Sorprenden a un vecino de Badajoz con 116 jilgueros capturados con reclamos digitales y artes prohibidas

Publicado 21/08/2019 11:04:03CET
La Guardia Civil realiza una suelta de jilgueros
La Guardia Civil realiza una suelta de jilgueros - GUARDIA CIVIL

   BADAJOZ, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha instruido diligencias judiciales a un vecino de Badajoz, como presunto autor de un delito contra la fauna, tras ser sorprendido con 116 jilgueros capturados con reclamos digitales y artes prohibidas.

   Agentes del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Badajoz, dentro de los servicios realizados en la carretera EX-100 del término municipal de Badajoz, observaron la aptitud sospechosa del ocupante de un vehículo que se encontraba estacionado en las inmediaciones de la vía. Persona que al observar la presencia de los agentes, abandonó en la cuneta varios sacos.

   En la inspección de éstos, los agentes pudieron comprobar que portaban en su interior tres jaulas con 116 jilgueros, artes de caza ilegales y un reclamo digital. Ante los citados hechos, fueron alertadas las patrullas de servicios que inmediatamente pudieron interceptarlo en la misma vía, informa en nota de prensa la Guardia Civil.

   Tras la identificacion de su conductor, un vecino de Badajoz con antecedentes por delitos de caza, se llevó a cabo la inspección del vehículo, donde se hallaron otros elementos utilizados para la captura de las aves. Los jilgueros capturados fueron liberados en su hábitat natural.

   Ya en dependencias oficiales, el Servicio de Proteccion de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz, instruyó diligencias judiciales al infractor, por un delito contra la fauna, quien utilizó presuntamente para la captura de las aves, artes ilegales y reclamos digitales no selectivos y masivos.

   De este modo, las diligencias instruidas han sido puestas a disposición de los juzgados de instrucción de Badajoz.

   Así, la Guardia Civil recuerda que el hecho de cazar especies silvestres con artes ilegales, con procedimientos con carácter no selectivo para las especies, y masivo por afectar "indiscriminadamente" a "gran" cantidad de aves, son constitutivo de un delito contra la fauna, que puede suponer para los autores una pena de prisión de hasta dos años.

   Esta práctica, según añade, "diezma" las poblaciones de estas especies, por lo que tras la moratoria de la Unión Europea para que las asociaciones silvestristas consiguieran un stop reproductivo para su cría en cautividad hasta el 2018, en la actualidad ya no se permite la captura que autorizaban las CCAA, entre ellas Extremadura, según la Directiva 2009/147/CE, conocida como Directiva AVES.

Para leer más