Publicado 24/09/2016 16:22CET

El rector de la Hispalense aboga por un acuerdo para facilitar un Gobierno estable

Acto de apertura del curso de la Universidad de Sevilla 2016-17
EUROPA PRESS/UNIVERSIDAD DE SEVILLA

Ramírez de Arellano reivindica la Universidad como un proyecto de Estado, no marcado por ideologías

SEVILLA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de Sevilla ha inaugurado oficialmente el curso académico 2016/17 en un solemne acto celebrado este sábado en el Paraninfo y presidido por el rector, Miguel Ángel Castro, que ha instado en su discurso por "un acuerdo entre los principales partidos para facilitar un Gobierno estable y un pacto educativo con el más amplio consenso posible".

El rector ha estado acompañado por su homólogo de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, además del consejero de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano; el consejero de Salud, Aquilino Alonso, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, entre otras autoridades, según ha informado la US.

Miguel Ángel Castro ha abogado por un Gobierno estable "que posibilite un pacto educativo, con el más amplio consenso posible, duradero en el tiempo y que ponga al estudiante en el foco de su estrategia. Ello unido a un sistema universitario cohesionado, reconocible, suficientemente financiado y con estabilidad normativa, donde se apueste de verdad por la investigación y la internacionalización".

Además, confía en un gran acuerdo nacional en la estructura de los títulos y los precios públicos, y ha aprovechado para calificar de "dislate" la eliminación de la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU): "Es la herramienta más poderosa que el sistema posee para favorecer la igualdad de oportunidades de admisión en las diferentes titulaciones y uno de los procesos más acreditados de nuestro país en cuanto a transparencia y limpieza".

El rector de la Universidad de Sevilla, al que reconoce su esfuerzo por congelar las tasas públicas, también le ha hecho algunas peticiones al Gobierno andaluz. Entre ellas, "la urgente necesidad de contar con un modelo de financiación que garantice la suficiencia económica de las universidades públicas; el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (Paidi 2020); y un nuevo Plan Plurianual de Infraestructuras que permita abordar proyectos paralizados o ralentizados durante los últimos cinco años".

Por lo que respecta a los proyectos previstos para el curso que comienza se encuentran la revisión del catálogo de títulos, la posibilidad de acompasar los mandatos del Rector y el Claustro, la elaboración de un nuevo Plan Estratégico, la creación del Premio Juan Antonio Carrillo Salcedo a los Derechos Humanos, la importante participación de la US en la celebración del IV Centenario de Murillo y la organización del Congreso Europeo de Educación Internacional con la participación de cerca de 7.000 expertos en formación universitaria.

Además, como objetivos prioritarios para este curso ha citado la recuperación de la tendencia alcista en los rankings universitarios y seguir creciendo en investigación de referencia y en internacionalización.

INTERVENCIÓN DEL CONSEJERO ARELLANO

Por su parte, el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha reivindicado en este acto un modelo de universidad concebido como "un proyecto de estado, no marcado por ideologías, como ocurre en nuestros países europeos de referencia donde el sistema universitario es incuestionable".

"Deben ser proyectos sociales colectivos e intergeneracionales", ha continuado el consejero, conducentes a la provisión del servicio público de educación superior, bajo los principios de igualdad de oportunidades y mérito, la investigación básica y aplicada, y la transferencia activa de conocimientos a la sociedad, en los que las personas sean el centro de atención.

Según informa la Consejería, Ramírez de Arellano ha manifestado "el compromiso y la apuesta que supone la universidad pública andaluza para el Gobierno autonómico", en referencia a la creación por parte de la presidenta de la Junta de la propia Consejería de Economía y Conocimiento y al hito que ha supuesto que esta semana, por primera vez, un consejero compareciera en el Parlamento para informar sobre el inicio del curso universitario.

De este modo, ha defendido "una Universidad abierta a la sociedad, cuyos retos dependen cada vez más del conocimiento; y a los estudiantes, que les dé certidumbre sobre su formación y talento, con medidas como precios al mínimo, único para todas las ramas del saber, y con fraccionamiento de pagos como derecho; con un mapa de títulos consolidado; dando impulso a la internacionalización a través de ayudas como las del B1 o las Erasmus, o garantizando el acceso en un Distrito Único".

No obstante, a pesar del esquema de estabilidad y certidumbre bajo el que ha funcionado nuestro sistema universitario andaluz, "nos hemos encontrado algunas chinas en el camino", ha dicho el consejero, que ha señalado así que las medidas aprobadas por el Gobierno central en los últimos años "han desarticulado al sistema universitario español, con políticas justificadas en un enfoque erróneo de la economía y no en criterios académicos".

En referencia a la implementación de la Lomce y a la polémica suscitada con las nuevas pruebas obligatorias de evaluación del Bachillerato y el nuevo modelo de acceso a la Universidad, el consejero ha reiterado que el gobierno andaluz "viene trabajando desde hace un año en permanente diálogo con los rectores para minimizar las incertidumbres originadas por la nueva normativa alcanzando un acuerdo que consolida nuestro Distrito Único Andaluz".

RETOS

"En Andalucía se seguirá haciendo la prueba de acceso a la Universidad en unos términos muy similares a los que se ha venido haciendo hasta el momento, aunque adaptada a los nuevos contenidos del Bachillerato, mientras que el Gobierno no cierre el proceso normativo que debería dar lugar a la seguridad jurídica necesaria para poder hacer otro tipo de pruebas", ha remarcado el consejero, para quien son dos los principales retos en los que se trabaja para mejorar las universidades andaluzas: la consolidación de la política científica y el nuevo modelo de financiación de las universidades.

Respecto al primero de ellos, el consejero ha anunciado que la Junta movilizará en los próximos seis meses 170 millones de euros en distintas convocatorias en el marco del Paidi 2020, cuyas primeras órdenes se centrarán en los recursos humanos y ayudas a pre y post doctorados.

En cuanto al nuevo modelo de financiación previsto para el año 2017, Ramírez de Arellano ha explicado que el Gobierno andaluz y las universidades andaluzas trabajan en el diseño de este nuevo esquema bajo las premisas de "garantizar el funcionamiento del sistema; recuperar los derechos perdidos y suscitar la mejora de las condiciones laborales de la plantilla; y promover la excelencia, con parte de la financiación sujeta a nuevos programas de calidad". Todos los elementos necesarios para dar certidumbre, simplificando los procesos y "adaptando con flexibilidad el modelo a los nuevos tiempos".

LECCIÓN INAUGURAL

Durante el acto, la secretaria general de la Universidad de Sevilla, Concepción Horgué, ha leído la Memoria del Curso Académico recién finalizado, que ha contado con un total de 73.708 estudiantes matriculados en las diferentes titulaciones, 4.205 Personal Docente e Investigador y 2.532 miembros del Personal de Administración y Servicios. Se han impartido un total de 67 grados, 91 másteres universitarios y 189 cursos por parte del Centro de Formación Permanente.

De igual modo, la lección inaugural del curso 'Entre la literatura y la vida: el elogio fúnebre a la mujer romana' ha sido pronunciada por la catedrática de Filología Latina Concepción Fernández y ha versado sobre la llamada "literatura epigráfica", es decir, los textos latinos grabados en un soporte duro (piedra, bronce, tejas, broches, vasijas o incluso paredes), que ha resistido el paso de los siglos.