Actualizado 03/05/2007 20:39 CET

Rural.- Medio Rural admite "colapsos" en los inicios del servicio de concesión de licencias de quemas por teléfono

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Medio Rural admitió hoy que el servicio telefónico para la atención de llamadas para solicitar licencias de quema registró al principio de su puesta en marcha, en el mes de febrero, "colapsos" y "carencias".

No obstante, el departamento que dirige Alfredo Suárez Canal destacó que estos problemas ya han sido superados, tras incrementar de 20 a 30 el número de operadoras y cuya "efectividad" consideró que queda demostrada con la atención y autorización, desde su puesta en servicio, de un total de 160.908 peticiones, 148.600 para restos agrícolas y 12.908 para residuos forestales.

Así lo confirmó en su comparecencia en la Comisión de Agricultura el director xeral de Montes, Alberte Blanco, en respuesta a una pregunta del diputado popular César Pérez Ares, quien demandaba conocer las razones sobre la retirada de autorización a los municipios para otorgar permisos de quemas.

Al respecto, Alberte Blanco le aclaró que no se ha retirado esta competencia a los municipios, "porque nunca la han tenido". Así, precisó que las licencias eran otorgadas por los técnicos forestales de la Consellería de Medio Rural, o bien a través del Distrito Forestal o de dependencias en la Casa Consistorial, facilitada a estos agentes por el Gobierno local.

SISTEMA MAS COMODO

No obstante, destacó que, a partir de febrero, la Dirección Xeral de Montes ha puesto en marcha un servicio para la atención y concesión de licencias para quemas "más cómodo" a través de vía telefónica, por lo que los usuarios ya no se tienen que desplazar ni al ayuntamiento ni a los distritos forestales.

Blanco explicó que, a través de la llamada, la operadora otorga al usuario un número de licencia, que va asociado a un nombre y a unas coordenadas en la que se indica donde se realizará la quema. De este modo, el agente forestal puede "cotejar" en un lugar donde se está realizando una quema y si cuenta o no con permiso para ella.

En su intervención, el director xeral de Montes reconoció que, al principio de la puesta en marcha de este servicio se registraron "carencias" debido a la falta de personal, lo que provocó, tal y como admitió "colapsos", provocados a la "acumulación de llamadas en horas puntas".

En todo caso, destacó que en la actualidad se han resuelto estos problemas, tras aumentar en diez el número de operadoras y garantizó que se trata de un sitema "más fácil y fiable" que el anterior, ya que apuntó que permite conocer, cuando se detecta un foco, si se trata de un alarma de incendio o de una quema, al tiempo que aseguró que es un sistema "más barato y cómodo".