Asociaciones animalistas se concentraron ante los juzgados de Badajoz durante la vista del presunto torturador de perros

Actualizado 19/04/2012 18:00:31 CET
EUROPA PRESS

BADAJOZ, 19 Abr. (EUROPA PRESS TELEVISIÓN) -

Numeros miembros de diversas asociaciones animalistas, algunos de ellos de fuera de Extremadura, se han concentrado este jueves ante las puertas de los juzgados de Badajoz durante el juicio al presunto torturador de perros.

Estos miembros de asociaciones animalistas, en declaraciones a Europa Press Televisión, han pedido la "pena máxima" para el acusado al que han calificado de "uno de los mayores maltratadores que se ha conocido en España".

Además, los animalistas han coincidido en destacar que se trata de un hombre "peligroso" para la sociedad, que "no tiene empatía" y que "debería estar vigilado".

Asimismo, las asociaciones animalistas concentradas a las puertas de los juzgados de Badajoz han aprovechado para pedir que se "endurezcan" las leyes contra el maltrato animal porque "son muy cortas en este país" y muchos casos de maltrato "quedan impunes".

"CONTRADICCIONES"

El juicio contra el hombre acusado de torturar a dos cachorros en Badajoz el pasado 19 de octubre de 2009, que se ha celebrado a puerta cerrada este jueves en el Juzgado de lo Penal nº 2 de la capital pacense, ha quedado visto para sentencia.

En dicho juicio se ha personado como acusación particular la Asociación de Defensa Animal (Adana) de Badajoz, la Junta de Extremadura y la Asociación Justicia Animal.

El abogado de Adana, Agustín Mansilla Zambrano, ha informado, en declaraciones a los medios a la salida del juicio, que el acusado "lo ha negado todo" y ha dicho "que él no ha hecho eso", a pesar de que ya confesó y "reconoció los hechos" ante la Guardia Civil.

Mansilla ha explicado que el presunto torturador de cachorros se ha excusado en que confesó "porque sentía miedo de la Guardia Civil", pero agentes de la misma han asegurado "que nunca ha habido un trato incorrecto", ha dicho el letrado, y que "no fue coaccionado de ninguna manera".

"Además es que la Guardia Civil no estaba investigando el caso de estos cachorros" sino otro caso de tortura animal "por lo que era absurdo" que la Benemérita obligase a confesar al acusado "cuando ni tan siquiera se le detuvo o se le investigó por estos hechos sino por el otro tema", ha enfatizado Agustín Mansilla.

El letrado de Adana ha aclarado que "hay bastantes contradicciones en su declaración (la del acusado)" por lo que confían en que "la juez eso lo tenga en cuenta y salga una sentencia condenatoria". Tanto Adana como Justicia Animal han pedido dos años y seis meses de prisión, la prohibición de posesión de animales así como que se le retire un perro que posee en su vivienda.

"PREMEDITÓ Y CALCULÓ LO QUE HACÍA"

Por otra parte, Agustín Mansilla ha explicado que el acusado "premeditó y calculó todo lo que hacía" puesto que "se levantó por la mañana, se desplazó a la perrera municipal, sacó a dos cachorros, se los llevó a su casa, se aseguró que nadie lo veía y que nadie le podía descubrir, hizo lo que hizo, lo recogió todo minuciosamente, lo metió en una caja, lo llevó a su coche, lo desplazó a una céntrica calle de Badajoz y lo depositó en un contenedor".

El abogado ha cuestionado por qué el presunto maltratador "no hizo eso en su misma casa y los arrojó a la basura" y por qué hizo "todo eso" y ha aseverado que "evidentemente sabe lo que hace".

Por ello, ha destacado que durante el juicio "se ha discutido por el tema de aplicar la eximente incompleta de enajenación mental" pero que la acusación ha "defendido que no le sea de aplicación" porque "cuando cometió los hechos era plenamente consciente de lo que hacía".

"Podemos estar hablando de un psicópata pero no de un enajenado mental, porque sabe de más lo que hace, demuestra empatía cero, sabe lo que hace", ha apuntillado Agustín Mansilla.

En ese sentido, el letrado ha explicado que uno de los testigos en el juicio ha sido el encargado de la perrera municipal de Badajoz durante la época en que ocurrieron los hechos y que éste ha afirmado que el acusado "acudía constantemente a retirar" cachorros que ha cifrado en "más de una treintena".

Agustín Mansilla se ha mostrado "convencido" de que el destino de esta treintena de cachorros fue el mismo que el de los dos en los que se ha centrado el juicio.

PREOCUPACIÓN ECONÓMICA

Finalmente, el abogado de Adana ha expresado que "la sensación" que le ha quedado tras el juicio "es que la mayor preocupación por parte del acusado y de la defensa era más económica que la de prisión porque han centrado su deposición en el tema de las costas".

"Es algo que me ha llamado mucho la atención y que me indigna por otra parte porque estamos hablando de un hecho deleznable y muy serio donde ha habido mucho sufrimiento no sólo por parte de los cachorros sino por parte de muchísimas personas ante estos hechos", ha concluido.