Un acuerdo deja en dos años de prisión la pena para el pontevedrés que mató a su hermano de un disparo

Publicado 17/09/2018 12:43:51CET

   PONTEVEDRA, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un acuerdo entre las partes ha dejado en dos años de prisión la pena para Santiago Gómez, un vecino de la parroquia de Guillán, en Vilagarcía (Pontevedra) que mató a su hermano de un disparo de escopeta en septiembre de 2012.

    Este acuerdo ha evitado la repetición del juicio con jurado que había sido señalado para este lunes en la Sección Segunda de la Audiencia de Pontevedra.

   El abogado de la defensa, Faustino Seoane, ha declarado que con este acuerdo "se ha cerrado un capítulo que ha sido muy doloroso para todas las familias", un pacto en el que "se lleva trabajando bastante intensamente durante los últimos tiempos, incluso con conocimiento de la Fiscalía".

   En virtud de este acuerdo, el acusado ha aceptado una condena de dos años de prisión por homicidio por imprudencia en concurso con otro de lesiones dolosas, con indemnizaciones de 180.000 euros para la viuda y 18.000 para cada una de las hijas. El hombre ya ha estado más de dos años en prisión preventiva por estos hechos, por lo que se prevé que no entre en la cárcel.

REPETICIÓN DEL JUICIO

   Santiago Gómez fue juzgado en 2014, pero el Tribunal Supremo ordenó la repetición del juicio al apreciar contradicciones en el veredicto del jurado popular. Su abogado ha indicado que la condena queda prácticamente en los mismos términos de la primera ocasión, celebrada hace cuatro años.

   Para ella, se han aplicado las atenuantes de dilaciones extraordinarias (porque ha habido un parón del procedimiento e incluso una retroacción de actuaciones que no ha sido imputable al acusado), además de las de confesión y reparación del daño, ya que el condenado está abonando las indemnizaciones.

   "Ha habido que limar muchas diferencias y, lógicamente, hubo que pasar página por el dolor que ha habido durante todo ese tiempo pero ha sido un acuerdo yo creo que beneficioso para todas las partes", ha apuntado Faustino Seoane.

   En términos similares se ha expresado el abogado de la familia, Carlos Rueda, que ha destacado que la situación era "compleja y complicada" por "el dolor que ya se lleva asumiendo durante todos estos años" y "el horizonte" que planteaba el nuevo juicio, de "empezar de nuevo y revivir estos episodios desagradables una vez más". "La familia a la que represento ha creído que era el momento de cerrar heridas", ha indicado Carlos Rueda.

   "Al final, yo creo que la familia, todos han cambiado de criterio, es decir, todos se han adaptado un poquito a la versión del otro", ha dicho el letrado de la defensa. "Todos han reconocido que aquí hubo algo muy doloroso", ha añadido, "un suceso en la familia del que es preciso pasar página".

HECHOS

   Los hechos se remontan a septiembre de 2012, cuando el acusado estaba manteniendo una discusión con su hermano en una finca anexa a los domicilios de ambos, en la localidad de Vilagarcía de Arousa.

   En el transcurso de la discusión, el condenado roció la cara de su hermano con un spray de defensa, causándole irritación en los ojos, por lo que éste tuvo que ir a su casa a lavarse la cara. En ese momento, el acusado aprovechó para ir también a su domicilio y hacerse con una escopeta.

   Cuando el hermano regresó y se encaró con él, este le disparó con el arma, a poca distancia, en una pierna, y le desgarró la arteria femoral, por lo que la víctima falleció desangrada en pocos minutos, debido a un shock hipovolémico. El acusado llamó a la Policía Nacional en el momento y confesó lo que había hecho.