Blázquez insta a los vascos a fortalecer los principios morales en favor de la paz y contra el terrorismo

Actualizado 14/01/2007 16:56:37 CET

BILBAO, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, condenó hoy "el brutal atentado" cometido en Madrid, en el que fallecieron Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, e instó a los vascos a "fortalecer" los principios morales en favor de la paz y contra el terrorismo.

El prelado presidió la misa que se celebró a la una y cuarto de esta tarde en la Iglesia San Francisco Javier de la capital vizcaína en memoria de Palate y Estacio, las dos víctimas mortales del atentado cometido el pasado 30 de diciembre por ETA en el aeropuerto de Barajas.

"Expresamos enérgicamente nuestra repulsa y nuestra condenación del brutal atentado. La oración, la comunicación con Dios, fortalece en nosotros los perjuicios morales contra el terrorismo y el respeto al derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad y a la paz", subrayó.

Además, emplazó a que se realice "un esfuerzo" para ver "la realidad", pese a "las confusiones e interpretaciones". "Hay ocasiones en las que se requiere un esfuerzo particular para ver con claridad en medio de la confusión, para decir lo sencillo y lo fundamental sin entrar en complicaciones, para no perder de vista la realidad, por las múltiples y diversas, y a veces, contrapuestas interpretaciones, para escuchar la palabra, que nos llega con tantos ecos y, a veces, muy ruidosos", añadió.

Monseñor Blázquez transmitió su pésame "a todas las familias de los que acaban de morir de esta forma, asesinados en este terrible atentado de Madrid", así como su afecto a "todos los ecuatorianos". Igualmente, pidió "por el eterno descanso" de los fallecidos.

También mostró su satisfacción porque este colectivo vaya "encontrando aquí, en nuestra sociedad y ciertamente en nuestra Iglesia, un camino, una vía para la realización de sus sueños humanos y cristianos".

La celebración eucarística se desarrolló en la citada Iglesia San Francisco Javier, al ser el templo habitual de misas latinoamericanas desde hace cinco años y al que suelen acudir, entre otros, un centenar de ecuatorianos, compatriotas de los dos jóvenes asesinados en la acción terrorista.

La misa se inició a la una y cuarto de la tarde y, aunque fue presidida por Ricardo Blázquez, participaron en ella varios sacerdotes -entre ellos el párroco Juan Mari Bautista-, que han estado en misiones en el país andino.

Alrededor de un centenar de ecuatorianos se acercaron hasta la parroquia, además de representantes institucionales y de partidos políticos, que, previamente, participaron en el parque de Doña Casilda, junto al monolito de homenaje a las víctimas del terrorismo, en una ofrenda floral a Palate y Estacio. Durante este acto, se guardó un minuto de silencio por las víctimas del último atentado de ETA.