Actualizado 30/09/2008 20:30 CET

Rural.- La cooperativa Indega asegura que cerrará si Río recoge individualmente la leche a sus ganaderos

Estima que perderá 10 millones de euros tras confirmar Lence hoy que anulará sus pedidos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

La cooperativa láctea se verá obligada a cerrar si sus 225 ganaderos asociados abandonan la entidad y venden su leche directamente a Leite Río, empresa que confirmó hoy mediante un fax su decisión de adquirir directamente la materia prima a los productores de esta entidad desde mañana. "Lo más seguro es que la cooperativa cierre", declaró a Europa Press su gerente, Susana Penido.

Esta responsable estimó que la sociedad pasará de facturar 13,5 millones de euros a unos 3,5, cuantía que, a su juicio, no permitirá mantener su actividad. "Tenemos demasiados compromisos adquiridos con varias entidades bancarias", señaló.

Después de haber contactado con diversas industrias y primeros compradores, Penido reconoció no haber encontrado otro cliente que sustituya a Río y esté interesado en los casi 2,5 millones de litros que producen mensualmente los socios de Indega. "Una pequeña empresa local se ofreció para cubrir una ruta y hoy llamó diciendo que había recibido presiones", manifestó.

La gerente de Indega afirmó que al conjunto de las industrias lácteas "les interesa" la actuación emprendida por el propietario de Río. "El hecho no es Indega, sino que detrás irán muchas otras", advirtió para destacar la importancia de que las cooperativas lácteas se "uniesen" ante esta situación.

Otra de las consecuencias que, además, tendría el cierre de Indega y que destacó Penido es el futuro de la Agrupación Láctea gallega, proyecto impulsado por las principales cooperativas de la comunidad para iniciar la transformación y comercialización de la leche que producen. Entre las defensoras de la iniciativa, conocida en junio, figuran Feiraco, Os Irmandiños o Icos.

MEDIACIÓN DE MEDIO RURAL

Pese a contar con el apoyo de los ganaderos --expresado en una asamblea celebrada ayer en Silleda (Pontevedra), Penido expresó su temor de perder el número de primer productor si se dan de baja los productores y disminuye el volumen de litros --60.000 diarios y una media de casi 2,5 millones de litros mensuales-- que declaran al Fogga, organismo dependiente de la Consellería de Medio Rural.

Precisamente solicitarán a este departamento que medie en esta situación. Tras solicitar una reunión de urgencia con el conselleiro, Alfredo Suárez Canal, Penido confirmó que a las 19.30 horas tendrán un encuentro en Santiago con el director de Calidade Agroalimentaria, Antonio Oca.

MANIFESTACIÓN

Por su parte, los tres sindicatos agrarios --Xóvenes Agricultores (XX.AA.), Unións Agrarias (UU.AA.) y Sindicato Labrego Galego (SLG) convocaron a los productores lácteos gallegos a una manifestación ante la Consellería de Medio Rural en Santiago para denunciar la situación que atraviesa Indega y exigir a la Administración que actúe en este conflicto.

Así lo decidieron hoy en la reunión mantenida por representantes de las tres organizaciones con responsables de Indega y de unas 20 cooperativas de la provincia.

"Será la primera vez en la historia que en Galicia queda leche sin recoger", condenó el secretario general de Xóvenes Agricultores, Francisco Bello, quien solicitó que el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, se pronuncie sobre este problema. "La Xunta tiene sus armas porque da ayudas a las empresas y deberán exigirles garantías", aseguró sobre un punto en el que coincidieron las tres organizaciones agrarias

El Sindicato Labrego Galego calificó la decisión de Río de "chantaje" y enmarcó en una estrategia de las industrias lecheras para "amedrentar" directamente a los ganaderos, una vez "anulada" la presión de sindicatos y cooperativas.

A este respecto, su secretaria xeral afirmó no entender que el propietario de Río "esté abanderando la batalla contra las explotaciones", al considerar que la firma gallega no es una multinacional y desaparecerá si el sector lácteo gallego desaparece.