Publicado 24/06/2021 18:59CET

Las explotaciones de apicultura aumentaron un 35% en la última década y las colmenas se multiplicaron por dos

La oposición demanda a la Xunta ayudas a los viticultores afectados por las granizadas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El número de explotaciones de apicultura aumentó un 35% en los últimos diez años, período en el que las colmenas se multiplicaron por dos hasta alcanzar las 200.000.

Estas cifras han sido repasadas por el director xeral de Gandaría, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, José Balseiros, en su comparecencia ante la Comisión 7ª del Parlamento, celebrada este jueves.

Allí, Balseiros ha resaltado que el sector apícola vive un período de "consolidación" en la Comunidad gallega en el que tiene un especial peso los productores jóvenes.

Y es que la edad media de los apicultores gallegos es la segunda más baja del Estado. En el período entre el año 2016 y 2019, más 80 menores de 40 años iniciaron su actividad agraria en este campo.

Así, Galicia es la tercera comunidad con mayor número de explotaciones al sumar, con 4.663, el 14% del total; al tiempo que, según Balseiros, es "el único" territorio del norte de España que cuenta con una producción "significativa" de miel.

INICIATIVAS DE LA OPOSICIÓN

Además de la comparecencia del responsable autonómico de Gandaría, Agricultura e Industrias Alimentarias, la comisión de este jueves aprobó una iniciativa del Grupo Popular (sin el apoyo de los grupos de la oposición) que insta a la Xunta a mantener este año las ayudas excepcionales concedidas al sector del vino.

Durante el debate de esta proposición no de ley, el Grupo Socialista presentó una enmienda --no aceptada por los populares-- en la que planteaban la introducción de un punto para reclamar a la Xunta el compromiso con dotar de ayudas a los viticultores de Chantada (Lugo) afectados por las granizadas caídas la pasada semana en el sur de la provincia de Lugo.

Asimismo, otras dos iniciativas fueron rechazadas, ambas de los grupos de la oposición. La primera, presentada por el BNG, proponía dirigirse al Gobierno autonómico para que adoptase "las medidas necesarias" de cara a "identificar las tierras agropecuarias forestadas ilegamente y reponer la legalidad".

En este sentido, el diputado Xosé Luís Riva denunció la "falta de control" sobre las "plantaciones ilegales de eucalipto" sobre las que, dice, ofrece "una amnistía velada" para sus responsables.

La segunda de las iniciativas rechazadas partía del Grupo Socialista, que planteaba demandar a la Xunta la concreción de medidas para hacer frente al "mal marrón" o "banda roja" que provoca mortandad entre las plantaciones de pinos.