Actualizado 06/06/2012 21:19 CET

Comité de empresa de Celsa Atlantic presenta su alternativa al cierre de las plantas la compañía

Es voluntario y contempla bajas incentivadas y prejubilaciones para evitar medidas más "traumáticas"

VITORIA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El comité de empresa de Celsa Atlantic, la antigua Laminaciones Arregui, ha presentado una propuesta alternativa al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción planteado por la dirección, que contempla prejubilizaciones voluntarias y bajas incentivadas como forma de evitar otras medidas más "traumáticas".

Este documento ha sido elaborado por la representación de los trabajadores de esta empresa como alternativa al ERE presentado por la dirección, que contempla el cierre de las plantas alavesas de Vitoria y Urbina y el despido de sus 250 trabajadores.

El plan social diseñado por el comité tiene un carácter "voluntario" y se plantea desde la base de que el comité "no va aceptar ni firmar ningún tipo de despido". El plan será remitido a la plantilla para que decidan si se acogen o no al mismo.

El comité reconoce que si se aplica este programa, un número importante de trabajadores abandonarían la organización sin necesidad de aplicar un ERE de extinción traumático", además de que se crearía "el clima de negociación apropiado para llegar a un acuerdo en los otros puntos".

El plan establece medidas como prejubilaciones voluntarias que garanticen durante tres años un nivel de renta equivalente al 90 por ciento de la retribución neta anual actual. Además, se pide asumir con personal propio y voluntario funciones que actualmente están en contratas.

TRANSFERIR TRABAJADORES

También se plantea transferir trabajadores de forma voluntaria a la contrata de logística de Nervacero, así como la posibilidad voluntaria de movilidad geográfica nacional e internacional en el grupo. Otros puntos son las excedencias voluntarias o suspensión de contrato incentivadas, contratos a tiempo parcial y bajas incentivadas con 45 días por año trabajado con un máximo de 30 mensualidades para aquellos trabajadores que no se acojan a ninguna de las opciones anteriores y que deseen abandonar la organización.

El comité ha destacado que si la empresa acepta implantar de manera inmediata este plan social, "supondría la retirada de ERE de extinción para la totalidad de la plantilla", y de esta forma el Comité de Empresa negociaría el resto de los aspectos pendientes.

CONVENIO

Además, se ha elaborado una propuesta de convenio con vigencia para seis años, entrando en vigor el 1 de enero de 2010 y finalizando el 31 de diciembre de 2015. La jornada anual individual sería de 1.708 horas de trabajo, lo que equivale a 213 días. En materia de flexibilidad se contempla la posibilidad de habilitar en regímenes de turnos de mañana y noche, hasta cinco jornadas entre sábados por trabajador y año.

Todos los conceptos salariales de los trabajadores y empleados se congelarían durante los años 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014. En el 2015 se recuperaría el IPC real acumulado.