Publicado 07/12/2016 14:07CET

Absueltos 4 policías de A Coruña acusados de torturar a un hombre ebrio tras detenerlo

   El supuesto agredido ha sido condenado al pago de una multa por un delito de resistencia a la autoridad y por lesiones

   A CORUÑA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La Audiencia Provincial de A Coruña ha absuelto a cuatro agentes de Policía Nacional acusados de torturar a un hombre ebrio tras su detención y después de ser alertados por los vecinos del inmueble donde residía por su conducta, según el fallo al que ha tenido acceso Europa Press. Mientras, condena al hombre por resistencia a la autoridad y lesiones.

   En el juicio, la Fiscalía pedía un año y tres meses de prisión para el residente en un rascacielos de A Coruña por, presuntamente, agredir a los agentes que acudieron al inmueble, en la madrugada de abril de 2012.

   El detenido, que no podía abrir la puerta de su casa, fue arrestado por los agentes tras ser alertados por los vecinos de la vivienda cuando comenzó a golpear todo el mobiliario del rellano.

   Sin embargo, el Ministerio público también pedía penas de cárcel para los agentes al considerar que el hombre fue golpeado cuando estaba "completamente solo" en la comisaría de Lonzas.

   En concreto, solicitaba penas que sumaban cinco años y medio de prisión para cada uno de ellos, además de 10 de inhabilitación para formar parte del Cuerpo Nacional de Policía, por lesiones y torturas.

DUDAS SOBRE EL TESTIMONIO

   En el juicio, los policías negaron estas acusaciones mientras que el hombre sostuvo que los agentes le propinaron hasta cuatro "porrazos" y que le atizaron "por todos lados".

   Sin embargo, la Audiencia Provincial de A Coruña los absuelve mientras que condena al pago de 900 euros de multa al hombre como autor de un delito de resistencia o desobediencia grave y de un delito de lesiones, por las ocasionadas a un agente.

   Entre otras cuestiones, el tribunal subraya que un médico que declaró como testigo explicó que "en ningún momento" el detenido le relató que fuese agredido por los agentes. También tiene en cuenta el relato de otros testimonios como la letrada de oficio que le atendió en un primer momento. Además, remarca que alberga "serias dudas" sobre la verosimilitud del testimonio en base a las periciales aportadas en el juicio.