Actualizado 31/05/2007 16:23 CET

27-M.- Touriño pide que los pactos "respeten" el reparto de voto entre PSdeG y BNG, aunque admite "fórmulas diferentes"

Espera que la negociación "no tarde demasiado" y avanza que no habrá "especiales novedades" respecto al acuerdo de 2003

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSdeG y presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, confió hoy en que los pactos entre su partido y el BNG para gobernar en los ayuntamientos en los que los resultados del 27 de mayo abren esta posibilidad "respeten" la correlación de fuerzas decidida en las urnas, si bien admitió que podrá haber "diferentes fórmulas" para "garantizar la estabilidad".

En la rueda de prensa posterior al Consello, Touriño aludió a las dificultades para llegar a acuerdos en determinados consistorios debido a las hostilidades entre candidatos y dijo "esperar que todos respondan respetando la voluntad de los ciudadanos". "El Partido Socialista se quiere comprometer con este principio", garantizó.

No obstante, después de su primera reunión con su Gabinete tras los comicios del pasado domingo, el mandatario precisó que la base fundamental del acuerdo marco que socialistas y nacionalistas comenzarán a negociar esta misma tarde pasa por "interpretar escrupulosamente lo que los ciudadanos votaron".

En este sentido, subrayó que su partido concurrió a las elecciones "comprometido con dos criterios": propiciar gobiernos de progreso y "garantizar la estabilidad". Para ello, apeló a "respetar el principio básico del resultado de las urnas" y, en consecuencia, otorgar el bastón de mando a la lista más votada y distribuir las competencias en función de la cuota de concejales.

Con todo, avanzó que los acuerdos "se pueden hacer de diferentes fórmulas" y no limitarse exclusivamente a una coalición, y vio abierta la posibilidad de establecer alternativas como la de fijar "acuerdos programáticos con apoyos puntuales", que no requieran la integración en el Gobierno local.

CONTENIDO DEL DOCUMENTO

Aún así, el presidente avanzó que la orientación del documento general que prevé suscribir con el portavoz nacional de BNG y vicepresidente autonómico, Anxo Quintana, será "exactamente la misma" que la de procesos precedentes. "No inventamos nada nuevo", aclaró, tras lo que aseveró que el acuerdo marco "no causará especiales novedades respecto a hace cuatro u ocho años".

Por ello, confió en que las comisiones paritarias que asumen desde hoy las conversaciones "no tarden demasiado en concluir" el trabajo y aprovechó para trasladar "cierta dosis de tranquilidad", para que, hasta la constitución de las corporaciones el próximo día 16, "haya lo normal". "En los ayuntamientos habrá contactos, se dirán cosas... forma parte de la normalidad", mantuvo.

Por todo, aprovechó para reiterar una vez más su posicionamiento y recalcó que "el Partido Socialista apuesta con claridad por garantizar la estabilidad y gobierno de progreso respetando el principio básico del voto de los ciudadanos y del resultado de las urnas".