Tapia dice que no invertir en innovación por temor a una crisis es "el peor antídoto" para la transformación empresarial

Publicado 24/06/2019 12:08:19CET

La consejera ha pedido a las empresas vascas sobreponerse a ese miedo e intensificar las inversiones en I+D+i para no quedarse atrás con Europa

BILBAO, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, ha alertado de que "el miedo y la contención excesiva a la hora de invertir en innovación ante una posible amenaza de crisis que no se observa por ningún sitio" pueden ser "el peor antídoto y el peor de los escenarios para acometer la transformación y el salto tecnológico que necesitan Euskadi y su tejido productivo".

Tapia ha intervenido este lunes en la apertura de la jornada "La transformación de los negocios en Euskadi" organizada en Bilbao por APD y Deloitte dentro de su ciclo de conferencias sobre el cambio de modelo de negocio en la empresa vasca y donde se han expuesto los últimos casos de éxito en materia de innovación, digitalización y atracción de talento.

La consejera ha insistido en que es "difícil pero imprescindible sobreponerse a ese temor, porque si nos paramos a pensar en qué condiciones hay que acometer esa transformación de nuestro tejido productivo el resto de regiones europeas no se paran a hacerlo y no podemos dejar de mirarnos en esas regiones que avanzan porque nos quedaremos atrás porque el que se para, no se queda en el sitio, sino que va hacia atrás porque el resto sigue avanzando".

En ese sentido ha recordado que el último informe europeo sobre innovación y regiones europeas dado a conocer la semana pasada por la UE muestra un retroceso de Euskadi en esa materia. "La situación no es buena y no valen paños calientes en este terreno porque comparados con otras regiones, la situación vasca no es buena porque han corrido más innovando y nosotros hemos corrido, pero no lo suficiente y nos hemos quedado atrás".

Tapia ha atribuido esa pérdida de posiciones respecto al lugar que Euskadi ocupaba en 2017, fecha del anterior informe, en parte al retroceso de España, que ha perdido más posiciones. "Estamos dentro de su ecosistema y, hoy por hoy, para Europa, España está a la altura de Grecia en innovación", ha recalcado.

En ese punto ha llamado al tejido empresarial vasco a "actuar sobre aquello en lo que puede actuar y depende de nosotros, como dotar a nuestro ecosistema de mayor intensidad porque ha quedado meridianamente claro que en eso dependemos solo de nosotros".

"La apuesta prioritaria debe ser por la innovación y la transformación porque son los retos de la competitividad para el siglo XXI y hay que intensificar la I+D+i sumando los sectores público y privado juntos".

APOYO PYMES

La consejera ha señalado que como Gobierno Vasco, su actuación se debe centrar en apoyar al sector de la pyme, sobre todo la pequeña empresa, porque supone el 90% del tejido empresarial vasco y no podemos permitir que avancen a dos velocidades", por lo que hay que transformar el tejido productivo industrial vasco para resultar atractivos a la hora de atraer talento profesional".

Dentro de esa necesaria transformación, Tapia ha aludido a la transición energética y, en ese sentido, ha lamentado que en materia de automoción, se está haciendo "una pésima gestión de lo que se prevé que va a ocurrir en el ámbito del diesel".

En este punto ha llamado a no poner la transición energética por delante de todo y acometer esta necesaria transición de una forma "ordenada, adecuada y lógica para que nos ayude a crecer en actividad y transformar los modelos de negocio pero no, para que nos haga desaparecer".

Asimismo ha apuntado que esa transición energética y los retos del cambio climático "no pueden ser un obstáculo para el desarrollo industrial, sino un acicate para ubicar Euskadi en este siglo e incluso en el siguiente, pero de forma adecuada y ordenada".

Por ese motivo, ha pedido tomar esa transformación del modelo "como una oportunidad y no como una amenaza porque la transición energética así se está viendo en Europa, más como una oportunidad de desarrollo y generación de empleo, y así debemos verlo en Euskadi porque el ámbito energético nunca se ha considerado algo fuera del ámbito industrial en este país".

Otra de las piezas que Tapia ha citado para apuntalar la transformación del modelo de negocio empresarial vasco ha sido poder contar con las infraestructuras adecuadas para conectar mejor con Europa. En este sentido ha calificado de "necesarios para estar conectados", puertos, aeropuertos y tren de alta velocidad, conexiones que hay que terminar y adecuar para "ponernos en disposición de que a Euskadi se pueda venir y salir de una forma eficiente".

PLANES DE CONTINGENCIA

Tapia ha indicado que con las incertidumbres que se están generando en el contexto internacional están provocando que "el tejido industrial vasco esté un poco tenso, hasta el punto de que algunos se han planteado ya trabajar planes de contingencia ante una eventual llegada de una posible amenaza de crisis, que no se observa por ningún sitio de momento" y ha advertido de que "ese temor hace ralentizar la actividad".

En este punto ha recordado que la crisis golpeó "fuerte entre 2008 y 2013 en Euskadi al tejido productivo vasco y a Euskadi pero, "no se puede estar temerosos de que se vuelva a producir una situación similar, porque eso llevaría a no realizar las inversiones necesarias para preparar el futuro".

Junto a Tapia han intervenido el vicepresidente de APD en la Zona Norte, Emilio Titos, y el director de Deloitte, Pablo Múgica. Titos ha llamado a estar en la empresa vasca "en la vanguardia de lo que técnicamente es hoy posible y ha afirmado que Euskadi necesita "líderes tecnológicos para no perder el potencial que tiene".

Por su parte, el directivo de Deloitte, ha señalado que el "profundo cambio que se está dando en materia de automatización y desarrollo tecnológico está transformando el sistema productivo, que demanda nuevos perfiles profesionales y acorta los ciclos laborales".

En este punto ha destacado "la importancia de gestionar el talento por parte de las empresas para afrontar estos retos, algo que preocupa a las empresas vascas, por lo que "es necesario crear entornos empresariales que favorezcan el desarrollo profesional en un contexto en constante evolución y continua innovación".