Iberdrola señala que los desembalses en Valdecañas tienen en cuenta usos como el abastecimiento humano en Cáceres

Publicado 17/07/2019 14:36:30CET

MÉRIDA, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

La compañía eléctrica Iberdrola sostiene que las actuaciones que está realizando en el embalse de Valdecañas, y que han motivado las quejas de los agricultores que no pueden regar, se deben a las "obligaciones" incluidas en un convenio suscrito entre España y Portugal, y que tiene en cuenta otros usos, como es el abastecimiento de consumo humano de la ciudad de Cáceres y su entorno.

En concreto, según ha aclarado la compañía en respuesta a las críticas de las organizaciones agrarias Asaja Extremadura y UPA-UCE Extremadura, los desembalses en Valdecañas se realizan conforme a las obligaciones dictadas por el Convenio sobre cooperación para la protección y el aprovechamiento sostenible de las aguas de las cuencas hidrográficas hispano-portuguesas, conocido como Convenio Albufeira, suscrito entre España y Portugal.

Así, los desembalses se están efectuando, añade Iberdrola, teniendo en consideración las necesidades de otros usos, entre los que figura el abastecimiento de agua de consumo humano a la ciudad de Cáceres y su zona de influencia.

Cabe recordar que Asaja Extremadura ha reclamado una solución para que la comunidad de regantes de Peraleda de Mata pueda disponer de agua de riego para sus 1.450 hectáreas. Según su presidente, Ángel García Blanco, cerca de 600 agricultores cultivan en estas hectáreas tabaco, maíz, alfalfa, praderas y dan de beber a sus ganados.

Estos regantes no pueden tomar agua desde el pasado 12 de julio porque la cota desde la que toman el riego ha quedado por encima del nivel del pantano.

A su vez, UPA-UCE Extremadura ha exigido a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) "una solución inmediata" para los regantes afectados por la falta de agua en la presa de Valdecañas.

El secretario general de la organización agraria, Ignacio Huertas, considera un "atropello" que en el mes de julio haya que sufrir unas restricciones de agua que "ponen en peligro" los cultivos y la economía de las casi 800 familias afectadas por esta situación, que puede suponer la "ruina para todas estas explotaciones".

Para leer más