Ampl.- Eguiguren dice que Zapatero se planteó conceder indultos a presos de ETA en la tregua de 2006

Publicado 14/10/2018 13:05:28CET

Afirma que el PNV plantea un proyecto de Estatuto "que sabe que es imposible" y que "va a acabar en conflicto"

BILBAO, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

El expresidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, ha afirmado que el expresidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, se planteó la posibilidad de conceder indultos a presos de ETA en la tregua de 2006 cuando pensaba que "iba a acabar el terrorismo".

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Eguiguren ha preciado que Zapatero había pensado en "indultos individuales" para "resolver políticamente el tema".

"Cuando más acosado estaba Zapatero por la derecha, pero cuando pensaba que iba a acabar el terrorismo, tenía planes de indulto a los presos, ni siquiera el cumplimiento de la condena y los beneficios penitenciarios, estaba dispuesto a ir por la vía de los indultos y mira cuantos años han pasado y estamos todavía con esto pendiente", ha añadido.

En referencia a la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que se espera para el próximo 23 de octubre sobre la acumulación de penas de presos de ETA, Eguiguren ha considerado que "el Gobierno y EH Bildu y los abogados tendrán algún canal de comunicación para tratar estos temas". Así, ha señalado que "el esfuerzo que hace EH Bildu para que no haya homenajes es un gesto hacia el Gobierno, que ha empezado con los acercamientos". "Esa es la vía, posiblemente los de ETA tendrían que hacer algún gesto más y el Gobierno entonces podría avanzar también mucho más", ha valorado.

En el proceso de disolución de ETA, Eguiguren ha dicho que echó en falta que el Estado "dijera claramente que el terrorismo se había acabado" porque "mucha gente que estaba contra ETA, al estar en las instituciones Bildu y desde el Estado decir han ganado porque están en las instituciones, muchos quedaron pensando quién ha ganado aquí". "Desde el Estado no hubo un mensaje de 'se acabó y vamos a construir la paz y la convivencia'", ha censurado, para considerar que "al principio, ni siquiera les gustó ni lo quisieron reconocer".

A su entender, esta forma de actuar hizo que "una parte de la población, poca, pensara que la paz también era que desapareciera Bildu, y nadie explicó que una cosa es una formación política con unas ideas y otra cosa es el terrorismo".

También ha indicado que echó en falta "un reconocimiento a los que en Euskadi no estaban con ETA y, al final, se impuso la sociedad". "Un reconocimiento parlamentario o algo que dijera que esto se ha acabado y empezamos otra etapa", ha reiterado, para considerar "casi más grave que eso es que la ley de víctimas solo contempla víctimas mortales, porque otros han sido víctimas de la persecución, del miedo, del silencio, y hay miles de sufrimientos que tenían que haber sido contemplados también".

"PAPEL HISTÓRICO" DE URKULLU

Por otro lado, ha considerado que el "papel histórico" del lehendakari, Iñigo Urkullu, es "completar la paz, que consiste en crear una Euskadi sosegada, con consenso, con tranquilidad, porque después del conflicto que hemos vivido los vascos queremos calma, tranquilidad, consenso y convivencia, y ser un pueblo modélico, que ya lo empezamos a ser". En ese sentido, ha dicho no ver "muchos problemas de reconciliación, de convivencia y cosas de estas".

Eguiguren ha insistido en que "el gran papel de Urkullu sería ese y lo estaba haciendo, pero no encaja con lo que defiende su partido", en referencia al nuevo Estatuto. El exdirigente socialista ha dicho que pensaba que Urkullu era "un lehendakari para todos los vascos y que lo estaba haciendo bien", pero luego "ves al PNV que plantea un proyecto de Estatuto que sabe que es imposible, que va a dividir las fuerzas políticas, que va a acabar en conflicto, que en Madrid no va a ser aprobado y, entonces inicias, un camino que te lleva a la confrontación, y el lehendakari dice todo lo contrario".

Según ha advertido, "no puede decir una cosa el lehendakari y otra cosa el partido, porque, al final, esto nos lleva a la división entre los vascos, a la confrontación con España", cuando los vascos necesitan, "después del escarmiento que hemos tenido en la transición, una época de paz, de tranquilidad y consenso, a poder ser incluyendo en el consenso a Bildu y a todo el mundo, pero por el camino que vamos, vamos al conflicto". "Urkullu debería pronunciarse sobre estas cosas, porque no se puede poner una vela a dios y Egibar otra al diablo", ha dicho.

Tras afirmar que, en política, "si hay voluntad siempre es posible el acuerdo", ha reconocido que "con los planteamientos que ha puesto encima de la mesa el PNV no se puede llegar a acuerdo" sobre la propuesta de nuevo Estatuto.

En el caso de que el PNV continúe adelante el proyecto de nuevo estatus, Eguiguren ha recordado que el acuerdo de gobierno de PNV y PSE-EE "dejaba fuera este tema, por tanto, se puede polemizar sobre este asunto". "El Partido Socialista tiene unas líneas rojas que no puede sobrepasar, y, además, el PNV lo sabe y sabe que si aprueban ese Estatuto con esos principios no pasará el filtro de Madrid", ha manifestado.

GOBIERNO SÁNCHEZ

Sobre el Gobierno de Pedro Sánchez, ha dicho que no esperaba que "empezaran con los master y las tesis", y ha censurado que "la derecha española piensa que es el dueño de España y cuando gobierna la izquierda va a degüello, lo vimos con Felipe, con Zapatero y, ahora, a Sánchez no le han dejado ni un día de respiro".

Tras recordar que él no apoyó a Sánchez en las primarias, Eguiguren ha afirmado que España, "en la situación política que está ahora que da pena, Sánchez es el salvavidas que tiene España" porque el presidente socialista "hace una política centrada, moderada, y progresista, y, en ese sentido, lo esta haciendo bien, con sus contradicciones, porque en las primarias hizo un campaña muy de izquierdas, y, luego, la realidad política suele ser más complicada".

"De no votarle a Sánchez ahora soy de los que piensan, no por el PSOE sino por España, que tiene que seguir, no esta legislatura, sino también la siguiente, para que España pueda a volver a ser un país respetado en Europa y los efectos de la crisis los podamos superar". "No sé cómo lo ha hecho, pero ha sido una bendición que haya llegado al Gobierno", ha concluido.