El nuevo acelerador de última generación de Cruces para tratamiento oncológico tratará 500 pacientes al año

Acelerador
GOBIERNO VASCO
Actualizado 24/09/2018 17:53:32 CET

Es el segundo de los cinco previstos en el acuerdo alcanzado por el Gobierno Vasco con la Fundación Amancio Ortega

BILBAO, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El nuevo acelerador de última generación para el tratamiento oncológico puesto en marcha en el hospital barakaldés de Cruces --segundo de los cinco previstos en el acuerdo alcanzado por el Gobierno Vasco con la Fundación Amancio Ortega-- permitirá tratar a medio millar de pacientes al año.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, junto con el consejero de Salud, Jon Darpón, y el vicepresidente de la Fundación Amancio Ortega, José Arnau, han visitado este lunes las nuevas instalaciones y se han reunido con los profesionales del servicio de Oncología Radioterápica para conocer "los avances y mejoras" que supondrá el nuevo acelerador.

Contemplado en el acuerdo de colaboración con la Fundación Amancio Ortega, se trata del segundo tras el instalado en el Hospital Universitario Donostia en el mes de julio, según ha informado el Gobierno Vasco.

En total son cinco los aceleradores que recoge el acuerdo que se firmó en abril del año pasado entre el Ejecutivo y la Fundación Amancio Ortega, y que supone una inversión de 14.700.000 euros destinados a mejorar el equipamiento de la sanidad pública vasca para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades oncológicas.

Tras el encuentro con los profesionales, Iñigo Urkullu ha señalado que "seguimos comprometidos con una apuesta firme con la prevención y la detección precoz del cáncer como lo demuestra la puesta en marcha del Programa piloto de Cribado poblacional de cáncer de cérvix que el próximo mes se extenderá a Álava o del Plan Oncológico de Euskadi 2018-2023 que estamos ya desarrollando y poniendo en marcha".

La detección precoz a través de la implantación de los programas de cribado de cáncer de mama, colon y cérvix siguen constituyendo "una de las prioridades del Departamento de Salud y de Osakidetza", ha destacado.

"Estas actuaciones han aumentado las tasas de supervivencia y la calidad de vida de las personas con enfermedades oncológicas que siguen siendo la principal causa de muerte en Euskadi. La adquisición de nuevas herramientas supone también un paso adelante muy importante y por eso agradecemos a la Fundación Amancio Ortega su ayuda y colaboración para hacer frente al cáncer", ha resaltado.

"TECNOLOGÍA MÁS AVANZADA"

Por su parte, el vicepresidente de la Fundación Amancio Ortega, José Arnau, ha destacado que "la Fundación ha querido colaborar con la sanidad pública acelerando la incorporación de la tecnología más avanzada en la lucha contra el cáncer, pero los beneficios que proporcionan estos modernos equipamientos son realmente significativos gracias a la elevada capacitación técnica de los profesionales de la salud, su compromiso con los pacientes y su esfuerzo diario por ofrecer la mejor atención".

El nuevo acelerador lineal constituye, frente a los aceleradores convencionales, una "versátil" plataforma integrada de Radioterapia y Radiocirugía guiada por imagen, que "puede tratar tumores y tejidos en movimiento con unos niveles de precisión y velocidad sin precedentes".

En este sentido, el lehendakari ha sostenido que "este acelerador al servicio del tratamiento de enfermedades oncológicas podrá tratar 500 pacientes al año". "Es el acelerador lineal más preciso, fiable y completo que existe en la actualidad y aporta un concepto novedoso: la Radioterapia Mínimamente Invasiva", ha valorado.

Este equipo permitirá reducir los efectos secundarios a los pacientes y llevar a cabo las siguientes técnicas de tratamiento de forma más precisa y segura que con otros dispositivos: Radioterapia de Intensidad Modulada (IMRT) o de Arcoterapia Volumétrica Modulada (V-MAT y Rapid Arc), Radiocirugía cerebral, Radioterapia Estereotáxica Fraccionada Extracraneal (SBRT), Radioterapia Guiada por Imagen (IGRT) mediante sistemas robotizados y radioterapia adaptativa.

Este avance tecnológico abrirá un "amplio abanico" de nuevas opciones terapéuticas en el paciente oncológico con enfermedad localizada y/o oligometastásica, alcanzando unos "elevados índices de control local con mínima morbilidad".

TRABAJO COORDINADO

El lehendakari se ha referido también al trabajo de coordinación que se viene realizando entre los hospitales de Osakidetza. De este modo, en Bizkaia, entre los hospitales universitarios de Basurto y Cruces se superarán a final de este año los 3.300 pacientes tratados con radioterapia.

Según ha destacado, se trata de una cifra lograda gracias a la "implicación de los profesionales, y a una extensión de servicio en el Hospital Universitario Cruces, de 7 de la mañana a 12 de la noche, incluidos sábados por la mañana y algunos festivos".

Por último, ha recordado que "a este segundo acelerador le seguirán otros tres aceleradores lineales para radioterapia que se instalarán, junto a un segundo en Cruces, también en los Hospitales de Basurto y Txagorritxu, así como un mamógrafo digital para el programa de screening de cáncer de mama".