Actualizado 30/06/2007 19:11 CET

La Xunta aumenta las inspecciones para garantizar que se cumple el calendario fijado para las rebajas de verano

Galicia Actual

Recuerda que los establecimientos no pueden vender simultáneamente artículos de rebajas y saldos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Innovación e Industria incrementa el número de inspecciones en la jornada de hoy para evitar que se produzcan incumplimientos en el calendario fijado para las rebajas de esta temporada de verano, que comienza mañana, 1 de julio.

Este departamento recordó hoy que el período establecido para estas ventas "especiales" se extenderá hasta el próximo 30 de septiembre, aunque especificó que cada establecimiento deberá escoger una duración determinada, para la que se fija un mínimo de una semana y un máximo de dos meses. Además, los locales comerciales deberán recoger esta información en un espacio "visible" para el comprador.

Para garantizar que no se vulneran los derechos de los consumidores, Industria reiteró a los comerciantes que no pueden poner a la venta productos rebajados con taras, sin especificar que se trata de artículos de saldo. Además, no se permitirá la venta de productos rebajados que ya fueron objeto de otras promociones anteriores, expuestas durante el mes pasado.

Entre otras cuestiones, llamó la atención sobre los derechos ciudadanos por lo que se establece la reparación de artículos defectuosos y, en caso de no ser respetados, se recoge la devolución del precio pagado o la sustitución por otro producto de idénticas características. El ticket será imprescindible para cualquier reclamación o devolución, a la que los comerciantes no se pueden oponer por tratarse de productos rebajados.

Por otra parte, este departamento diferenció las ventas de promoción, de saldos, de liquidación o de obsequios como modalidades independientes y distintas a la normativa por la que se rigen las rebajas. Así, la venta por promoción afecta a aquellos productos que deben darse a conocer entre el público. Esta venta debe tener un período de duración concreto y no puede presentar ningún tipo de tara.

DERECHOS CIUDADANOS

Las ventas de saldo afectarán a aquellos productos con alguna disminución o deterioro en la calidad, o su descatalogación por "obsoleto o desuso", según puntualizó la consellería. Además, en el establecimiento no se pueden dar simultáneamente la venta de saldos y de rebajas.

Por último, la venta por liquidación tiene un carácter excepcional y su finalidad radica en acabar con el stock de determinadas existencias. Asimismo, deben especificarse las causas de la liquidación, el inicio y la duración, que nunca deberá exceder los seis meses.