Publicado 22/08/2021 11:17CET

UE.- La Junta prevé instalar cuatro gigavatios de potencia en energías renovables en la legislatura

VALLADOLID, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Castilla y León prevé un incremento de la potencia de energías renovables ligeramente superior a los 4.000 megavatios durante la legislatura para cumplir así con los objetivos marcados por la Unión Europea para 2030.

El compromiso de instalación de energías limpias para esta legislatura fija un crecimiento de la energía fotovoltaica de 2.000 megavatios, pasando de los 5.600 MW instalados en 2019 a 7.600 MW en 2023; y otros tantos en la instalación de potencia eólica, pasando de la potencia en 2019 de 500 MW a los 2.500 en 2023.

Asimismo se preveía un incremento en la potencia eléctrica de biomasa forestal de 50 MW que en estos momentos ya están instalados, en concreto, con la puesta en funcionamiento de una planta de producción eléctrica en Cubillos del Sil (León), informa la Junta a través de un comunicado remitido a Europa Press.

En la actualidad se ha avanzado en este incremento de la potencia eléctrica renovable, siendo en estos momentos 6.289 MW los instalados de potencia eléctrica eólica y 883 MW la potencia instalada de solar fotovoltaica.

Por otra parte, la Consejería de Economía y Hacienda está impulsando el desarrollo del autoconsumo fotovoltaico. En lo que va de 2021, la Comunidad ha instalado 21 MW de potencia fotovoltaica de autoconsumo. Esta cifra, pequeña en comparación con las otras renovables, supone sin embargo triplicar la instalación de paneles solares para producción eléctrica en casa particulares respecto de 2020.

Este incremento en la instalación de potencia eléctrica apunta a la importancia de un sector con un enorme potencial en la Comunidad. La Consejería de Economía y Hacienda está impulsando dos grupos de trabajo en la Mesa de Autoconsumo para analizar los aspectos fiscales y las bonificaciones asociadas a las inversiones en estas instalaciones, así como la formación técnica de los instaladores.

Asimismo, en el último año se ha trabajado con los grupos de comunicación, normativa eléctrica y municipios, analizando cuestiones vinculadas con la tramitación administrativa desde el punto de vista medio ambiental, urbanístico, eléctrico y de seguridad industrial, explica a través de un comunicado.

PRODUCCIÓN ELÉCTRICA

La producción bruta de energía eléctrica en Castilla y León experimentó un destacado incremento del 13,88 por ciento en 2020, año de especial incidencia de la pandemia causada por el COVID-19. Este aumento destaca frente al descenso de producción bruta eléctrica a nivel nacional, que desciende un 3,34 por ciento.

El incremento de la producción de electricidad de la Comunidad se debe entre otras causas a una destacada presencia de producción de energías renovables en la Comunidad, cuyo peso ha hecho que más del 56 por ciento de la producción de renovables en España corresponda a Castilla y León con su aportación de energía a través de la gran hidráulica, con el 25,26 por ciento de la producción nacional; eólica, en la que la Comunidad es líder en potencia instalada de toda España, con casi el 23 por ciento del total nacional y de una aportación creciente al sistema eléctrico de la fotovoltaica que ha sumado el 7,29 por ciento de la producción del Estado.

Asimismo, el consumo eléctrico durante la pandemia se ha incrementado un tres por ciento en los hogares, que pasa de los 2,9 millones de MWh en 2019 a los 3 millones de MWh de 2020, como consecuencia de los periodos de confinamiento a los que hay que sumar la actividad relacionada con el teletrabajo.

Por el contrario el consumo eléctrico de uso industrial y servicios descendió un 8,5 por ciento debido a las mismas causas. Como consecuencia el consumo total eléctrico de Castilla y León descendió, en el periodo indicado, un 5,8 por ciento descenso muy similar al que se produce en España que desciende un 5,1 por ciento.

NUEVA ESTRATEGIA

La Consejería de Economía y Hacienda está redactando la Nueva Estrategia de Eficiencia Energética de Castilla y León 2021-2030. Los trabajos están muy avanzados en el Ente Regional de la Energía (EREN) en total consonancia Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC). La tramitación de esta nueva estrategia de Castilla y León se realizará en el segundo semestre de este año.

Las principales directrices de esta nueva estrategia de Comunidad están en consonancia con los criterios del PNIEC, y a su vez con las directrices de la Unión Europea en el horizonte de 2030 en desarrollo de renovables y reducción de emisiones de efecto invernadero.

Así el PNIEC, establece que los objetivos a alcanzar en una década son: llegar a un 23 por ciento de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990; alcanzar un 42 por ciento de renovables en el uso final de la energía, cifra que duplica el 20 por ciento del año 2020; llegar a un 39,5 por ciento de mejora de eficiencia energética en la próxima década y contar con un 74 por ciento de presencia de energías renovables en el sector eléctrico, en coherencia con una trayectoria hacia un sector eléctrico cien por cien renovable en 2050, concluye el comunicado.