La Junta destina 60.000 euros en ayudas para facilitar el retorno de extremeños en el exterior

Reunión del Consejo de Gobierno de la Junta este martes
JUNTA DE EXTREMADURA
Publicado 11/12/2018 13:49:04CET

   MÉRIDA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado el decreto por el que se convocan ayudas para el próximo año destinadas a facilitar el retorno a Extremadura de los extremeños en el exterior y de sus familias, con un presupuesto de 60.000 euros.

   Según el decreto, podrán ser beneficiarios de estas ayudas los extremeños en el exterior, que tengan dicha consideración de acuerdo con lo establecido en el Estatuto de los Extremeños en el Exterior, que regresen a Extremadura de manera definitiva y reúnan, además, una serie de requisitos.

   Estos requisitos son haber residido fuera de la Comunidad Autónoma de Extremadura un periodo mínimo de cuatro años ininterrumpidos e inmediatamente anteriores a la fecha de su retorno y que no haya transcurrido más de un año desde su retorno a Extremadura, así como estar empadronado y tener residencia efectiva en algún municipio extremeño en el momento de presentar la solicitud.

   También se tendrá en cuenta que las rentas o ingresos brutos, en cómputo anual de enero a diciembre, de la unidad familiar, no superen los límites establecidos en el decreto, que varían en función del origen del retornado (si es desde otro punto del territorio español o de cualquier lugar de fuera de España) y del número de miembros de la unidad familiar.

   Esta ayuda sólo podrá ser reconocida a favor de uno de los miembros de la unidad familiar o convivencia y dependencia, informa en nota de prensa el Ejecutivo autonómico.

   La persona solicitante de la ayuda que cumpla con los requisitos exigidos percibirá una cuantía única de 1.500 euros, cantidad que podrá ser incrementada en 350 euros si concurren situaciones como que la unidad familiar tenga la condición de familia numerosa, cuando el solicitante o algún miembro de la unidad familiar tenga reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento, o bien, en el caso de que la persona que solicita la ayuda o algún integrante de la unidad familiar haya sido objeto de violencia de género, u ostente la condición de víctima del terrorismo.

   Estas situaciones no son excluyentes, por lo que el importe máximo de la ayuda podrá ascender hasta un máximo de 2.900 euros.