÓN

El Plan Integral de Tabaquismo incluye programas específicos de deshabituación y prevención del hábito en colectivos de especial atención, entre los que se encuentran mujeres embarazadas, las personas privadas de libertad o aquellas que tienen alguna enfermedad mental. Para cada uno de estos tres casos se establecen acciones concretas con metas concretas.

El embarazo es una situación vital que por su importancia requiere de especial atención en aquellas mujeres que son fumadoras, en tanto en cuanto puede provocar daños tanto sobre la mujer como en el futuro bebé. La prevalencia del tabaquismo en embarazadas se sitúa, en España, en torno al 33 por ciento. De ellas, aproximadamente el 30 dejan de fumar cuando conocen su estado, pero alrededor del 70 por ciento vuelve a este hábito tras el parto.

En 2006, la Consejería inició el programa de deshabituación tabáquica para mujeres embarazadas, en el que han participado más de 3.000 gestantes.

Tanto por las características inherentes a la enfermedad mental, como por las alta prevalencia de tabaquismo existente en este colectivo, el Plan desarrolla una línea de trabajo específica para promover el abandono de este hábito. Desde el principio del Plan Integral de Tabaquismo de Andalucía, 1.927 pacientes con trastorno mental grave han recibido atención individual o grupal para dejar de fumar.

Otro de los colectivos con especial atención en materia de tabaquismo son las personas privadas de libertad. Desde 2006 se colabora con centros penitenciarios para desarrollar actividades de sensibilización, tratamiento y formación dentro de los mismos. Los centros de Alcalá de Guadaíra, Puerto I, Puerto II y Puerto III, Alhaurín de la Torre, Jaén, Albolote, El Acebuche y Córdoba han venido participando en estas actividades, de las que se han beneficiado 299 personas.