Publicado 26/01/2022 18:57

El Tour de Francia recorrerá 475 kilómetros por las carreteras vascas en las tres primeras etapas de su edición de 2023

El director del Tour de Francia, Christian Prudhomme, en la presentación de las etapas vascas de la edición de 2023 de esta prueba ciclista
El director del Tour de Francia, Christian Prudhomme, en la presentación de las etapas vascas de la edición de 2023 de esta prueba ciclista - Iñaki Berasaluce - Europa Press

Bilbao acogerá la jornada inaugural de la carrera, que al día siguiente partirá de Vitoria y acabará en San Sebastián

VITORIA, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Tour de Francia recorrerá 475 kilómetros por las carreteras de Euskadi en las tres primeras etapas de su edición de 2023, que comenzará en Bilbao y que en las dos siguientes jornadas discurrirá por Vitoria-Gasteiz y Donostia-San Sebastián, antes de internarse en territorio francés a través de Irun (Gipuzkoa).

El recorrido completo de las tres primeras etapas del Tour del próximo año, que se diputarán el 1, 2 y 3 de julio, ha sido presentado de forma oficial este miércoles en Vitoria-Gasteiz, en un acto en el que han intervenido el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el director de la carrera francesa, Christian Prudhomme.

En la presentación, en la que también han intervenido el diputado general de Álava, Ramiro González, y el alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran, se ha proyectado un video con imágenes de las principales victorias logradas por corredores y equipos vascos a lo largo de la historia del Tour, y se ha mostrado una infografía con el recorrido por Euskadi de las tres primeras jornadas de la edición del próximo año de la carrera francesa.

Bilbao acogerá la primera jornada del Tour de 2023, 31 años después de que Donostia-San Sebastián albergara también la jornada inaugural de la carrera francesa, en 1992.

Con salida en la capital vizcaína, esa primera etapa --de 185 kilómetros-- pasará por el alto de Laukiz, Sopela, San Juan de Gaztelugatxe, Gernika, Ibarrangelu, Zabaleta, el alto de Morga, el alto del Vivero y Pike, antes de regresar a Bilbao, donde terminará la jornada inaugural de la prueba.

La segunda etapa --de 210 kilómetros-- partirá de Vitoria-Gasteiz, desde donde se dirigirá a Legutio, para posteriormente pasar por los altos de Udana y Aztiria, Zaldibia, Alkiza, Hernani, y los altos de Gurutze y Jaizkibel, desde donde se dirigirá a Donostia-San Sebastián, donde se sitúa la meta.

La tercera etapa comenzará en Amorebieta, aunque a diferencia de las anteriores, no discurrirá íntegramente por Euskadi, sino que acabará en la localidad de Baiona, en el País Vasco francés. Antes de internarse en Francia a través de Irun (Gipuzkoa), esta etapa pasará, por segundo día consecutivo, por Donostia-San Sebastián. En total, en esta jornada se recorrerán 80 kilómetros por las carreteras de Euskadi.

"PASIÓN Y FERVOR"

En una breve intervención, Prudhomme se ha mostrado "impresionado" por la acogida dispensada por las instituciones y la afición vasca al Tour, y ha destacado "la pasión y el fervor" con el que se sigue este deporte en Euskadi. Además, se ha felicitado por la posibilidad de que la prueba francesa transite por "las bellas colinas y la costa" del País Vasco.

Por su parte, Urkullu ha destacado que la presencia del Tour en tres jornadas consecutivas en Euskadi es "un anhelo cumplido" y "un sueño hecho realidad". El lehendakari ha explicado, asimismo, que a través de estas etapas se pretende "dar a conocer qué es y qué quiere ser Euskadi en el mundo", dado que el Tour es "un acontecimiento deportivo internacional".

"UN PAÍS ATRACTIVO"

"Quienes se acerquen a Euskadi, conocerán un país que sabe ejercer de anfitrión. Un país singular, amante del deporte y con capacidad organizativa; un país con una cultura y un idioma propio; un país atractivo, preparado para afrontar nuevos retos", ha afirmado.

En la misma línea, ha subrayado que el País Vasco es un territorio "innovador, con altos índices de bienestar, formación, y actividad cultural y deportiva". A su vez, ha asegurado que una de las señas de identidad de Euskadi es su compromiso con "el esfuerzo colectivo en pos de un bien común".

"En Euskadi, al igual que en el ciclismo, trabajamos en equipo, ayudamos a quien va rezagado y celebramos los triunfos siempre de forma colectiva", ha manifestado.

Urkullu ha reconocido que la pandemia de covid-19 "está condicionando muchos de los hábitos y comportamientos" de la sociedad, por lo que afecta también a la práctica deportiva. No obstante, ha mostrado su esperanza de que en 2023 "podamos conocer una nueva realidad" y que en el Tour del próximo año se pueda "vivir este acontecimiento en toda su dimensión".

URTARAN Y GONZÁLEZ

Por su parte, el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha mostrado su confianza en que la segunda etapa de la prueba francesa del próximo año, que saldrá de la capital alavesa, contribuya a la proyección de la ciudad, sobre la que ha recordado que tiene una gran tradición ciclista, con destacados corredores y empresas dedicadas a la fabricación de bicicletas, y un fuerte compromiso con la sostenibilidad.

El diputado general de Álava, Ramiro González, también ha aludido a la tradición ciclista del territorio, recordando al "mítico" equipo Kas, y ha subrayado que el Tour del próximo año ayudará a difundir el patrimonio y los atractivos de Álava.

En el acto también han estado presentes los diputados generales de Bizkaia, Unai Rementeria, y Gipuzkoa, Markel Olano; y los alcaldes de Bilbao, Juan Mari Aburto, y Donostia-San Sebastián, Eneko Goia, así como el consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, además de otras autoridades y representantes del mundo del ciclismo.