Aburto pide una reunión a Urkullu para abordar un trabajo "en común"

Actualizado 18/07/2015 16:55:52 CET
Juan Mari Aburto
Foto: EUROPA PRESS

Afirma que Bilbao no tendrá presupuestos expansivos en 2016 y estará dispuesto a asumir "una cierta deuda", si hay un proyecto "tractor" Asegura que el primer pleno del Ayuntamiento no "fue un modelo" y que los grupos que vengan a "destruir" Bilbao, le tendrán "enfrente"

   BILBAO, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha remitido una carta al lehendakari, Iñigo Urkullu, para solicitarle un encuentro y poder abordar, desde un "trabajo en común", iniciativas para favorecer el empleo y la promoción económica en la capital vizcaína.

    Además de este encuentro, tiene previsto solicitar la próxima semana una reunión al diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, y también espera poder intercambiar en un futuro puntos de vista con los alcaldes de Vitoria, Gorka Urtaran, y de San Sebastián, Eneko Goia.

   En una entrevista a Europa Press, ha manifestado, por otra parte, que Bilbao no contará en 2016 con unos presupuestos expansivos y que los crecimientos que se puedan dar serán "muy moderados" y centrados en los ejes principales de su gestión que son la generación de actividad económica y empleo, la inversión pública y acción social. Asimismo, se ha mostrado dispuesto a asumir "una cierta deuda" si existe un "proyecto tractor" para la ciudad.

   Aburto afronta la legislatura con voluntad de colaboración con las distintas instituciones para avanzar en los objetivos que se ha marcado para Bilbao y, por ello, este pasado lunes remitió una carta para solicitar un encuentro al lehendakari, al que ya trasladó personalmente su intención cuando ambos coincidieron recientemente en un acto en Bilbao.

"TRABAJO EN COMÚN"

   Según ha explicado, su objetivo es abordar, junto con Urkullu, diversas cuestiones en las que considera que se puede desarrollar "un trabajo en común".

   Por ello, en su carta incluye una relación de temas "importantes" referidos principalmente al empleo y la promoción económica. Aburto, que no acudirá con peticiones concretas, quiere abordar temas relacionados con el transporte como la entrada de la Y vasca a Bilbao y las infraestructuras, además del papel que puede jugar la ciudad en la actividad económica y la internacionalización.

   Además, la próxima semana solicitará un encuentro al diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, para que el "pacto de titanio" entre Bilbao y Bizkaia sea "una seña de identidad de esta nueva legislatura".

   Aburto ha indicado que también tiene "en mente" reunirse con los alcaldes de Vitoria, Gorka Urtaran, y de San Sebastián, Eneko Goia, porque hay temas que "afectan a los tres" y sería conveniente una "visión conjunta" sobre "nuevos retos" como la Ley de Vivienda o la Ley municipal, que cree que se aprobará en esta legislatura.

   El alcalde de Bilbao también propugna la colaboración en el seno del Consistorio y para ello, hace falta que las voluntades "se vayan encontrando" y eso requiere "un trabajo previo". En este sentido, ha señalado que la primera sesión plenaria del Ayuntamiento de Bilbao no fue "un modelo de lo que debe ser un pleno" y se dio "una imagen de Bilbao" poco "constructiva" pero ve "posibilidades de trabajar" juntos. "Y yo, desde luego, me voy a empeñar", ha dicho.

   No obstante, ha advertido de que "quien quiera venir a destruir  el Bilbao que hemos ido construyendo", le tendrá "enfrente". Aburto cree que, entre todos, pueden hacer un Bilbao "mejor", pero no va a admitir que, "de manera absolutamente infundada, se viertan sospechas sobre el funcionamiento de las administraciones públicas", en referencia a las insinuaciones de Udalberri en el primer pleno sobre supuestas prácticas irregulares en Bilbao Ría 2000.

   Aburto ha destacado la estabilidad del Ejecutivo tras el acuerdo con el PSE y ha asegurado que habrá "un gobierno, no dos". Ha señalado que va a trabajar con los socialistas "codo con codo" y no cree que debates como el identitario deban afectar al pacto porque se deben respetar los planteamientos ideológicos de cada uno y el suyo es el de considerar su "patria" Euskadi y defender el camino "diseñado" por el lehendakari. "Eso no va contra nadie, yo voy a ser el alcalde de todos los bilbaínos", ha apuntado.

PRESUPUESTOS

   Aburto ha indicado que no quiere generar "falsas expectativas" y los presupuestos de Bilbao para 2016 no van a tener "crecimientos elevados" y no serán "expansivos".

   El alcalde de Bilbao ha apuntado que los crecimientos serán "muy moderados" y centrados en generar actividad económica y empleo -donde ya hay un plan para generar 457 puestos este año-, en inversión pública y acción social, "las tres patas" de actuación del Gobierno municipal.

   Aburto ha precisado que, si hubiera un proyecto "tractor" relacionado con la actividad económica que "merezca la pena", está dispuesto a asumir "una cierta deuda". "Lo más importante es que haya una buena gestión más allá de que haya o no haya deuda", ha dicho.

   El alcalde ha indicado que el Gobierno, que ha presentado ya un plan de acción para sus 100 primeros días, tiene proyectos "ilusionantes" como las obras de urbanización del soterramiento entre Basurto y Rekalde, el que afecta a Irala, un barrio con el que se está "en deuda" o el puente Frank Gehry, que espera poder inaugurar antes de Aste Nagusia. Entre sus planes, también está elaborar un código ético o modificar algunas ordenanzas si fuera necesario, entre ellas, hostelería y espacio público, que "necesitan una revisión".

   Uno de sus ejes de actuación será que Bilbao sea "cada vez más atractiva" para atraer proyectos de inversión y ha apuntado que trabajan "con alguna empresa" para que se instale en la ciudad.

   En este sentido, ha aludido nuevamente a la estabilidad del Gobierno y ha indicado que, "frente a incertidumbres que se ven en otras capitales", Bilbao "incorpora estabilidad y confianza" y se dan las condiciones para intentar dar "saltos adelante". "Y eso tenemos que saber aprovecharlo para ser capaces de trabajar en la atracción del turismo, la cultura y la actividad económica", ha indicado Aburto, quien ha precisado que no se trata, en ningún caso, de "un planteamiento contra nadie".

TURISMO Y COMERCIO

   Aburto apuesta por mantener una política de captación de eventos y trabajará "de la mano" de hosteleros, comerciantes y otros agentes para potenciar el atractivo turístico de Bilbao.

   Ante la imagen de establecimientos y comercios cerrados en determinados días y su efecto sobre el turismo, ha asegurado que hay "pocas recetas mágicas" pero sería "bueno" que, en determinadas fechas, "cuando menos", pudiera haber algunos establecimientos abiertos. En concreto, apunta a la posibilidad de establecer, por ejemplo, determinadas "rutas" en las que se pudiera llegar a acuerdos para que los comercios dieran un servicio.

   "No estoy hablando, en ningún caso, de que estén abiertos todos los comercios, todos los días, ni mucho menos, creo mucho en la conciliación de la vida laboral y familiar", ha afirmado.

   En materia de Comercio, Aburto ha señalado que su equipo trabaja para articular, en breve, medidas en este ámbito, en concreto, para el Casco Viejo, la zona que las requiere "de manera más urgente".

SUELDOS ALCALDES

   En relación al debate de los sueldos de los alcaldes, después de que conocerse las subidas de algunos regidores como el de Arrigorriaga (44%) o Sestao (15%), cree que hay un "debate falso" y, aunque ha afirmado que "no es lo más estético", ha explicado que lo que han hecho es "poner en marcha los acuerdos de Eudel" sobre marcos retributivos, después de que en la pasada legislatura hubiera acuerdos de la oposición para bajarles el sueldo.

   A su juicio, la ciudadanía les debe juzgar "por lo que hacen y no por lo que ganamos o no dejamos de ganar". "Esta sociedad admite perfectamente que muchos jugadores de primera división tengan sueldos inmorales -me atrevería a decir- y admite muy mal que el lehendakari, diputado general o el alcalde ganen 90.000 euros", ha añadido.

Para leer más