Las empresas familiares piden al Gobierno gallego la supresión del impuesto de sucesión y donaciones

Galicia Actual
Actualizado 13/04/2007 19:58:35 CET

La Xunta destaca que busca generar el escenario adecuado para que estas firmas compitan en el mercado en las mejores condiciones

OPORTO (PORTUGAL), 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

La supresión del impuesto de sucesión y donaciones es un objetivo prioritario para la Asociación Gallega de Empresa Familiar (AGEF), según afirmó su presidente, José Silveira, durante la Asamblea Anual celebrada hoy en Oporto (Portugal), así como en el transcurso de la comida de trabajo en la que participó el conselleiro de Economía e Facenda, José Ramón Fernández Antonio.

Silveira manifestó ante el titular de Economía que, a raíz de la anunciada reforma del impuesto de sucesión realizada por el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, la AGEF solicita "que se incluya expresamente la supresión de esta carga fiscal para los grupos empresariales de las grandes firmas".

En este sentido, aseguró que este impuesto "constituye una carga fiscal que, además de poner freno al crecimiento de la empresas, no tiene razón de ser en un sistema fiscal que busca una distribución de la renta más equitativa y solidaria".

Asimismo, indicó que, "aunque en los últimos años se ha llevado a cabo alguna mejora, es necesario continuar avanzando en la búsqueda de un marco adecuado, regulador del impuesto de sucesión y donaciones, hasta su desaparición".

La planificación de la sucesión, con especial referencia a las posibilidades del Derecho Civil de Galicia, fue el eje central de la Asamblea General Anual que la Asociación Gallega de la Empresa Familiar (AGEF), que se celebró hoy en Vilanova de Gaia (Portugal).

Por su parte, el conselleiro de Economía, José Ramón Fernández Antonio, subrayó la presencia y peso de las pymes gallegas al conjunto de la economía, ya que suponen "un importante impulso para el crecimiento económico y a la creación de empleo".

APORTACION PYMES

Según los datos que aportó, en la Comunidad gallega se crearon 7.000 nuevas empresas el año pasado, lo que sitúa a esta autonomía como la quinta más dinámica de España. Añadió que las pymes aportan el 66% del valor añadido bruto (VAB) generado por lo sectores privados no agrarios en Galicia y el 89% del empleo.

Fernández Antonio resaltó que la política económica de la Xunta persigue generar el escenario adecuado para que las empresas gallegas en general, y las familiares en particular, puedan desarrollar sus proyectos y competir en el mercado en las mejores condiciones posibles.

En la reunión de la AGEF estuvieron presentes representantes de firmas como Gadisa, Froiz, Jealsa, Calvo, Rodman Polyships, Hijos de Barreras, Azkar, Hijos de Rivera, Anjoca, Finsa, Perez Rumbao, Arias Hermanos, Ceferino Nogueira, Pérez Torres, Construcciones Fontenla, Maderas Iglesias, Aceites Abril, Emenasa, Invertaresa, El Progreso y La Voz de Galicia.