Actualizado 27/08/2018 10:21

Muñoz cree que la "unidad ELA y LAB estorba" en la estrategia de EH Bildu

Secretario general de ELA, Adolfo Muñoz
Europa Press

Considera "muy grave y duro" el proyecto de institucionalización del diálogo social que busca "institucionalizar lo que no existe"

BILBAO, (EUROPA PRESS)

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, cree que en la estrategia de EH Bildu de llegar a "acuerdos de país" con el PNV, "estorba una unidad sindical entre ELA y LAB" en "clave de contrapoder".

En una entrevista concedida a Europa Press, ha calificado, por otra parte de "muy grave y duro" el borrador del proyecto de decreto de institucionalización del diálogo social que busca "institucionalizar lo que no existe".

El dirigente sindical ha calificado de "injustas" las recientes críticas del exsecretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, a ELA, cuya posición afirmaba no entender, mientras acusaba al sindicato de mantener una actitud de "mero analista observador de las políticas de los agentes institucionales".

Muñoz ha afirmado que hubiera entendido que hubiese un llamamiento a la unidad de ELA y LAB pero "en absoluto" esas palabras de Díez Usabiaga, que, en la actualidad, es el responsable de orientación estratégica de Sortu.

A su juicio, de sus palabras se desprende que "no han procesado" la "miseria laboral" que existe y la estrategia patronal "para debilitar al movimiento sindical". "Sólo se puede entender hablar de esa manera desde quienes conciben al movimiento sindical como algo puramente instrumental para los gobiernos y partidos y nosotros no somos eso. Ese pensamiento se parece cada vez al de la derecha política", ha añadido.

El dirigente sindical ha afirmado que ELA quiere tener una "relación dialéctica con la izquierda política" pero esa izquierda política tiene que tener "una praxis de contrapoder" de cara a "escenarios de colaboración". "La izquierda política, si decide bailar en la misma baldosa que baila la derecha, no hay cambios", ha dicho.

Muñoz ha señalado que se han dado en el Parlamento acuerdos de EH Bildu con el Ejecutivo Urkullu sobre negociación colectiva, salud laboral o brecha salarial "sin ningún contenido" y, además la coalición abertzale "le ha dado al Gobierno la posibilidad de que gane tiempo para ver si es posible reformar para recortar la RGI".

El dirigente de ELA ha afirmado que EH Bildu "referencia sus prioridades" en "acuerdos de país" con el PNV y se muestra "disponible para darle la gobernabilidad". Muñoz ha añadido que, por su parte, la formación jeltzale establece para esos acuerdos de país "un peaje", "el de no discutir el modelo de sociedad", por lo que cree que a esa estrategia "no le interese una alianza ELA y LAB en clave de contrapoder porque dejaría en evidencia que se está relativizando el modelo de sociedad".

"EH Bildu referencia sus prioridades en acuerdos de país con el PNV y probablemente, para hacer eso, sea un estorbo una alianza sindical en clave de contrapoder", ha añadido.

En este sentido, ha explicado que han planteado a LAB el debate de que la "izquierda política se va" y hay que discutir cuál es el papel de los sindicatos para evitarlo". A su juicio, ambas centrales deberían trabajar "para que la izquierda política haga oposición al neoliberalismo".

Muñoz ha indicado, por tanto, que las dificultades para interpelar a la izquierda política vasca es una de las razones que explican el desencuentro con ELA y la otra tiene que ver con la negociación colectiva.

En este sentido, Muñoz ha afirmado que ELA defiende que las huelgas son "imprescindibles" si se quiere abordar la precariedad y los bajos salarios. "Si se plantean huelgas tenemos dificultades con LAB y, si dos sindicatos tienen dificultades para trabajar juntos en una huelga, es muy complicado que esa unidad funcione", ha indicado Muñoz, que espera que el reforzamiento que ha hecho LAB de su caja de resistencia vaya "unido a una reflexión estratégica de que la huelga es imprescindible".

Por lo tanto, Muñoz ha manifestado que, en la medida en que esos elementos de "desencuentro" no sean "resueltos, la cosa está complicada" en la unidad de acción entre ambos sindicatos.

En relación a CC.OO. y UGT, cree que tienen "serias dificultades" para explicar los resultados de su presencia en las mesas de diálogo social, que ahora está "suspendida" tras el acuerdo de colaboración por el empleo firmado por Confebask y el Gobierno Vasco.

A su juicio, lo que se ha constatado es que lo que funcionan son las relaciones bilaterales entre el Gobierno y la patronal y, mientras "funcione esa relación", no hay diálogo social. "Lo ha matado el neoliberalismo", ha apuntado.

DIÁLOGO SOCIAL

En este sentido, ha señalado que el borrador del Gobierno vasco del proyecto de decreto de institucionalización del diálogo social que ha remitido a los agentes sociales es "muy grave y muy duro", y ha asegurado que "sería institucionalizar algo que no existe".

"Cuando Unai Sordo dice que hemos renunciado al diálogo, no es así, lo que pasa es que la foto hoy es muy contundente y entre gobiernos instituciones y patronal cada vez es más difícil distinguir a unos de otros a la hora de dar cobertura al debilitamiento de los salarios y de lo social", ha afirmado.

A su juicio, lo que deberían hacer CC.OO. y UGT es presentarse ante los trabajadores como "un instrumento útil, organizar a la gente y plantear batalla" que es lo que "ELA seguirá haciendo".

De cara a la negociación colectiva, ha afirmado que seguirán con su estrategia y, tras recordar que han firmado 9 de 15 convenios sectoriales en el último semestre, ha subrayado que contienen incrementos retributivos superiores al IPC y no hay "ningún elemento de retroceso", además de regularse externalizaciones y subrogaciones laborales.

Muñoz niega que quieran "marginar" la negociación sectorial, pero ha apuntado que en ese ámbito la patronal se encuentra "muy fuerte" como consecuencia de las reformas laborales.

El dirigente de ELA augura mayor confrontación porque la patronal "no tiene "ninguna voluntad de renunciar a lo obtenido" y abordar la negociación colectiva "en parámetros diferentes", por lo que "determinados contenidos reivindicativos solamente son posibles desde la fuerza y sin renunciar al conflicto".

EPSV

Ante el planteamiento del Gobierno Vasco de extender las EPSVs de empleo, Muñoz ha asegurado que "no es de recibo" y resulta "impropio de una sociedad democrática" que no haya habido "ningún contacto como ELA" para hablar sobre esta iniciativa.

Muñoz ha asegurado que, en los últimos años, hay una estrategia para "bajar" salarios y también los impuestos a las rentas altas. "Si esas dos estrategias se consolidan, no es sostenible el sistema publico de pensiones y tampoco la generalización de las EPSVs", ha advertido.

A su juicio, puede haber un "interés" de las haciendas y el Gobierno Vasco de "hacer más desgravaciones fiscales" para que "la gente que gana dinero pague menos impuestos" En este sentido, ha señalado que es "incompatible la apuesta por el debilitamiento salarial" con el planteamiento de generalización de las EPSVs y cree que "hay que hablar primero de lo otro" porque ELA "no va a generalizar más desgravaciones para quienes pagan pocos impuestos".

El secretario general de ELA cree que, cada vez es "más difícil distinguir a un representante empresarial de uno del Gobierno" y que el Ejecutivo vasco está concediendo "el monopolio de la influencia en política al dinero, a la banca y a la patronal", mientras "estigmatiza y sataniza" a los que "militan en el contrapoder".

Por último, en relación a la siniestralidad laboral, ha calificado de "inaceptable" que el Gobierno Vasco "iguale responsabilidades" en los accidentes de trabajo entre empresa y trabajadores porque "no es verdad" y ha recordado la relación entre precariedad y siniestros.

"El Gobierno cuando iguala responsabilidades elude la suya que es aplicar medidas coercitivas para hacer cumplir la ley a quien no la cumple. No quiere hacer nada que moleste a la patronal", ha manifestado.

Más información