Publicado 01/08/2021 12:02CET

Obispo de Vitoria apela a la responsabilidad ante la covid en las fiestas de La Blanca y a hacer "una ciudad más humana"

Archivo - El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, en el día de Nuestra Señora de Estibaliz
Archivo - El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, en el día de Nuestra Señora de Estibaliz - OBISPADO DE VITORIA - Archivo

Llama a "centrarse en lo importante y dejar de lado lo secundario, lo que no aporta nada más que división y enfrentamiento"

VITORIA, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, ha apelado este domingo a la responsabilidad de los vitorianos ante la covid-19 en la celebración de las próximas fiestas de la Virgen Blanca, cuando se está en plena quinta ola de la pandemia, y a hacer "una ciudad más humana, más respetuosa en la que se sepa convivir y disfrutar, sin excluir". Además, ha realizado un llamamiento a "centrarse en lo importante y dejar de lado lo secundario, lo que no aporta nada más que división y enfrentamiento".

El prelado ha escrito una carta abierta a toda la sociedad en los días previos de las fiestas en honor a la Virgen Blanca, patrona de Vitoria-Gasteiz, y que cada año se celebran del 4 al 9 de agosto, en la que recuerda que, por segundo año consecutivo, se celebrarán estos días "bajo una situación atípica" por la incidencia de la pandemia, en esta ocasión con la quinta ola de covid-19. Por ello, ha pedido "mucha precaución y extremar las medidas sanitarias que frenen la propagación de este virus".

En estos momentos, Elizalde ha querido apelar a la esperanza. "Poco a poco vamos viendo un futuro más esperanzador", ha dicho, para emplazar a "centrarse en lo importante y dejar de lado lo secundario, lo que no aporta nada más que división o enfrentamiento".

Según ha explicado, a diferencia del pasado año, en este, "pese a estar aún sin la normalidad" de siempre, habrá presencialidad en varios actos culturales, sociales y religiosos organizados desde diversas instituciones civiles y eclesiales.

De esta forma, se celebrarán la novena todas las tardes a las 19.30 horas en la iglesia de San Miguel, las Solemnes Vísperas de la tarde del 4 de agosto a las 19.30 horas y que dan inicio a las fiestas de La Blanca, la Misa Pontifical a las 10.30 horas del día 5 y en las eucaristías centrales durante los demás días festivos y otros actos religiosos como la ofrenda floral de los txikis en la hornacina de la Virgen Blanca de 11.30 horas a 13.00 horas el día 7, el aurresku y misa por los blusas y neskas fallecidos el día 8 a las 11.30 horas o la Salve Popular el 9 a las 20.30 horas en la balconada como fin de estas fiestas 2021.

El obispo de la capital alavesa ha reclamado responsabilidad y respetar las medidas sanitarias en todo momento y ha recordado que en todas las parroquias, especialmente en la de San Miguel donde se encuentra la capilla de la Virgen Blanca, "corazón de la ciudad en estos días", se rezará "por todos los vecinos de Vitoria, especialmente por quienes están enfermos, por quienes han perdido en estos últimos meses a algún ser querido y por los fallecidos".

Para "evitar más situaciones dolorosas y por responsabilidad colectiva", Juan Carlos Elizalde ha advertido de que "lo festivo no debe hacer olvidar el sufrimiento de muchas personas a causa de este virus que aún circula por las calles y plazas".

CUIDARSE MUTUAMENTE

Por ello, anima a que estas fiestas hagan a los vitorianos "más conscientes de la necesidad" de cuidarse mutuamente. "Si algo debemos fortalecer en nuestro interior es nuestra empatía hacia las personas vulnerables, tanto de salud como económicas", ha remarcado.

En su misiva, recuerda que "los mayores y los excluidos sociales han estado y siguen estando en el centro de la oración y acción de la Iglesia especialmente durante los meses duros de pandemia" con "acompañamiento, escucha, disponibilidad, ayuda y cariño". A su juicio, hay que procurar que "poner lo mejor de nosotros en todo" lo que se haga "con las personas más necesitadas".

Tras instar a tener "más esperanza y menos resignación", ha emplazado a "seguir adelante, en medio de estas circunstancias", para hacer de Vitoria "una ciudad más humana, más respetuosa con todos, que sepa convivir y que sepa disfrutar sin excluir", y teniendo en cuenta "al que sufre".

Su carta concluye con una petición a la Virgen Blanca "por el final de esta pandemia" y conciencie de que el mundo "necesita más que nunca fraternidad, esperanza, misericordia, unidad y compasión".

Para leer más