Publicado 24/10/2017 20:25CET

El Centro de Investigación Forestal de Lourizán dirigirá la recuperación de zonas dañadas por el fuego

Ángeles Vázquez
EUROPA PRESS

Ángeles Vázquez sostiene que Galicia "no es incendiaria" y que será la "revisión" del Plan Forestal la que determine qué especies se podrán plantar en los montes

PONTEVEDRA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Medio Rural, a través del Centro de Investigación Forestal de Lourizán, en Pontevedra, va a coordinar los trabajos de recuperación de las zonas afectadas por los incendios forestales.

Desde esta semana ya se encuentran sobre el terreno profesionales destinados a esta misión y se está "avanzando", según la titular de este departamento, Ángeles Vázquez, quien ha precisado que se ha habilitado un presupuesto de tres millones de euros.

En su visita al Centro de Investigación Forestal de Lourizán Ángeles Vázquez se ha referido a esta entidad como el "alma mater" de la tarea que se va a emprender y ha elogiado a los científicos que trabajan "todo el año" en esta materia y con "técnicas avanzadas" pese a que su labor "no se hace visible" hasta momentos como los actuales tras los recientes incendios.

No obstante, la conselleira ha elogiado el papel que desempeñan, apelando a "presumir de lo bueno que tiene Galicia".

Así, ha destacado que la pasada semana se han desplazado a este Centro de Investigación Forestal un equipo de técnicos procedentes de Portugal, país al que "se le va a ceder toda la información precisa" para que la apliquen en las zonas devastadas por los fuegos que allí han causado daños.

También en Castilla-León se emplean las técnicas desarrolladas en Lourizán, ha explicado el personal a Ángeles Vázquez, que llegó al Centro acompañada por el director xeral de Ordenación Forestal, Tomás Fernández-Couto.

Vázquez ha insistido en que la Consellería de Medio Rural está "avanzando" en detallar la "radiografía de los incendios y sus características", junto con aspectos como el desnivel de los terrenos alcanzados por las llamas y el alcance de las afectaciones.

Hasta el momento, según Ángeles Vázquez, se han determinado los de mayores dimensiones, con superficies superiores a las 300 hectáreas, si bien esos datos se ampliarán con "lo que ha ardido a lo largo de todo el año".

En este sentido, tras las críticas de la oposición cuestionando las cifras de la extensión calcinada, la titular de Medio Rural ha afirmado que "Galicia no tiene nada que ocultar" y que esa información se trasladará a la opinión pública, la Federación Galega de Municipios e Provincias (FEGAMP) y las diputaciones.

Precisamente, tras la reunión de este lunes, Vázquez ha recordado la "obligación" de colaborar por parte de los ayuntamientos, las Administraciones provinciales y la propia Xunta, si bien se ha mostrado partidaria de actuar "con sentido".

INCENDIARIOS

"No siempre vamos a evitar los incendios y este año han arrasado más de lo que nos gustaría a los gallegos", ha lamentado la conselleira de Medio Rural, quien ha puntualizado que Galicia "no es incendiaria", sino que "hay incendiarios esparcidos en el territorio", atribuyéndoles el "desastre económico, social y medioambiental" que se ha producido en las últimas semanas y meses.

Para frenar esta tendencia, Ángeles Vázquez se ha mostrado partidaria de que los dos millones de parcelas que conforman el monte sean vistas "con buenos ojos, con cariño y apego" por parte de la población y que los pirómanos sean "aislados".

En cuanto al Plan Forestal, ha señalado que se llevan "dos años para avanzar en su revisión" y, aunque estaba previsto presentarlo a finales de este 2017, tras los últimos acontecimientos la Xunta volverá a "sopesar" su planteamiento "para que todo el mundo sea partícipe".

No obstante, ha explicado que ya "hay directrices consensuadas" y se había "avanzado en el desarrollo de las directrices" tras consultarlo con "el sector y la sociedad a través del Consello Forestal" del que han formado parte las empresas, los ayuntamientos y los colectivos ecologistas, ha asegurado.

Sin embargo, en cuanto a la tipología de las especies más beneficiosas y más perjudiciales para el monte gallego, la titular de Medio Rural ha indicado que "todo el arbolado es bienvenido y no hay especies demonizables", pero que será la "revisión del Plan Forestal" la que determine cuáles se podrán plantar en los montes.

JORNADAS

La visita de Ángeles Vázquez y Tomás Fernández-Couto se ha celebrado en la víspera del inicio de unas jornadas técnicas de dos días programadas en el Centro de Investigación Forestal con anterioridad a los incendios del pasado fin de semana.

Con el lema "Planificación de Tareas de Rehabilitación Urgente de las Áreas Forestales Quemadas", abordarán cuestiones como el protocolo de actuaciones posteriores a los fuegos, patrones espaciales de severidad del fuego en masas arboladas, tratamientos de mitigación de la erosión y gestión de la madera quemada.

Participarán técnicos de la Sociedad Española de Ciencias Forestales, la Universidad de Vigo, la Junta de Castilla-León y técnicos del propio Centro de Investigación Forestal de Lourizán.

Entre ellos, la edafóloga Teresa Fontúrbel ha explicado a la conselleira de Medio Rural los indicadores desarrollados en Lourizán para identificar visualmente el grado de incidencia del fuego sobre el terreno, con cinco niveles de gravedad de los cuales el peor llega a provocar alteraciones en el color del suelo.

Otra de las investigadoras del Centro, Cristina Fernández, ha enfocado su explicación a las actuaciones posteriores a la identificación de los daños, localizando desde el aire y vía satélite las zonas de riesgo de erosión que posteriormente se contrastan sobre el terreno, y la realización de un "mapa de severidad" de las zonas más afectadas para dirigir hacia ellas los recursos económicos que sea necesario invertir y que "hay que elegir bien".

Cristina Fernández ha advertido que los efectos de la erosión pueden ser incluso "peores" hacia el final del invierno, por lo que los técnicos necesitan tiempo para realizar su trabajo de análisis.