Cementos Balboa acoge una reunión de la comisión regional de seguimiento del acuerdo para uso sostenible de los recursos

Cementos
GRUPO GALLARDO
Actualizado 10/11/2011 13:22:53 CET

MÉRIDA, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

La entidad Cementos Balboa ha acogido la reunión de la Comisión Extremeña de seguimiento del Acuerdo para el uso sostenible de los recursos, la protección del Medio Ambiente, la salud de las personas y la mejora de la competitividad del sector cementero español, organizada por la patronal del Cemento, Oficemen y la Fundación Laboral Nacional del Cemento y del Medio Ambiente, Fundación Cema.

A la reunión, celebrada en las instalaciones de la cementera en Alconera (Badajoz), ha asistido la dirección y el personal de Cementos Balboa, los representantes de los sindicatos CCOO y UGT y el director-gerente de la Fundación Cema.

El objetivo prioritario del acuerdo para el uso sostenible de los recursos es hacer "compatible" el progreso económico y social con el respeto al Medio Ambiente y los recursos naturales, además de garantizar la salud de los trabajadores para una mejora de la calidad de vida, tanto para las generaciones presentes como para las futuras.

Durante el encuentro se han abordado los aspectos relativos al uso de combustibles derivados de residuos que no se han podido ni reutilizar ni reciclar y que actualmente están siendo depositados en vertederos y se ha puesto en valor el "compromiso" del sector cementero y de Cementos Balboa con el Desarrollo Sostenible, informa el Grupo Alfonso Gallardo en nota de prensa.

Sobre la situación de la valorización de residuos en las cementeras, es decir, la sustitución del combustible fósil habitual del sector por combustibles derivados de residuos, se ha mencionado el caso de Holanda, donde ya se ha sustituido el 83 por ciento del combustible, el de Alemania con un 61 por ciento sustituido y el de Noruega con un 50 por ciento. En el caso de España en el año 2010 se había sustituido un 15,8 por ciento del combustible, añaden las mismas fuentes.

Finalmente, os participantes han dejado "claro" que el uso de combustibles preparados a partir de residuos "no incrementa las emisiones de las fábricas, ni genera añadidos para la seguridad y salud de las personas".