Publicado 18/07/2021 17:39CET

Los operarios vascos dejaron de trabajar 59.800 jornadas por huelga en 2020, por debajo de los tres años anteriores

Archivo - Caravana de coches de autoescuela en huelga en Bizkaia
Archivo - Caravana de coches de autoescuela en huelga en Bizkaia - Europa Press - Archivo

La duración media de las huelgas fue de 11,2 días, dos días menos que en 2019, con una participación media de 135 trabajadores

BILBAO, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los operarios vascos secundaron el pasado año 190 huelgas laborales, en las que participaron 25.642 personas, siendo 59.741 el número de jornadas no trabajadas. Esto supone un importante descenso de la conflictividad, situándose el número de jornadas no trabajadas el pasado año por debajo de las registradas en 2019 (391.830 jornadas perdidas), 2018 (110.838 jornadas) y 2017 (96.423 jornadas).

Según datos del Consejo vasco de Relaciones Laborales, respecto de 2019, estas cifras de conflictividad suponen una significativa reducción tanto en el número de huelgas (-38,3%), como en el de partícipes (-67,9%), y en el de jornadas no trabajadas (-84,8%).

Aunque a esta reducción ha contribuido la situación provocada por la pandemia en el año 2020, el CRL destaca que los datos de conflictividad por huelgas de 2019 fueron los más elevados de los últimos 12 años.

El importante aumento registrado en la conflictividad a lo largo de 2019 fue consecuencia sobre todo de dos conflictos sectoriales: el de la industria siderometalúrgica en Bizkaia y en menor medida el de la enseñanza concertada.

Las jornadas de paro llevadas a cabo por los trabajadores de estos sectores fueron en conjunto más del 80% del total de jornadas no trabajadas por huelgas de aquel año.

ÁMBITO PRIVADO

Atendiendo al ámbito institucional (privado/público), la mayor parte de las huelgas, participantes y jornadas no trabajadas corresponden en 2020, como en años anteriores, al ámbito privado, aunque al igual que lo ocurrido en los ejercicios precedentes, algunas de estas huelgas se han llevado a cabo en sectores que, aunque no pertenecen al sector público, sí dependen de la financiación de la Administración para el desarrollo de su actividad, como la enseñanza, comedores escolares o ayuda a domicilio.

A diferencia de lo ocurrido el año anterior, en 2020 las huelgas de empresa supusieron el 70,5% de las jornadas no trabajadas, mientras que en 2019, como consecuencia sobre todo de las huelgas de la industria siderometalúrgica de Bizkaia y de la enseñanza concertada, los conflictos de sector fueron responsables del 84,7% del total de jornadas no trabajadas.

Al igual que en años anteriores, la negociación colectiva fue en 2020 la principal causa de conflictividad, aunque su importancia disminuyó respecto de 2019. Así, fue el desencadenante del 67,9% de las huelgas, en las que tomaron parte el 76,7% de los trabajadores, y motivó el 70,2% del total de las jornadas perdidas, mientras que en 2019 estos porcentajes fueron del 74,1%, 95,9% y 97,2% respectivamente.

SECTOR SERVICIOS

El análisis por sectores económicos muestra que en 2020 la conflictividad se concentró en el sector servicios, con el 61,1% de todas las huelgas, el 71,9% de los trabajadores afectados por este tipo de conflictos y el 61,9% de las jornadas perdidas.

Pos su parte, la industria fue responsable del 36,8% de todas las huelgas, el 28% de las personas participantes y el 37,1% de todas las jornadas no trabajadas.

Tras el paréntesis que supuso el año 2019, en el que, debido sobre todo al conflicto de la industria siderometalúrgica de Bizkaia, la industria concentró el mayor número de trabajadores afectados y de jornadas perdidas, en 2020 se recupera la tendencia de los años 2017 y 2018 en los que claramente la mayoría de las huelgas se desarrollaron en el sector servicios.

La construcción fue responsable en 2019 del 1% de las jornadas no trabajadas y el sector primario del 0,04%, estando estos dos sectores muy alejados en lo que a conflictividad se refiere de la industria y los servicios, teniendo además una población trabajadora notablemente inferior.

MENOR CONFLICTIVIDAD

Por lo que se refiere al conjunto del Estado, a lo largo de 2020 también disminuyó de manera importante la conflictividad laboral. El número de huelgas se redujo un 45,8%, mientras que el número de participantes descendió un 42,7% y las jornadas no trabajadas cayeron un 37%.

La participación media por huelga en la Comunidad autónoma vasca, que en 2019 se situó en 259 personas, se redujo a 135 personas en 2020. La reducción más importante tuvo lugar en el número medio de jornadas no trabajadas por huelga, que se situó en 314, frente a las 1.272 jornadas de 2019.

Por lo que se refiere a las horas no trabajadas por cada trabajador en huelga en el País Vasco, éstas se redujeron a la mitad respecto de 2019, pasando de las 39,3 horas de 2019 a las 18,6 en 2020.

Por último, la duración media de las huelgas fue de 11,2 días en 2020, lo que supone dos días menos respecto al dato registrado en 2019, ligeramente por encima de la media del período 2011-2018, en el que se situó en 10,1 días.

En cualquier caso, los datos de 2019 fueron "anormalmente elevados" por la repercusión que tuvieron los dos conflictos sectoriales de la industria siderometalúrgica en Bizkaia y de la enseñanza concertada.

Contador

Para leer más