San Sebastián coloca una nueva placa memorial en recuerdo del escolta Alfredo García, asesinado por ETA en 1976

Publicado 01/06/2019 13:59:50CET
EUROPA PRESS

Para la familia, este homenaje supone "un pequeño alivio y un reconocimiento al trabajo" de su allegado

SAN SEBASTIÁN, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de San Sebastián y los allegados del policía Alfredo García González, asesinado por ETA en 1976, han participado este sábado en el acto de colocación de la placa memorial en su recuerdo en la Avenida de la Libertad 7-9, lugar donde se produjo el atentado. Previamente, los familiares han sido recibidos en el Consistorio donostiarra, donde se les han entregado una réplica de la placa.

La placa en memoria de García se suma a las colocadas el pasado 23 de marzo para honrar al presidente de la Diputación de Gipuzkoa, Juan María de Araluce, su conductor José María Elicegui y los policías de escolta Antonio Palomo Pérez y Luis Francisco Sanz Flores. Junto a García González, fueron asesinados por ETA el 4 de octubre de 1976 en el mismo atentado.

Estas cinco placas memoriales son las primeras cuya instalación ha impulsado el Ayuntamiento de San Sebastián como parte de su compromiso de justicia, memoria y reparación, fruto del trabajo realizado a lo largo de la legislatura en el seno de la Comisión de Derechos Humanos del Consistorio y tras haber recabado la opinión tanto de asociaciones como de víctimas a título individual.

El Consistorio tiene intención de instalar placas en recuerdo de las personas asesinadas en San Sebastián por el terrorismo de diferentes autorías (ETA, Batallón Vasco Español, GAL), así como de las personas víctimas de violencia policial desde 1960 hasta 2010, tras un proceso individual con sus familiares y respetando su voluntad.

La placa en recuerdo del escolta Alfredo García González no fue colocada el pasado mes de marzo, porque, según explicaba el alcalde, Eneko Goia, pese a que el Ayuntamiento intentó "por todos los medios comunicar" con algún familiar, no lo había logrado.

En el acto de descubrimiento de la placa han tomado parte Olegario García, hermano del escolta asesinado, junto a su esposa, y un sobrino del fallecido, que han acudido desde la zona leonesa de Laguna de Babia.

Asimismo, han estado presentes representantes de PNV, PSE-EE, PP e Irabazi Donostia de la Corporación municipal, con el alcalde en funciones, Eneko Goia, a la cabeza, y la excepción de EH Bildu, que tampoco acudió al acto celebrado el 23 de marzo. También han acudido, entre otros, el subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa, Guillermo Echenique, y el delegado de la AVT en Euskadi, Jorge Mota.

AGRADECIMIENTO

En declaraciones a los periodistas, Olegario García ha agradecido al Ayuntamiento donostiarra que hayan organizado este acto en memoria de su hermano, a los que ha pedido que continúen con esta labor porque "hay mucha más gente que ha sido víctima del terrorismo y todavía no han sido reconocido".

En esa línea, ha asegurado que para la familia este homenaje supone "un pequeño alivio y un reconocimiento al trabajo" de Alfredo García que, según ha recordado, "llevaba unos cuantos años trabajando para la policía". Además, ha valorado la importancia de este tipo de actos para "concienciar a la sociedad de todo lo que hubo, de lo que no tenía que haber pasado" y también para lograr "la camaradería política que pueda haber entre todos los partidos políticos de cualquier ideología".

Finalmente, ha asegurado que, en su caso, este homenaje "no era una deuda pendiente" porque, según ha explicado, "en cierto punto yo ya tenía olvidado todo esto". "Lo tenemos asimilado, han pasado muchos años, fue en el año 76 y yo era casi un crío, las circunstancias te obligan a ir olvidando y a amoldarte a la situación que tiene cada uno", ha expresado.

"ESPINA CLAVADA"

Por su parte, el alcalde en funciones, Eneko Goia, ha explicado que cuando se inició esta dinámica el 23 de marzo, con la colocación de las cuatro primeras placas, al Ayuntamiento le quedó "una espina clavada" que era la de no haber podido localizar a la familia de Alfredo García.

De este modo, ha señalado que, gracias a los medios de comunicación "en gran medida", y a que se diera a conocer la iniciativa apareció la familia y "ha sido posible completar la colocación de estas cinco placas en este lugar". Goia ha explicado que, a partir de ahora, continuarán "con normalidad" trabajando para ir colocando el resto de placas que quedan pendientes en la ciudad, "hablando uno a uno con los familiares de las víctimas".

El primer edil ha detallado que algunas de las placas por colocar "están habladas ya y se está buscando ubicación" desde el departamento de Derechos Humanos y ha apuntado que "muchos de ellos son con la AVT que siempre se ha prestado a colaborar en intermediar con las familias", pero se tiene que ir "programando con antelación suficiente" la colocación de las mismas.

Finalmente, el delegado en el País Vasco de la AVT, Jorge Mota, ha destacado la colaboración "estrecha" de la Asociación de Víctimas del Terrorismo con el Ayuntamiento donostiarra en esta iniciativa y ha asegurado que el colectivo se ha "volcado totalmente" en la misma porque considera que es "un merecido homenaje a estas personas que estaban en el total de los anonimatos".

"Con esto vamos saldando poquito a poco esa deuda que la sociedad en general debe a las víctimas del terrorismo, y aunque ha sido un poco tarde estamos muy contentos porque este es el inicio de las 94 placas que se van a colocar de todas aquellas personas que fueron asesinadas en San Sebastián", ha precisado Mota.

En esa línea, ha detallado que la AVT, en el caso de Alfredo García, ha contado con la colaboración de la Guardia Civil para localizar a los familiares del escolta, y fue Olegario, hermano de la víctima, quien dio el consentimiento para poder colocar la placa. "Este atentado ha quedado terminado en el sentido de que la sociedad de San Sebastián ha dado un homenaje, ha arropado a estas personas, para que vean que todo el mundo no es tan malo como se pretende hacer ver", ha concluido.