Actualizado 25/10/2007 22:03 CET

Rural.- La Xunta fija los precios tipo para la cesión de predios rústicos del Banco de Terras vigentes para todo 2008

Ordes, Terra Chá, A Limia, O Deza y Baixo Miño asumen la condición de zonas de especial interés agrario como paso previo a su inclusión

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Xunta estableció hoy los precios tipo para la cesión de predios rústicos del Banco de Terras de Galicia en régimen de arrendamiento o cesión, que estarán vigentes hasta el 31 de diciembre de 2008 para las transacciones que realice la Sociedad Anónima Gestora del Banco de Terras, de acuerdo con el informe aprobado por la Comisión de Precios que preside la Consellería de Medio Rural.

Estos precios servirán como valores de referencia máximos para las transacciones del Bantegal, a la que se autorizó también se autorizó a aplicar un coeficiente reductor en aquellos ayuntamientos en los que hay un alto riesgo de abandono de la superficie agraria útil por despoblación y envejecimiento de la población, con el objetivo de favorecer el acceso a las tierras agrarias en situaciones altamente desfavorecidas.

Debido a las evidentes diferencias entre las distintas zonas e incluso por la variabilidad en el transcurso del tiempo, la Comisión Técnica de Precios y Valores realizó el informe anual preceptivo para la fijación de los precios que Bantegal aplicará en los contratos de cesiones y otras acciones.

Estos precios se determinaron a nivel parroquial en función de parámetros como productividad, localización, configuración geofísica y aquellos que técnicamente se consideraron que pudiesen influir en su composición y que podrán ser consultados en la página web de Medio Rural y del propio Bantegal.

ZONAS DE ESPECIAL INTERÉS AGRARIO.

A mayores, el Consello declaró de especial interés agrario el suelo rústico de protección agropecuaria de las comarcas de Ordes, Terra Cha, A Limia, O Deza y el Baixo Miño, como paso previo para su inclusión en el Banco de Terras.

Se trata de las primeras que se movilicen para poner en marcha este instrumento, ya que la declaración del suelo rústico como zona de interés agrario especial constituye un requisito incluido en la ley de medidas administrativas y tributarias para la conservación de la superficie agraria útil y del Banco de Terras.

La ampliación de la base territorial de las explotaciones permitirá una menor dependencia de pastos y forrajes externos, así como la posible diversificación de cultivos, al aumentar la capacidad productiva de las explotaciones y la posibilidad de apertura a nuevos mercados para la comercialización de los productos agrarios.

Para lograr este objetivo, la Xunta procedió a la declaración de estas zonas de especial interés agrario hasta recabar de forma progresiva la práctica totalidad de la superficie agraria de todo el territorio gallego.