Las reservas hidráulicas del Guadiana y del Tajo despiden el año al 53,6% y al 52,4% de su capacidad

Embalse de Urrunaga
Europa Press - Archivo
Publicado 26/12/2018 15:38:27CET

   MADRID/MÉRIDA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Las reservas hidráulicas del Guadiana y del Tajo despedirán el año al 53,6 por ciento y al 52,4 por ciento de su capacidad, respectivamente, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica.

   A nivel nacional, la reserva hidráulica se encuentra al 55,2 por ciento de su capacidad total esta última semana del año, en la que los embalses han sumado 170 hectómetros cúbicos, lo que representa el 0,3 por ciento del total.

   Por ámbitos, la reserva se encuentra al 75,3 por ciento en Cantábrico Oriental; al 61,8 por ciento al Cantábrico occidental; al 54,2 por ciento en Miño-Sil; al 74,1 por ciento, Galicia-Costa; al 76,2 por ciento las cuencas internas del País Vasco; y al 54,4 por ciento, el Duero.

   Además, el Tajo está al 52,4 por ciento; Guadiana, al 53,6 por ciento; Tinto, Odiel y Piedras, está al 83,4 por ciento; Guadalete-Barbate, al 64,9 por ciento; Guadalquivir, al 53,6 por ciento; la cuenca Mediterránea Andaluza está al 66,3 por ciento; Segura, al 23,6 por ciento; Júcar, al 34,0 por ciento; Ebro, al 68,2 por ciento y las cuencas internas de Cataluña, al 89,8 por ciento.

   Esta semana las precipitaciones afectaron a la vertiente Atlántica y han sido prácticamente nulas en la vertiente Mediterránea. La máxima se ha producido en Pontevedra con 74,6 litros por metro cuadrado.

   La situación de los embalses es muy diferente a la de finales de hace un año, cuando tenían un total de 21.391 hectómetros cúbicos de agua. En concreto, en la semana del 19 de diciembre 2017, la situación de los embalses era la peor del siglo y solo se superaba el dato de la semana 51 en los años 1994 y 1995, cuando la reserva hidráulica se situaba en el 35,63 por ciento y en el 30,54 por ciento respectivamente. Es decir, que los embalses estaban al acabar 2017 en su tercer peor año desde 1990.

   En cualquier caso, en la actualidad, aunque los embalses guardan casi un 32 por ciento más agua que hace un año, se sitúan por debajo de la media de los últimos diez años, que alcanza los 31.585 hectómetros cúbicos de agua.

   La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) informó la semana pasada de que el año 2018, hasta el 30 de noviembre, había sido el segundo año más lluvioso de toda la serie, solo superado por 1969. "Es probable que acabe entre los cinco años más lluviosos desde 1965 y entre los tres con mayor precipitación dentro de este siglo", destacó el portavoz Rubén del Campo.

   Además, precisó que los once primeros meses de 2018 sitúan al año que está próximo a terminar como el segundo más lluvioso de toda la serie desde 1969, con un 20 por ciento más de lluvias de la media anual.

Contador