Actualizado 11/03/2009 15:28 CET

La pintora extremeña Amalia Gragera expone su colección 'Retrahere', con 25 obras realistas, en el Parlamento autonómico

MÉRIDA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

La pintora extremeña Amalia Gragera expone a partir de hoy y hasta finales de marzo en la Asamblea de Extremadura su colección 'Retrahere', con algunos de sus mejores retratos realistas, en los que que intenta captar la personalidad y rasgos físicos de las figuras humanas que representan.

En esta exposición que fue inaugurada hoy en el Patio Noble de la Cámara autonómica se pueden ver un total de 25 obras, que en su gran mayoría son cuadros realizados por encargo.

Sobre el nombre de la colección, 'Retrahere', Amalia Gragera explicó que es el origen de la palabra retrato y significa "traer de nuevo", que responde a su intención de plasmar en un retrato las características psicológicas, rasgos físicos y todo aquello que pueda describir a una persona con "fidelidad". Así, se consigue "duplicar" a la persona que aparece retratada y "volver a tenerla presente" a través de su imagen, indicó. Esta es, según Amalia Gragera, la "magia del retrato".

La exposición de la artista extremeña fue inaugurada por el presidente de la Asamblea de Extremadura, Juan Ramón Ferreira, quien puso de manifiesto la puesta en valor por parte del Parlamento autonómico del arte que se hace en la región. Señaló que es una "satisfacción" contar con artistas extremeños que exponen sus obras en la Cámara autonómica y así difundir las artes plásticas de la región.

En cuanto a la colección de Amalia Gragera, señaló que es una "magnífica" muestra que "sorprende" por los rasgos de sus dibujos y la personalidad que reflejan.

En su intervención en el acto inaugural, la pintora tuvo palabras de agradecimiento para la Asamblea de Extremadura por la oportunidad que le ha brindado de exponer sus obras, así como a su familia, por el "esfuerzo" que realiza para que ella pueda seguir pintando, y a sus alumnos de la Escuela de Artes y Oficios de Badajoz que asistieron a la inauguración de la muestra.

Amalia Gragera nació en Mérida en 1965 y es sobrina del pintor Leopoldo Gragera. Esta relación familiar despertó en ella el interés por la pintura, vocación que le lleva también a dar clases en la Escuela de Artes y Oficios de la capital pacense, al tiempo que practica de manera permanente el oficio de pintar.

Los cuadros que expone desde hoy y hasta finales de mes en la Asamblea de Extremadura son todos retratos realizados por encargo, excepto dos de ellos en los que aparecen sus hijas y "además tienen un tratamiento diferente. Estos son los únicos retratos en los que la persona que no mira al espectador y en los que la pintora ha podido tomarse "algunas licencias", explicó.

Amalia Gragera señaló que pinta desde pequeña, lleva 23 años haciendo retratos por encargo y suele realizar unas ocho obras al año. Ha participado en diversas exposiciones colectivas y esta, en la Asamblea de Extremadura, es su primera muestra individual.

UN LUGAR EN EL ARTE

La pintora explicó en declaraciones a los medios tras la inauguración de la muestra que el realismo es un género "muy sacrificado" y que "no permite demasiadas libertades". Añadió que, frente a las nuevas vanguardias y movimientos pictóricos, "mientras las personas estén interesadas por el resto de los seres humanos el retrato tiene que tener un lugar en el arte".

Explicó que ha habido unos años en los que los pintores de este estilo tenían que "recurrir incluso a temas desagradables para hacerse camino en una época en la que estaba tan mal visto". No obstante, indicó que en los últimos años el realismo está "resurgiendo con una fuerza tremenda" y se están organizado muchísimos certámenes en este estilo de pintura.

Preguntada por el valor de sus cuadros, Amalia Gragera señaló que rondan entre los 2.000 euros cuando se trata de una sola figura en un retrato pequeño y los 8.000 para figuras más grandes, dependiendo también del número de personas que aparezcan retratadas.