La patronal de la madera pide no convertir Galicia "en el brasero de Europa" sino en referente del valor añadido

Publicado 04/12/2013 15:20:34CET
EUROPA PRESS

Llama a Gobierno y oposición a comprometerse con el desarrollo sostenible del bosque gallego en "un momento decisivo" para el tejido industrial

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Confemadera Galicia reclama con contundencia "que Galicia no se convierta en el brasero de Europa sino en el referente del valor añadido de la madera", mediante el aprovechamiento de la potencialidad de los bosques gallegos en una visión "integral" del ciclo productivo.

El presidente de la patronal de la madera, Elier Ojea, y la secretaria general de la organización, Ana Oróns, han vuelto a hacer este miércoles un llamamiento al Gobierno de la comunidad y a la oposición, extensivo a las empresas y a toda la sociedad --consumidores y propietarios--, para que el monte gallego sea capaz de adaptarse a los nuevos tiempos en "un momento decisivo" para el tejido industrial. "Que es el que crea puestos de trabajo", tal y como ha constatado Ojea.

Del 9 al 13 de diciembre, Confemadera celebrará la semana forestal europea con actividades que llevarán a sus responsables a la escuela politécnica superior de Lugo, de la USC; a la escuela de ingeniería forestal de Pontevedra, de la universidad de Vigo; al colegio Santa Apolonia, en Santiago; al CIS Madeira, en Ourense; y a la escuela técnica superior de arquitectura, de la UDC.

Pero no solo acudirán a estos centros, sino que, los dos primeros días, también acercarán a los futuros profesionales del sector a un aprovechamiento forestal moderno en Guitiriz (Lugo) y a un aserradero en Valga (Pontevedra) dotado igualmente de las últimas tecnologías.

Ojea ha hecho referencia al informe elaborado junto a becarios de la Fundación Barrié, que recoge medidas para impulsar el sector forestal en tres ámbitos: la propiedad del suelo, la gestión forestal y la situación de esta industria en Galicia; y cuya implantación, estiman, generaría un impacto económico de casi 2.700 millones de euros y que, con una inversión de 485 millones de euros, tendría un efecto en el empleo de 21.000 puestos de trabajo.

"Las políticas tienen que ser otras", ha incidido el responsable de la asociación, quien pone a las Landas francesas como ejemplo "cercano" de un bosque bien aprovechado. "No hay que inventarse nada, se trata de simplificar el batiburrillo legislativo y, si hay cosas que están funcionando, copiarlas", explican los representantes de Confemadera.

PLAN FORESTAL

Al respecto, tanto Elier Ojea como Ana Oróns han hecho alusión este miércoles al plan forestal de 1992, que ahora la Xunta pretende actualizar, para lo que ya hubo una primera toma de contacto, este lunes, en el seno del Consello Forestal.

La propuesta es "actualizarlo", ha explicado la secretaria general de Confemadera, que recuerda como, pese al consenso por dotar presupuestariamente el documento elaborado hace 21 años, "escasamente" se llegó al 1,5% de ese compromiso. "Si el primer reto es hacer un plan forestal adecuado, el segundo es cumplirlo", ha coincidido Ojea.

De manera específica, Oróns demanda un "replanteamiento" de la figura del distrito, que, si bien se puso en marcha para impulsar la profesionalización del sector, en la actualidad funcionan como "un cuerpo de extinción" de incendios.

"APUESTA DECIDIDA"

Confemadera reivindica una "apuesta decidida" por el bosque de Galicia y la suya, concretamente, pasa por "la plurisiembra" de especies y "la nueva silvicultura", que debe dar empleo a los jóvenes y mantener la población en el rural.

La certificación forestal, por sus implicaciones en la sostenibilidad y la demanda en el ámbito internacional, es otro de sus principales desafíos, en el cual avanza "mes a mes" a través del grupo gallego creado a tales efectos. Con todo, la confederación lamenta que únicamente en torno al 7 y el 8% de la producción gallega se certifica, cuestión cada día más relevante a la hora de exportar.

"LOS INCENDIOS NO SE SOLUCIONAN CON LA BIOMASA"

Respecto a una de las medidas concretas de la Administración autonómica, su preferencia por la biomasa, Ojea opina que sustituir "mil calderas en viviendas individuales" es "una buena idea", sobre todo para "el cambio de mentalidad", pero precisa que "sobre el cómputo global va a suponer un ahorro reducido".

Así las cosas, entiende que la generación de energía térmica a partir de la biomasa "no es una novedad" y es positiva para las compañías y los particulares, pero reconoce que en el otro lado, tras la supresión de las primas, "no hay mucha voluntad" de crear centrales para la producción eléctrica, "porque no cuadran los números".

En este escenario, coloca a esta actividad "en la última fase del círculo", pero avisa de que "antes hay que cerrar el círculo" y, de este modo, asevera que "los incendios no se solucionan con la biomasa", que solo es "un componente añadido". Para combatir la que considera la mayor "lacra" del monte, aboga por "potenciarlo y valorizarlo" en todas sus perspectivas.

Ya en el lado de la demanda y el consumo, Confemadera estima necesario "generar tensión para que se consuma madera", y cita el ámbito de la rehabilitación, e incluso la posibilidad de aprobar una especie de "plan PIVE", como el referido a la automoción. "No queremos ser más que nadie, pero tampoco menos", llama la atención Ojea.