Publicado 28/05/2020 17:50:37 +02:00CET

Sopela cierra parcialmente el parking de acceso a Barinatxe y Arriatera, y totalmente el de la playa de Atxabiribil

Playas de Sopelana (Bizkaia)
Playas de Sopelana (Bizkaia) - EUROPA PRESS - Archivo

BILBAO, 28 May. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Sopela (Bizkaia) ha decidido el cierre parcial del parking de acceso a las playas de Barinatxe y Arriatera, así como el cierre total del parking de acceso a la playa de Atxabiribil y, en consecuencia, la prohibición de estacionar o circular en dichas zonas, a partir este viernes y hasta nuevo aviso.

En un comunicado, el Consistorio ha anunciado que podrá establecerse una mayor apertura de forma parcial o total en determinadas horas o días de la semana, siempre y cuando la evolución de la alerta sanitaria y el aforo de los arenales lo permita.

El desalojo o la limitación de acceso a las playas de Barinatxe, Arriatera y Atxabiribil, se ha establecido en función de las indicaciones del personal de la Diputación Foral de Bizkaia, del Servicio de Salvamento y Socorrismo o de los datos que se puedan obtener por otros medios por los que se pueda advertir que el nivel de ocupación de la playa pueda ocasionar un riesgo para la salud de las personas usuarias.

Además, el decreto de alcaldía que entrará en vigor este viernes marca la prohibición de deporte individual y colectivo en los arenales, desde las 11.00 hasta las 20.00 horas; la recomendación a las personas usuarias de un tiempo máximo de permanencia en las playas de tres horas; y la recomendación a las personas usuarias de no portar sombrillas, sillas, hamacas, colchonetas, etc., salvo que se considere estrictamente necesario.

El Consistorio vizcaíno ha tomado esta primera decisión dos días después de la reunión mantenida con responsables de la Diputación Foral de Bizkaia en el que se acordó un marco general para el uso y la regulación de los arenales durante la temporada de este año que arrancará el 15 de junio.

El Ayuntamiento sopeloztarra tiene facultad para establecer limitaciones de acceso, aforo o de tiempo de permanencia en las playas, así como de acceso a los aparcamientos en aras a garantizar el control de aforo de las mismas.