San Sebastián acoge una exposición que homenajea la acción solidaria antifranquista de las mujeres de la Red Álava

Publicado 04/09/2018 17:26:59CET

La muestra destaca "la labor de las mujeres por los derechos y libertades de los vascos" en esta red clandestina

SAN SEBASTIÁN, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La sala de exposiciones del Centro Cultural Aiete de San Sebastián acoge entre el 6 y el 26 de septiembre la exposición itinerante 'Red Álava. Mujeres invisibles, solidaridad y espionaje (1936-1947)', comisariada por el historiador y profesor de la UPV/EHU Josu Chueca y con la colaboración entre otras instituciones, de la Diputación Foral de Gipuzkoa. La muestra destaca "la labor de las mujeres por los derechos y libertades de los vascos" en esta red clandestina.

La exposición se enmarca dentro de los actos organizados con motivo del 75 aniversario del fusilamiento de Luis Álava Sautu, máximo dirigente de la red bautizada con su apellido, "Red Álava", que entre 1936 y 1940, durante la Guerra Civil y comienzos de la dictadura franquista, realizó innumerables acciones solidarias a favor de los presos, exiliados y sus familias, además de espías para los Aliados, según ha explicado la institución foral guipuzcoana.

Para llevar a cabo esta labor, la Red Álava llegó a contar con casi medio centenar de integrantes de los que se tiene noticia. En ella concurrieron gentes de toda clase social de Álava, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra. Sin embargo, las que articularon la Red fueron cuatro mujeres: Itziar Mugika (San Sebastián), Delia Lauroba (San Sebastián), Bittori Etxeberria (Elizondo) y Tere Verdes (Bilbao).

La exposición pretende "sacar a la luz la acción que desarrollaron estas mujeres y hombres, los motivos humanitarios y políticos que la originaron" y, sobre todo, destacar el papel de las mujeres como "sujetos activos de la Resistencia desde el anonimato y su lucha contra el fascismo".

Comisariada por el profesor de Historia de la UPV/EHU Josu Chueca, la muestra se compone de diez paneles en los que se relatan "el valor y la abnegación que demostraron desde el anonimato aquellas mujeres y hombres"; diez vitrinas con fotografías, objetos y documentos inéditos hasta la fecha, planos, diarios redactados por miembros de la Red en reclusión; documentación original que forma parte del sumario instruido contra las mujeres y hombres de la organización, y un documental que explica y contextualiza las acciones que realizaron.

En el documental 'Red Álava, la red de mujeres invisibles', producido por Baleuko, se recogen las voces originales de las mujeres implicadas en esta organización, ilustradas con los dibujos de Iñaki Madariaga, así como la participación de familiares, periodistas, escritores, e investigadores.

A lo largo del recorrido expositivo, el visitante también podrá escuchar testimonios originales de tres de las protagonistas de la Red Álava, conservados en el Archivo de Sabino Arana Fundazioa. Más de 80 años después y gracias a una entrevista que el periodista y escritor Eugenio Ibarzabal les realizó en los años 70, Bittori Etxeberria, Itziar Mujika y Delia Lauroba (Tere ya había fallecido para entonces) van contando sus vivencias.

CUATRO MUJERES EXTRAORDINARIAS

La Diputación ha relatado que la intensificación de las labores de estas cuatro mujeres comenzó tras la caída del Ejército vasco en Santoña, "asistiendo a los soldados vascos presos, llevándoles comida, ropa y, sobre todo, solidaridad".

Esta primera labor asistencial se complementó con labores de correo entre los 'burukides' encarcelados y exiliados. "Además, Bittori, Itziar, Tere y Delia comenzaron a extraer informaciones sobre la situación procesal y de condena de los presos", ha apuntado.

En esa línea, ha señalado que esta información, cuando hacía referencia a prisioneros en peligro de ser ejecutados, "las autoridades vascas en el exilio la ponían en conocimiento de las cancillerías y personas que podían influir en las autoridades franquistas, salvando de esta manera la vida de muchos presos".

Pero la Red Álava no se limitó, únicamente, a estas funciones. En las vísperas y en los primeros meses de la Segunda Guerra Mundial, esta Red informó a los Aliados sobre los efectivos militares españoles, las obras de defensa del Pirineo, sobre armamento, sobre actividades alemanas e italianas en España, "aportando de esta manera el apoyo vasco a las potencias democráticas al inicio de la contienda mundial".

Además, ha destacado que, información recabada por policías españoles y alemanes en la delegación del Gobierno vasco en París tras la ocupación de Francia, en junio de 1940, hizo posible la caída de la Red. Una cincuentena de miembros de esta fueron detenidos en el invierno de 1940-1941, siendo juzgados sumarísimamente 21 de ellos. En un primer juicio, el tribunal militar dictó 19 penas de muerte. Casi la mitad de las personas encausadas por pertenencia a la Red Álava eran guipuzcoanas.

La iniciativa ha sido posible gracias al apoyo de diferentes instituciones públicas, organismos, asociaciones, como Gobierno vasco, Gobierno de Navarra, las diputaciones forales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, Gogora, Emakunde, los ayuntamientos de Vitoria, Pamplona, Baztan y San Sebastián, Baleuko, Vital Fundazioa y Sabino Arana Fundazioa.