Absueltos los cuatro acusados por un altercado en la casa de Los Morones

Publicado 16/01/2019 13:33:56CET

   PONTEVEDRA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Juzgado de lo Penal número 1 de Pontevedra ha absuelto a las cuatro personas que este miércoles se sentaron en el banquillo de los acusados por estar presuntamente implicadas en un altercado registrado en la vivienda de Olegario Giménez, autoproclamado como 'rey de los gitanos', en la localidad de Tomiño.

   El juez decidió absolver a los cuatro acusados al considerar que no se habían planteado pruebas de cargo suficientes durante el acto del juicio para desvirtuar su presunción de inocencia.

   Con todo, uno de ellos, un agente de la Guardia Civil, ha sido condenado por haber conducido hasta el lugar bajo los efectos del alcohol, por lo que se le suspendió el permiso de conducción durante ocho meses y se le impuso el pago de una multa de 720 euros (seis meses a 4 euros al día).

   La Fiscalía acusaba a uno de los hijos del dueño de la casa y patriarca del clan de Los Morones, a un agente forestal y a este agente de la Guardia Civil. Las acusaciones particulares incluyeron a un cuarto procesado, otro de los hijos del patriarca.

   El juicio se resolvió en apenas 15 minutos. Los tres acusados se acogieron a su derecho a no declarar y varios testigos no se presentaron. Además, los dos que sí comparecieron, la esposa y uno de los nietos de Olegario Giménez, también se acogieron a su derecho a no testificar alegando que son familiares de uno de los acusados.

LOS HECHOS OCURRIERON EN 2014

   Los hechos que este miércoles fueron juzgados supuestamente ocurrieron el 29 de abril de 2014, cuando, según el escrito de acusación de la Fiscalía, los dos agentes acudieron a la residencia familiar del clan de Los Morones en Tomiño (Pontevedra) para cobrar una deuda económica previa contraída por uno de sus hijos.

   A su llegada, otro de sus hijos, Saúl Giménez, presuntamente golpeó al agente forestal. El guardia civil reaccionó, según el fiscal, amenazando con una pistola al patriarca y el agente forestal golpeando a la esposa de Olegario.

   El Ministerio Fiscal había solicitado que los acusados fuesen condenados a un año y medio de prisión. En concreto, el agente forestal Antonio P.G. y Saúl Giménez Jiménez estaban acusados de un delito de lesiones; mientras que, al guardia Jose Antonio P.G le había atribuido uno de amenazas y otro contra la seguridad vial por haber llegado al lugar de los hechos conduciendo bajo los efectos del alcohol, por lo que solicitaba una condena atenuada por intoxicación etílica.

   El representante del Ministerio público había retirado finalmente la acusación contra otro hijo de Olegario, Juan Paulo, que atacó con un cuchillo al guardia civil durante el escarceo. Considera que este actuó en legítima defensa y para proteger a su padre al que el agente estaba apuntando con una pistola.

   A petición del Decanato se estableció este miércoles un fuerte dispositivo de seguridad en el edificio de los Juzgados de A Parda, con una veintena de agentes de la Policía Nacional de las comisarías de Pontevedra y Vigo.