Condenan a un año de cárcel a una empleada de farmacia que se quedó con 66.783 euros procedentes de ventas en Galdakao

Publicado 27/12/2018 15:04:48CET

BILBAO, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Bizkaia ha condenado a un año de prisión y a una multa de 900 euros a la empleada de una farmacia de Galdakao, que se quedó con 66.783 euros procedentes de las ventas de productos del establecimiento. Además, deberá devolver la cantidad sustraída, de la que ya ha reintegrado parte.

Según recoge la sentencia de la Sección Primera de la Audiencia, la procesada, una vizcaína de 57 años de edad, fue contratada en esta farmacia de Galdakao como ayudante en mayo de 2010. Entre el 3 de junio de 2014 y el 15 de septiembre de 2016, la mujer vendió productos de la farmacia por un importe total de 66.783 euros, que cobró a los clientes "sin ingresar dicha cantidad en la caja".

Para ocultar las ventas, la encausada pasaba el producto por el lector de código de barras y, tras dispensarlo, lo registraba como "una mera consulta de su precio".

De esta forma, cuando realizaba el arqueo de la caja al finalizar cada jornada, se iba apoderando de las cantidades resultantes entre lo que figuraba en la caja y el efectivo existente, según relata el tribunal, que precisa que no consta que "en alguna de las maniobras fraudulentas distrajese cantidad superior a 400 euros".

En total, la encausada se apoderó de 66.783 euros, de los que ha reintegrado a la propietaria del establecimiento farmacéutico un total de 22.453 euros.

La sentencia, dictada con la conformidad entre las partes, condena a la procesa como autora de un delito consumado de apropiación indebida, con la atenuante de reparación del año, a un año de prisión e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Asimismo, deberá abonar una multa de seis meses a razón de 5 euros por día, con un total de 900 euros de sanción, y reintegrar a la perjudicada 44.329 euros, más intereses.

Contador