28 de febrero de 2020
 
Actualizado 17/09/2014 13:23:19 CET

Desarticulada en Bilbao una banda de traficantes de heroína

Incautados casi 100 kilogramos de heroína a la banda en distintas operaciones durante los últimos años

   BILBAO, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El grupo de Drogas de la Comisaría de la Ertzaintza Bilbao y la Unidad de Drogas de la Policía Municipal han desarticulado la mayor banda de traficantes de heroína que hasta ahora surtía a la cornisa cantábrica y al sudoeste de Francia en una operación en la que han sido detenidas nueve personas e imputadas otras dos.

   En los tres últimos días se han incautado 32 kilogramos de heroína. Esta operación se suma a otras dos realizadas contra este mismo grupo durante los dos últimos años en las que, además de desmantelar su estructura de distribución, se le han incautado un total de 100 kilogramos de droga.

   Las investigaciones que han propiciado la operación "Zura" se iniciaron a primeros de año cuando agentes de la Unidad de Drogas de la Comisaría de la Ertzaintza de Bilbao detectaron que el grupo, afincado en la capital vizcaína, estaba llevando a cabo actividades relacionadas con el tráfico de sustancias estupefacientes. Las primeras indagaciones concluyeron que el entramado estaba introduciendo en Euskadi heroína en cantidades importantes.

   Sin embargo, los especialista se centraron, en esta ocasión, en tratar de identificar al líder de la banda, que, en las dos operaciones anteriores, no pudo ser encausado por desconocerse su identidad, circunstancia que propició que la banda se reorganizara y continuara con su actividad criminal a pesar de los "reveses" sufridos tras las dos operaciones anteriores.

   En esas operaciones, agentes de la Ertzaintza ocuparon el mayor alijo decomisado en el País Vasco hasta la fecha. Este individuo adoptaba importantes medidas de seguridad. En sus desplazamientos no utilizaba coche propio, siendo trasladado en diferentes vehículos por colaboradores, además cambiaban de número de teléfono móvil, tanto él como sus colaboradores, de manera regular y, como norma general, después de cada operación.

   Por todo ello, según la Ertzaintza y la Policía Municipal, era una persona "muy escurridiza", que incluso, al inicio de la investigación, se desplazó dos meses a África, por sospechar que estaba siendo investigado.

   Los especialistas en estupefacientes de la Ertzaintza mantuvieron  una reunión con los responsables de la Unidad de Drogas de la Policía Municipal de Bilbao, quienes tenían en marcha una investigación paralela sobre el mismo grupo desde varios meses antes.

   Los responsables de las unidades de ambos cuerpos, que mantienen "una colaboración permanente" intercambiaron información sobre los sospechosos y pusieron en marcha una operación coordinada para la desarticulación del grupo.

   Las pistas se centraron en la vigilancia de una tienda de productos africanos ubicada en la calle San Francisco de Bilbao, regentada por el presunto líder de la banda, y lugar donde había establecido su cuartel general, tapadera utilizada para distribuir la droga que de manera periódica traía de Holanda, identificándose de este modo al cabecilla de esta organización criminal.

   A partir de ese momento, se comprobó que dicho individuo viajaba a Holanda, donde contactaba con distribuidores de droga de ese país, cerrando personalmente los negocios. Posteriormente, uno o dos correos, como en el momento en el que se inició la operación antidroga en Termibus, viajaban a los Países Bajos y traían a la capital bilbaína la droga, cuyas cantidades oscilaban en función de las necesidades del negocio y de la cartera de clientes del líder de la banda.

   A continuación, la sustancia estupefaciente era distribuida a traficantes que compraban cantidades de droga que oscilaban entre el medio y el kilo de heroína, y que eran distribuidas en diferentes localidades de la cornisa Cantábrica y el Sur de Francia, habiéndose identificado en el transcurso de las investigaciones a siete de esos distribuidores. El resto de la heroína era vendida en el citado comercio de San Francisco a pequeños traficantes que, como norma general y a pequeña escala, distribuían la sustancia en la capital bilbaína.

   El operativo culminó el pasado sábado con la detención de dos componentes de la banda en la estación de Termibus de Bilbao. Los arrestados, que supuestamente actuarían como correos para la organización, descendían de un autobús con varias maletas en cuyo interior fueron hallados 32 kilogramos de heroína, cuya pureza no ha sido determinada por el momento, pero que podría soportar tres o cuatro cortes.

NO SE DESCARTAN NUEVAS DETENCIONES

   Durante las siguientes horas, agentes de ambos cuerpos detuvieron a otros siete integrantes de la banda y realizaron diferentes registros en viviendas y locales comerciales de barrios de San Francisco e Irala. A los arrestados les fueron incautados utensilios para la manipulación de la droga y diversa documentación. El valor de la sustancia ocupada durante la operación superaría en el mercado los cuatro millones de euros.

   La operación se considera cerrada y el grupo delictivo desmantelado, aunque no se descartan nuevas detenciones derivadas del análisis de la documentación y de las investigaciones que se continúan realizando.