Actualizado 23/08/2018 03:00 CET

El Festival de Mérida se despide con un 'Hipólito' con acento extremeño víctima de la soberbia divina

Alberto Amarilla en 'Hipólito' del Festival de Mérida
JERO MORALES/FESTIVAL DE MÉRIDA

   MÉRIDA, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida va tocando a su fin tras el estreno de 'Hipólito', el último de los nueve montajes que han formado el cartel de esta 64 edición, una revisión de los dos textos escritos por Eurípides que no pierde de vista la de Sófocles de una de las tragedias más conocidas del mundo clásico.

   El amor imposible entre Fedra y su hijastro Hipólito se ve en esta versión escrita por Isidro Timón y Emilio del Valle, y dirigida por este último, empujado hacia el aciago final por la disputa de dos diosas, la ardiente y libertaria Afrodita, venerada por Fedra, esposa del rey Teseo, y la casta y virtuosa Artemisa, cuyo mandato sigue hasta el extremo su hijastro y heredero del trono.

   "Si solo hubiera dicho no", se lamentarán en varias ocasiones al recordar el devastador rechazo de Hipólito, interpretado por Alberto Amarilla, al exacerbado amor de su madrastra, encarnada por la actriz Camila Almeda, que desencadenará en el trágico final.

   Un amor desbordado, "infame" y "vergonzoso", reconocerá la propia Fedra en su desesperación, fruto de una pasión que se dará de bruces contra el odio que siente Hipólito por las mujeres. "Ojalá os muráis todas", gritará, no sin antes culparlas de todos los males sobre la tierra, aunque al final la perdonará al reconocer que la maldición que recae sobre la familia procede de la disputa divina entre Afrodita y Artemisa, interpretadas por Mamen Godoy y Amelia David.

José A. Lucía, como Teseo, y Cristina Gallego, en el papel de la nodriza, completan los papeles principales de esta obra con acento extremeño llevada a escena por las compañías La Almena Producciones y Maltravieso Teatro.

   Junto a ellos, un coro de esclavas del palacio y los cazadores que acompañan a Hipólito cierran un elenco de catorce actores sobre el escenario del teatro romano, en el que un músico en directo, interpretaciones musicales con la firma de Álvaro Rodríguez Barroso y números circenses completan el espectáculo que pondrá fin a esta edición del festival de Mérida.

   Se trata, además, de una obra que ofrece una visión diferente a la 'Fedra' que, interpretada por Lolita Flores, se ha visto en esta misma edición del certamen. Dos puntos de vista sobre una misma historia y con un mismo final, y que en la versión firmada por Isidro Timón y Emilio del Valle pretende dejar un mensaje: "tolerancia, amor y paz", tal y como canta el elenco en varias ocasiones.

   Un contraste de versiones de un mismo texto que el propio Alberto Amarilla, ha calificado como una "valiente decisión" por parte del director del festival, Jesús Cimarro, en declaraciones a la prensa al término de la representación, que se repetirá todas las noches hasta el próximo domingo, 26 de agosto, cuando el certamen bajará el telón por última vez y se despedirá hasta el próximo verano.

   Amarilla, actor extremeño que se marchó de su tierra muy joven para formarse, ha elogiado el talento del equipo que forma parte de esta producción. "Hay que regar el talento de aquí", ha reclamado.

   Un talento al que también ha hecho referencia el coautor y director de la obra Emilio del Valle tras una actuación "potente y rica" en teatro romano, que ha recibido casi lleno al último estreno de la presente edición, y que ha despedido a los protagonistas en pie y con una fuerte ovación al término de la función.

Camila Almeda, por su parte, se ha emocionado al dar las gracias a todas las personas que han hecho posible su actuación en el festival emeritense, y ha celebrado que se haya dado la oportunidad a "caras nuevas" y a gente joven.

25 AÑOS DETRÁS DE LAS BAMBALINAS

   Antes de las declaraciones de los protagonistas, el director del Festival, Jesús Cimarro, ha hecho entrega de una placa a Luisi Penco, a quien ha querido homenajear en nombre de todo el certamen tras cumplir 25 años al frente de la sastrería.

   Una persona "fundamental" para el Festival de Mérida, ha dicho Cimarro, que siempre está "detrás de las bambalinas", y a la que normalmente no se ve. La sastra ha dado las gracias a la dirección del certamen y, tras reconocer que hablar en público no es lo suyo, ha mostrado su cariño a todas las personas que forman parte del certamen, y se ha despedido entre bromas pidiendo al director que la siga contratando los próximos años.

   Entre las autoridades presentes en el estreno se encontraban el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, la consejera de Cultura e Igualdad de la Junta, Leire Iglesias, el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, y el secretario de Estado de Política Territorial, Ignacio Sánchez Amor, entre otros.

Para leer más