Publicado 23/02/2015 19:27CET

El diseñador extremeño Manuel Lobo recibe el Dedal de Oro 2015 por su trayectoria profesional

MÉRIDA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El diseñador de trajes de novia extremeño Manuel Lobo, natural de La Garrovilla (Badajoz), ha sido galardonado con el premio Dedal de Oro 2015 que concede la agencia Jacob Fitzgerald por sus 14 años de trayectoria profesional en el sector nupcial.

Dicho galardón le fue entregado el pasado viernes, día 20, en una gala celebrada en el hotel Westin Palace de Madrid, presentada por la periodista Nieves Herrero.

En declaraciones a Europa Press, el diseñador extremeño ha asegurado que sintió "mucha ilusión" cuando le confirmaron desde Madrid que había sido elegido para recibir este premio nacional que ostentan otros diseñadores del panorama nacional como Victorio y Luchinno o Agatha Ruiz de la Prada.

Para Lobo, el Dedal de Oro, más que un premio es "un prestigio" a su trabajo, como también lo fue el galardón que le concedieron en 2004 en Ferrol en la convocatoria a Jóvenes diseñadores donde fue representando a Extremadura.

TENDENCIAS

Respecto al sector a las tendencias que vienen, Lobo ha señalado que en este mucho "siempre se está innovando" y que, de hecho, en la colección "completa" que ha presentado bajo su firma en Mérida y Badajoz, se apuesta por "la manga" incluso en los meses de verano y las "espaldas muy pronunciadas". Asimismo, el vestido de novia abandona "un poco" la forma sirena.

En cuanto a la madrina y acompañantes, "antes se llevaba mucho el cuerpo y la falda, y las tendencias venían con pedrería y mucho brillo", sin embargo, las características de este año muestran trajes "más sencillos", con "líneas limpias, rectas y con mangas".

Sobre su trabajo, ha explicado que intenta que el vestido vaya con la "personalidad" de cada novia y "no se encuentre disfrazada" porque cada traje, ha apuntado, tiene que ser "único". A su juicio, en la moda de novia "menos es más", y "no tiene que ir muy adornada para que vaya guapa y mi tendencia va por ahí".

Por último, y sobre la reactivación del sector, ha apuntado que "se va notando más ánimo" tras "la época fuerte de la crisis". Durante los años 2012 y 2013 tenían que "ganarle menos a los vestidos" y amoldarse a las circunstancias. No obstante, según Manuel Lobo, "el año pasado ya se notó algo, y ahora la gente está un poco más entusiasmada y no con tanto miedo a la crisis".