Publicado 22/03/2021 14:47CET

Propietarios rurales rechazan el veto a cazar lobos y piden simplificar la vía de reportar batidas de jabalí

Cachorro de Lobo Ibérico.
Cachorro de Lobo Ibérico. - WWF

La Xunta analizará cómo conseguir una administración electrónica más "práctica" y aborda con ellos la nueva instrucción de aprovechamiento forestal

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, ha agradecido el apoyo de los miembros de la Asociación de propietarios rurales para la gestión cinegética y conservación del medio ambiente (Aproca) a la postura defendida por la Xunta sobre la no inclusión del lobo en el Listado de especies silvestres en régimen de protección especial (Lesrpre).

La conselleira se ha reunido este lunes con la asociación en la que, además de escuchar sus demandas, les informa de los pasos y gestiones realizadas por la Consellería para frenar la iniciativa del Gobierno central.

En este sentido, Vázquez ha recordado que recientemente envió a todos los ayuntamientos la carta abierta de rechazo a esta propuesta "para sumar el apoyo del municipalismo y que el Estado desista de elevar el actual nivel de protección de esa especie al norte del río Duero".

Por otro lado, respecto al jabalí, los propietarios rurales le trasladaron a la conselleira "la necesidad de encontrarse con una administración más sencilla en cuestiones de caza".

Así, solicitaron una simplificación de la plataforma que emplean para reportar los datos de las batidas del jabalí realizadas. A este respecto, Vázquez se comprometió a analizar con la Dirección Xeral los posibles cambios para conseguir una administración más electrónica, accesible y práctica.

INSTRUCCIÓN ACLARATORIA SOBRE EL APROVECHAMIENTO FORESTAL

La conselleira también informó a los integrantes de la agrupación sobre la instrucción aclaratoria que se acaba de publicar con el fin de resolver posibles dudas sobre cómo deberán tramitarse los posibles cambios de aprovechamiento forestal en terrenos localizados fuera de la Red gallega de espacios protegidos y que suponen, aproximadamente, 1,5 millones de hectáreas.

"El objetivo es clarificar que la implantación de un pasto en un terreno forestal no es un cambio de uso a efectos de su tramitación, de tal forma que no tiene que someterse a evaluación ambiental", ha indicado la consellería en un comunicado.

Ángeles Vázquez ha destacado que esta instrucción quiere "arrojar luz sobre estas actuaciones que en ocasiones se confunden con un nuevo aprovechamiento, distinto del original, pasando por alto que la plantación de pastos en terrenos forestales sigue teniendo el mismo carácter y no supone un cambio a usos agrícolas".

Contador

Para leer más