Euskadi registró en 2018 un total de 169 nuevos diagnósticos de VIH, frente a los 135 de 2017

Publicado 18/07/2019 13:24:55CET
Euskadi registró en 2018 un total de 169 nuevos diagnósticos de VIH, frente a los 135 de 2017, lo que supone una tasa de 7,75 casos nuevos por cada 100.000 habitantes, frente al 6,1 del año anterior
Euskadi registró en 2018 un total de 169 nuevos diagnósticos de VIH, frente a los 135 de 2017, lo que supone una tasa de 7,75 casos nuevos por cada 100.000 habitantes, frente al 6,1 del año anteriorGOBIERNO VASCO

Osakidetza destaca el aumento "explosivo" de las ITS y pone en marcha una campaña de concienciación sobre el uso del preservativo

VITORIA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

Euskadi registró en 2018 un total de 169 nuevos diagnósticos de VIH, frente a los 135 de 2017, lo que supone una tasa de 7,75 casos nuevos por cada 100.000 habitantes, frente al 6,1 del año anterior. En el 51,5% de los casos hubo un diagnóstico tardío, lo que supone que se detectaron cuando el sistema inmunitario estaba ya muy afectado.

La consejera de Salud, Nekane Murga, ha presentado este jueves la memoria del Plan vasco del Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), que anualmente recoge los principales datos epidemiológicos y las actuaciones desarrolladas en Euskadi.

Además, ha anunciado la puesta en marcha el próximo lunes de una campaña de concienciación con el mensaje 'Tú eliges lo que entra en tus relaciones. Decide también lo que queda fuera'.

El objetivo es sensibilizar a la ciudadanía respecto a la vigencia del VIH y las infecciones de transmisión sexual; e incidir una vez más en la necesidad de utilizar preservativos en las relaciones sexuales.

En Euskadi, se registraron el pasado año 169 infecciones por VIH, frente a 135 en 2017 o 158 en 2016, lo que supone una tasa de 7,75 casos por cada 100.000 habitantes; un punto menos que la tasa del conjunto del Estado, pero por encima del 6,1 del año anterior en Euskadi, y del 7,3 de 2016.

El 80,5% corresponde a hombres, y la edad media de las personas diagnosticadas es de 36,7 años. La infección por VIH es mayoritariamente una enfermedad de transmisión sexual, donde la transmisión en hombres que tienen sexo con hombres sigue siendo mayoritaria, un 56,2% del total de los diagnósticos (55,6% en 2017); la transmisión por vía heterosexual supone un 32,6% (38,3% en 2017).

En el 51,5% de los casos hubo un diagnóstico tardío, lo que supone que se detectaron cuando el sistema inmunitario estaba ya muy afectado, con una cifra inferior a 350 células CD4.

Osakidetza atendió en 2018 con tratamientos antirretrovirales a un total de 5.852 pacientes, con una inversión de más de 22,5 millones de euros.

En cuanto al alcance de las medidas preventivas llevadas a cabo, destaca la realización de 2.210 test rápidos del VIH en las farmacias de Euskadi, que han permitido detectar 9 positivos, así como los 883 autotest para hacer en casa que estos establecimientos distribuyeron; las 96 pruebas realizadas en las consultas especializadas en pruebas de VIH; y los 125.593 kits-jeringuillas --más de 90 mil, distribuidos en las propias farmacias; y más de 35 mil, a través de las ONGs--.

INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Respecto al conjunto de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), Osakidetza cuenta con tres consultas específicas de infecciones de transmisión sexual en Bilbao, San Sebastián y, desde 2017, también en Vitoria.

En el conjunto de esas tres consultas presenciales durante 2018 se diagnosticaron 599 casos de chlamyidia; 156 de herpes genital; 355 infecciones gonocócicas y 184 casos de sífilis precoz.

En el caso de Bilbao, se registró un aumento general de las infecciones de todo tipo, mientras que en San Sebastián el número de diagnósticos se mantuvo estable. La consulta de Vitoria comenzó en 2017, por lo que los datos de 2018 necesariamente reflejan un elevado diferencial.

Osakidetza ofrece, además de estas consultas presenciales, una virtual on line para hombres que tienen sexo con hombres. Desde su puesta en marcha, 717 personas han entrado en esa aplicación y cumplimentado el cuestionario.

Junto a la consejera de Salud ha comparecido el coordinador del Plan del Sida e Infecciones de Transmisión Sexual, Antonio Arraiza, y la presidenta de Euskalsida, la federación de asociaciones que trabajan en el ámbito del VIH en Euskadi, Marta Pastor.

DIAGNÓSTICO PRECOZ Y PREVENCIÓN

El coordinador del Plan del Sida e Infecciones de Transmisión Sexual, Antonio Arraiza, ha explicado que los diagnósticos tardíos es el asunto que más les preocupa, y en el que el Gobierno Vasco cree que debe "pelear" impulsando el diagnóstico precoz y la prevención.

Según ha explicado, un diagnostico tardío significa que la persona lleva unos cuantos meses conviviendo con la infección y ha indicado que estos casos están cerca del 50% en todos los años, algo que ha relacionado con el hecho de que es difícil saber si existe infección hasta que no da síntomas.

Por ello, ha subrayado la importancia de impulsar el diagnóstico precoz y diagnosticar antes de que dé ningún síntoma porque antes se pondrá en tratamiento y "se corta la correa de transmisión, mejorando al salud de la persona tratada y del resto, al no transmitirse".

Arraiz ha reiterado la necesidad de la prevención y en la "no banalización del riesgo en el acto sexual". También ha insistido en el diagnóstico precoz aconsejando a todo el mundo que se haga una prueba, que se puede adquirir en las farmacias, en las ONG o en las consultas de ITS que Osakidetza tiene en los tres Territorios.

En este sentido, ha explicado que Euskadi se mantienen entre los 150 y los 160 casos al año, un número "muy grande" de personas que adquieren el VIH pero ha subrayado que "más explosivo" es el aumento de las ITS.

Tras destacado que no se tata del mismo problema a nivel clínico, porque se curan fácilmente, ha insistido en que es un problema añadido que está "relacionado con la banalización del riesgo y la no toma de medidas, el uso del preservativo para mantener un sexo seguro".

La presidenta de Euskalsida, Marta Pastor, por su parte, ha subrayado la necesidad de que la población no sienta que esto es algo que no va con ellos, porque cualquier persona que ha tenido sexo sin preservativo, por mucho que sea en su pareja, también podría hacerse la prueba".

"Las 169 personas que se han infectado este año o las del año pasado, también son personas con parejas estables, casadas; esto no es exclusivo de un colectivo ajeno. Si todo el mundo se hiciera la prueba, se detectarían un montón de casos que van a ser diagnosticados de forma tardía dentro de equis años", ha explicado.

Por ello, ha animado a la población a hacerse la prueba y a "no perpetuar el tabú sobre estas cuestiones que no son ajenas a ellos" porque "todo el mundo tiene relaciones sexuales y este es un riesgo asociado al sexo".

"El riesgo está en no usar preservativo. Mucha gente se ha infectado con sus parejas estables porque la persona que tenía VIH no lo sabía y lo ha adquirido ven parejas anteriores. Es hora de pensar que el VIH y la infidelidad. La gente de bien también se infecta de VIH", ha zanjado.